Top-5 de conclusiones tras la segunda fecha de eliminatorias

La sorpresa de la jornada fue la caída por goleada de Colombia, pero el resto de resultados se ajustó a la lógica. Uruguay, Chile y Ecuador pican en punta, pero esto apenas comienza. La tercera y cuarta citas, en noviembre, ofrecen duelos imperdibles.

Colombia Mundial en Contravía rumbo a Rusia-2018Brasil en repechaje, Colombia y Argentina por fuera del Mundial y Suramérica representada por Uruguay, Ecuador, Chile y Paraguay. Si estuviéramos en octubre de 2017 y ya hubieran concluido las eliminatorias a la Copa Mundo de Rusia-2018, nadie lo podría creer. Sin embargo, estamos apenas en los primeros compases del camino, que será largo, culebrero y traicionero, además de emocionante y sufrido, y lo que hoy refleja la tabla de posiciones en dos años será apenas una anécdota, una especie de travesura del destino que solo sirvió para encrespar los nervios de aquellos que solo alcanzan a ver unos milímetros más allá de sus propias narices.

A diferencia de lo ocurrido en el primer envión, la semana pasada, la segunda jornada de las eliminatorias no ofreció sorpresa alguna: todos los resultados se ajustaron a una lógica, más allá de las incidencias de los juegos o, como en el caso del clásico del Pacífico, del marcador. Brasil se recuperó frente a la débil Venezuela, Ecuador hizo valer su condición de local contra Bolivia, Paraguay y Argentina mantuvieron la tónica de equilibrio que caracteriza ese duelo, Chile fue más que Perú y, por último, Uruguay confirmó su paternidad sobre Colombia jugando en el estadio Centenario de Montevideo. Quizás el resultado de ese partido (3-0) fue lo más llamativo, porque pocos, casi nadie, esperaban que el elenco de José Pékerman regresara a casa con una goleada a cuestas.

Colombia Mundial en Contravía rumbo a Rusia-2018
Uruguay, literalmente, le pasó por encima a Colombia en Montevideo. Con una propuesta futbolística más práctica que brillante, la Celeste se impuso 3-0 y prendió las alarmas de la preocupación en la Tricolor.

Uruguay, Ecuador y Chile picaron en punta, con un par de victorias en el comienzo, pero eso no les garantiza desde ahora un cupo en la vigesimoprimera cita ecuménica. Como quedó demostrado en la Copa América, y de la misma manera se plasmó en las pasadas eliminatorias, esta no es una carrera de velocidad, sino una de resistencia: una ultramaratón. Si bien sería injusto desconocer los méritos realizados por estos elencos en los dos partidos disputados, también hay que convenir que en algún punto del camino sufrirán caídas, se enfrentarán a dificultades y su capacidad se pondrá a prueba. Unos que todavía no sumaron son Venezuela y Bolivia, que como antaño andan en un particular duelo por evitar el rótulo de ‘cenicienta’ continental.

Las incógnitas corren por cuenta de Argentina, Colombia y Brasil, selecciones por las que cualquier aficionado suramericano habría realizado una confiada apuesta antes de los primeros 180 minutos de juego. La Albiceleste es un remedo de lo que fue en la Copa Mundo y en la Copa América, cuyas finales perdió con Alemania y Chile, respectivamente, y extrañó a más no poder a su máxima estrella: Lio Messi. La Tricolor nos ofrece por estos días una preocupante y rara bipolaridad futbolística, además de una pérdida de memoria que ojalá sea temporal que tienen a más de uno al borde del ataque de nervios. Y la Auriverde encontró respiro en una victoria sin brillo, fiel al estilo tacaño y resultadista de su técnico Dunga. Paraguay y Perú, los restantes participantes, son el jamón del sándwich: no están con el trío de punta, tampoco en el vagón de retaguardia, y procuran alcanzar una regularidad que les permita ser protagonistas.

El siguiente es el balance de lo que nos dejó la segunda fecha de las eliminatorias suramericanas al Mundial de Rusia-2018:

Colombia Mundial en Contravía rumbo a Rusia-2018
Chile sigue de fiesta: la Roja venció 4-3 a Perú en Lima, en un partidazo, y se mantuvo al tope de la clasificación. Será el próximo rival de Colombia.

1. El que gana es el que goza
Uruguay, que sufrió de lo lindo en las más recientes eliminatorias, ahora ríe y goza. La mano del Maestro Tabárez parece haber encontrado la fórmula de éxito en un conjunto que mezcla perfectamente estrellas con obreros, oficio con talento, garra con efectividad. A la histórica victoria en La Paz, sobre Bolivia, la Celeste le agregó una más, con contundencia y claridad, frente a Colombia. No fue el suyo un juego brillante, cargado de filigranas y arandelas, pero sí una muestra de cómo se debe jugar esta clase de torneos: con los dientes apretados, sin cometer errores, aprovechando las equivocaciones del rival y, especialmente, manteniendo el cero en el arco propio y con efectividad ofensiva. Demasiadas virtudes para un equipo que, valga recordarlo, empezó este camino sin Luis Suárez y Édinson Cavani, sus mejores delanteros y estandartes. ¿Mejorará el juego de Uruguay cuando estos hambrientos goleadores regresen? Seguramente sí, y los charrúas serán un enemigo de temer siempre y cuando mantengan la línea en el resto de líneas.

En Chile, por otro lado, continúa la fiesta que se inició hace unos meses, con ocasión de la Copa América que le significó el primer título continental de su palmarés. Los dirigidos por Jorge Sampaoli volvieron a hacer gala de su buen juego y, en especial, de su poder ofensivo. Fue bueno y entretenido el duelo que chilenos y peruanos libraron en Lima y que se liquidó con un inesperado 4-3 para los visitantes. Chile confirmó su buen momento, pero también dejó traslucir que su sistema defensivo ofrece fisuras cuando se relaja, porque la contundencia no es propiamente una virtud de la delantera peruana. Sigue vigente la pregunta sobre la Roja: ¿cuándo alcanzará su techo futbolístico?

Colombia Mundial en Contravía rumbo a Rusia-2018
Ecuador es la sorpresa en el comienzo de la eliminatoria, con dos victorias: la que consiguió frente a Bolivia estuvo marcada por un gran esfuerzo físico y futbolístico.

La sorpresa de este comienzo de eliminatorias es, sin duda, Ecuador. No solo por el triunfo sobre Argentina en Buenos Aires, sino por el buen juego exhibido en estos primeros 180 minutos de juego. El técnico argentino Gustavo Quinteros encontró la fórmula precisa para capitalizar el buen trabajo realizado por sus antecesores y aprovechar una muy buena base que lleva más de una década de trabajo acumulado. Contra Bolivia necesitó un esfuerzo adicional por el pésimo estado del campo del estadio Atahualpa por causa de la lluvia, pero nunca perdió la idea, se aferró a su identidad y al final encontró un merecido premio. Mientras mantenga este nivel de rendimiento (que no significa literalmente ganar todos sus partidos), Ecuador es un muy serio candidato a pelear, como mínimo, el cupo al repechaje.

2. Perder nunca es ganar
Aunque restan 16 fechas por disputar y ningún equipo está eliminado a estas alturas de la competencia, a Venezuela y Bolivia comienza a venírseles la noche encima. Los elencos de Noel Sanvicente y Julio César Baldivieso son los únicos que, además de Perú, todavía no sumaron, pero eso no es lo peor: más mala aún es la expresión futbolística que nos ofrecieron en estos dos primeros partidos, en los que cayeron sin atenuantes, sin mostrar algo distinto en casa o por fuera de ella. Los del altiplano, de hecho, ni siquiera consiguieron anotar un gol y se ven demasiado biches como para pensar que en un futuro próximo van a reaccionar.

Colombia Mundial en Contravía rumbo a Rusia-2018
Venezuela comienza a perder el tren y no muestra una cara que permita optimismo alguno por parte de sus hinchas. Brasil la superó sin inconvenientes.

A diferencia de Ecuador, que sustentó su crecimiento futbolístico con tres participaciones mundialistas y un trabajo continuado, Venezuela no solo no consiguió llegar a Copa Mundo alguna, sino que su nivel futbolística avanza como los cangrejos: de para atrás. Son penosos los infantiles errores defensivos cometidos por la Vinotinto en este arranque de las eliminatorias, equivocaciones que costaron dolorosas derrotas. Si bien no se vieron demasiado lejos de sus rivales en cuanto al juego, al final pesaron más las fallas defensivas. Y, para colmo, hasta ahora exhibió un muy débil poder ofensivo, requisito básico para conquistar las victorias que le permitan sumarse al menos a la zona intermedia de la tabla de posiciones. Perder nunca es ganar en el fútbol, y eso lo saben muy bien Venezuela y Bolivia.

3. Paraguay y Perú: un compás de espera
Aunque cedió puntos en su primera presentación como local, Paraguay respira. Tras ocupar el último puesto en la eliminatoria anterior, el elenco de Ramón Díaz está invicto y dispuesto a dar la pelea. Igualó sin goles con Argentina, que no es un mal resultado, y mostró personalidad y una idea futbolística clara. De a pocos, los guaraníes recuperan la memoria de sus más recientes momentos felices y se postulan como un rival de cuidado. Tendrá que mejorar más, en todo caso, porque es inocultable que este equipo se ve al menos un escalón abajo respecto de Chile y Uruguay, pero también de Argentina, Brasil y Colombia, a pesar de los irregulares resultados de estos en el comienzo del camino.

Colombia Mundial en Contravía rumbo a Rusia-2018
A Paraguay no le vino mal el empate con Argentina, pero los del Pelado Díaz deben mejorar su propuesta futbolística para nivelarse con los de arriba.

Perú, en cambio, encarna un caso irónico: su buen fútbol no se refleja en resultados positivos. Frente a Colombia, en Barranquilla, dejó la sensación de haber merecido al menos un gol, quizás hasta el empate. Luego, en su casa, luchó hasta el final contra un entonado Chile que solo pudo desequilibrar cuando los incas se quedaron con un hombre menos, tras polémica decisión del juez argentino Néstor Pitana. Hay que resaltar, sin embargo, la vocación ofensiva de los peruanos, su vergüenza deportiva, su pundonor, sus ansias de respetar una idea futbolística y sus ganas de brindarle una alegría al público que los acompañó. El problema es que el técnico Ricardo Gareca todavía no termina de armar el rompecabezas y su conjunto exhibe desequilibrio entre defensa y ataque, la razón de las derrotas que sufrió. Parece estar para algo mejor este Perú, pero la continuidad del proceso corre serios riesgos en caso de que no lleguen los resultados positivos.

4. Los gigantes siguen dormidos, pero no están vencidos
Brasil ganó, pero no convenció. Tras las duras y autorizadas críticas de Ronaldo y Romario, el técnico Dunga tuvo un pequeño respiro. Pequeño por la calidad del rival y porque, sin duda, Brasil continúa en deuda futbolística. Haber marcado el primer gol antes de que se cumpliera el primer minuto de juego le facilitó la tarea, pero no sirvió para ocultar las terribles limitaciones de este equipo, el peor de la brillante historia de la Auriverde. Inclusive, se prendieron las alarmas y los temores cuando Venezuela alcanzó el descuento (1-2), algo impensado en el pasado. Esta vez, Brasil fue pura contundencia y con eso le bastó, pero ahora que enfrentará rivales de mayor peso futbolístico requiere mostrar otra cara. El regreso de Neymar le dará mayor presencia ofensiva, pero sus verdaderos problemas están en el medio (creación) y en defensa (contención).

Colombia Mundial en Contravía rumbo a Rusia-2018
Brasil, que sigue muy lejos del nivel que se espera de un equipo de su talla. venció a una débil Venezuela. La deuda futbolística de la Auriverde, sin embargo, es grande.

Argentina, en cambio, continuó transitando por ese oscuro túnel en el que vaya uno a saber cuándo se metió. Esta vez, al menos, arrancó un punto en su visita a Asunción, pero la propuesta futbolística de los dirigidos por Gerardo Martino a nadie satisface. La dura lección para los críticos de la Albiceleste, al cabo de estas dos primeras fechas de la eliminatoria, es clara: mal que les pese, hoy por hoy Argentina depende de Messi; sin él, se vio, es menos que un equipo común y corriente. El regreso del ídolo servirá no solo para medir el verdadero potencial, sino también su liderazgo, a ver si el actual campeón orbital y continental consigue salir de esta depresión anímica y futbolística que nadie esperaba. Para aquellos que tanto gustan del morbo, la tercera fecha ofrece un bocatto di cardinale: Argentina recibirá la visita de Brasil en Buenos Aires, en un juego que puede marcar el destino de estos elencos en la ruta a Rusia-2018.

5. Colombia es su propio peor enemigo
Cómo les ha cambiado la vida a los hinchas colombianos después del Mundial de Brasil-2014. Aquel torneo, que marcó el punto más alto de la historia de la Tricolor, con un fantástico quinto puesto y una propuesta futbolística que enamoró a propios y extraños, es hoy un vago recuerdo, una anécdota. De hecho, como ocurrió décadas atrás con el famoso 5-0 a Argentina, esa actuación es hoy por hoy el peor enemigo de Colombia. La Copa América de Chile marcó un retroceso futbolístico y el comienzo de esta eliminatoria mantiene la preocupante tónica. Más allá de lo escandaloso que pueda resultar el 0-3 en contra en Montevideo, lo que más amarga al aficionado es que el equipo se ve completamente descontrolado, desangelado, descoordinado, desorientado.

Colombia Mundial en Contravía rumbo a Rusia-2018
El bajo nivel de los estandartes de la pasada eliminatoria, entre ellos Radamel Falcao García, es una de las explicaciones del bajo nivel actual de la Tricolor.

Está bien que James Rodríguez no estuvo en esta convocatoria por lesión, que Falcao García y Juan Guillermo Cuadrado están en un nivel futbolístico muy bajo, que la defensa está en plan de renovación, en fin. Pero el hincha no puede comprender, al hincha es prácticamente imposible explicarle, cómo se puede a llegar a jugar tan mal, como Colombia lo hizo en Montevideo, con prácticamente los mismos jugadores de la gesta en la pasada Copa Mundo. A la Tricolor se le refundió ese ADN futbolístico que tantas alegrías les proporcionó a sus seguidores, que tanto orgullo despertó en todo el pueblo colombiano. Para colmo, los detractores de oficio, esos mismos que se subieron al bus de la victoria, pero estaban agazapados como hienas esperando que la víctima les diera una oportunidad para atacarla, arreciaron sus críticas contra el técnico José Pékerman.

Y no es que el DT argentino sea intocable, pues ningún entrenador lo es. Por más gratitud y cariño que le profesen los hinchas, por más agradecido que esté el país, su destino depende de los resultados. Y hasta ahora, se sabe, no son satisfactorios. Y más que los resultados, lo que preocupa es el rendimiento: en algunos casos individuales, paupérrimo; en conjunto, irregular. El de Montevideo pudo ser el peor partido de la era Pékerman y eso es, de alguna manera, un alivio: será difícil, muy difícil, jugar más mal. Eso significa, entonces, que todo lo que haga Colombia en adelante será mejoría, al menos en el plano teórico. Porque en el futbolístico se requieren argumentos que por ahora no aparecieron y que no se darán como por arte de magia con el regreso de James Rodríguez.

Colombia Mundial en Contravía rumbo a Rusia-2018
Los laterales de Colombia, hoy por hoy, son una coladera. Perú los dejó en evidencia y Uruguay los sentenció con sus desbordes y centros. Un viejo problema que el técnico José Pékerman aún no pudo resolver.

Lo que más atormentados tiene a los aficionados es el calendario venidero: en noviembre, Colombia visita a la temible Chile en Santiago, a pesar de que en la pasada eliminatoria allí obtuvo un gran triunfo (3-1), y luego recibe la visita de Argentina, que dos años atrás celebró en Barranquilla (2-1) con tantos de Lio Messi y Sergio ‘Kun’ Agüero, un triunfo que supuso su despegue definitivo en la competencia tras un comienzo dubitativo. Los resultados de esos partidos, con seguridad, no decidirán si Colombia asiste o no a la Copa Mundo de Rusia-2018, pero es claro que sí marcarán el destino del romance entre la Tricolor, y particularmente de su entrenador, con la afición. Porque derrotas como la sufrida en Montevideo son percibidas como flagrantes infidelidades, y en este país machista la infidelidad de la novia no tiene perdón…

 

Publicado por

Admin

Comunicador social y periodista. Apasionado por los deportes. Escritor de libros. Docente. Emprendedor y soñador, terco y persistente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *