Top-5 de conclusiones al cabo de la tercera fecha de eliminatorias

Ya está visto que en este largo camino hacia Rusia-2018 será inevitable tropezar; lo que sí es imprescindible es tener la capacidad de levantarse y continuar. Ecuador marca el paso, con récord perfecto.

Colombia Mundial en Contravía rumbo a Rusia-2018Ecuador, el único con rendimiento perfecto al cabo de tres partidos disputados, rompió a su favor el empate en la punta de las eliminatorias suramericanas al Mundial de Rusia-2018. La novedad más importante en la tabla de posiciones es que Brasil se metió en el Top-4, en zona de clasificación directa, luego del empate en Buenos Aires. Argentina y Venezuela ocupan la parte baja de la tabla y son los únicos que todavía no ganaron. Colombia navega en zona de repesca, un horizonte al que no hay que mirar con desprecio.

Por primera vez en lo que va corrido de la competencia, ningún visitante pudo quedarse con el botín completo, la tendencia que se había marcado en las dos primeras jornadas. Bolivia sumó la primera victoria, que de paso fue la más amplia de esta tanda, y mandó a Venezuela al sótano. Mientras, Argentina celebró su primer gol, pero debió conformarse con un empate en casa frente a Brasil en una de las más desteñidas versiones de la historia del clásico suramericano. Paraguay y Uruguay perdieron el invicto y Colombia se atrevió a arrebatarle dos puntos a Chile, que como ya lo había hecho en el triunfo sobre Perú les abrió la puerta a las dudas.

Colombia Mundial en Contravía rumbo a Rusia-2018
La codiciada Copa Mundo por la que el planeta fútbol se trasnocha. En Suramérica, las eliminatorias están al rojo vivo, especialmente porque los primeros compases se salieron del libreto previsto.

Tras lo ocurrido el pasado mes de octubre, en el comienzo del largo y difícil camino hacia la Copa Mundo, no fueron pocos los que se desorientaron. Argentina, actual subcampeón regional y mundial; Brasil, pentacampeón orbital; y Colombia, sensación en el Mundial-2014, ocupaban la parte baja de la tabla. No faltaron los que alzaron campanas al vuelo y eliminaron anticipadamente a elencos que, pese a la irregularidad de sus resultados y un nivel de juego poco convincente, seguramente representarán a Suramérica en Rusia-2018. Es que las eliminatorias son similares a una ultramaratón, en la que la resistencia, la persistencia y la capacidad para recuperarse de los tropezones serán virtudes esenciales. En otras palabras, aquellos que piensan que se trata de un esprín, de una carrera de 100 metros, están equivocados de cabo a rabo.


Lea también: Colombia recuperó su mejor versión, y la sonrisa
Lea también: Eliminatorias: fecha de clásicos y urgencias
Lea también: Hienas y buitres, enemigos de la Tricolor


Hay un factor que muchos olvidan: la mayoría de los equipos, por no decir que todos, se encuentran en fase de reconstrucción y, en consecuencia, los altibajos son algo común. Brasil, Argentina, Venezuela, Perú, Paraguay, Ecuador y Bolivia inician procesos con técnicos nuevos, así algunos de ellos hayan mantenido la base de jugadores de recientes participaciones internacionales. Y de los que mantuvieron la continuidad, Chile, Uruguay y Colombia, la Tricolor está en plan de rearmar su columna vertebral, de encontrar alternativas que sirvan para darle solidez al colectivo, de reinventarse con otros nombres y mantener la identidad y la idea de juego. Por eso, más allá de las naturales especulaciones, hay que asumir que las eliminatorias serán así: cerradas, complicadas, irregulares, impredecibles.

Colombia Mundial En Contravía rumbo a Rusia-2018
Una imagen que a muchos se les había olvidado: la celebración de una victoria boliviana. Esta vez fue por el 4-2 sobre Venezuela, en La Paz.

El siguiente es el balance de lo que nos dejó la tercera fecha de las eliminatorias suramericanas al Mundial de Rusia-2018:

1. Un comienzo perfecto para soñar:

Colombia Mundial En Contravía rumbo a Rusia-2018
Ecuador gana, sube, sonríe y celebra: el equipo de Gustavo Quinteros es sorpresivo líder de las eliminatorias al cabo de tres jornadas.

Ese es el que vive Ecuador bajo el mando del argentino Gustavo Quinteros, con tres triunfos en tres presentaciones. Y no fueron triunfos comunes: venció, por primera vez en la historia de las eliminatorias, a Argentina en Buenos Aires; le ganó a Bolivia como local y, luego, otra vez como anfitrión, se deshizo del complicado Uruguay, un rival directo en pos de la clasificación. El DT recogió los frutos del trabajo realizado por sus antecesores y le aportó su particular estilo para poner a Ecuador en un inesperado primer puesto. Posee una de las delanteras más efectivas (6) y la defensa más sólida (1), muestra inequívoca de que es el equilibrio la base de su éxito. Ahora irá a Venezuela, con la intención de ratificar su excelente arranque y conseguir un inédito cuarto en serie.

2. Chile y Uruguay sufrieron las primeras abolladuras

Colombia Mundial En Contravía rumbo a Rusia-2018
Chile pegó primero contra Colombia, pero como le había ocurrido contra Perú terminó pidiendo tiempo. Cedió los primeros puntos en casa.

Estaba escrito que estos conjuntos en algún punto del camino iban a sufrir tropiezos, y así fue. Los australes, que habían dejado dudas en la victoria sobre Perú, por aquello de la debilidad defensiva, se salvaron de la derrota con Colombia. Una vez más, el elenco de Jorge Sampaoli dio cátedra de poder ofensivo, pero mostró que carece de pausa, de alternativas en el medio distintas a jugar para adelante con vértigo. Y en defensa posee serias fisuras, las mismas que Perú ya había descubierto. Los charrúas, por su parte, vendieron cara la derrota en la altura de Quito, pese a haber realizado un buen partido. Obviamente, el desgaste físico (que se incrementó por las conocidas dificultades para arribar a la sede del encuentro) jugó un papel preponderante en este duelo, un rival invisible contra el que todos deben luchar.

Hasta ahora, Chile nos muestra dos caras: una buena, cuando ataca, y otra mala, cuando se defiende. Durante la reciente Copa América, en la que la Roja fue la anfitriona, nos comprobó las bondades de su ataque: rapidez, efectividad, variedad de alternativas. No son solo los delanteros los que atacan, sino también los laterales y hasta los volantes de primera línea, en una versión de fútbol moderno que le permitió dar un salto de calidad. La defensa, en cambio, cojea. Ni con línea de cuatro ni con tres centrales y laterales carrileros encuentra solidez. Son lentos y con frecuencia quedan expuestos al mano a mano con los delanteros rivales, una tendencia peligrosa. Ardua tarea la que enfrenta el DT Sampaoli para encontrar el equilibrio que le permita evitar dolores de cabeza.

Colombia Mundial En Contravía rumbo a Rusia-2018
Irónicamente, el regreso del goleador Édinson Cavani (que anotó) no le bastó a Uruguay para evitar la derrota en Quito.

Uruguay, en cambio, si nos ofrece equilibrio, aunque a su manera. No cuenta con un volante creativo, falencia suplida con jugadores todo terreno y la característica garra charrúa. Sin sus armas más letales, en las dos primeras jornadas cosechó triunfos, pero paradójicamente cuando se dio el regreso de Édinson Cavani, un delantero temible, encajó una derrota; así de complejo e inexplicable es el fútbol. Lo mejor es que ahora Uruguay será anfitrión de Chile el próximo martes, en un duelo que promete grandes emociones y no pocas dosis de buen fútbol. Habrá que ver cómo se comportan uno y otro y, sobre todo, si son capaces de corregir esos detalles que les costaron puntos valiosos en el primer duelo de la doble fecha.

3. Los grandes se van a despertar, no lo dude

Colombia Mundial En Contravía rumbo a Rusia-2018
El grito de Ezequiel Lavezzi, tras abrir el marcador frente a Brasil, fue sobre todo un desahogo. Argentina era el único equipo sin goles en la eliminatoria.

Uno de los temas recurrentes en este comienzo de la eliminatoria ha sido el mal nivel de Brasil y Argentina, los gigantes continentales. Una circunstancia que, por supuesto, le ha aportado picante y ese morbo latino tan característico de nuestra cultura. Por ahora, dado que falta mucho camino por recorrer, es apenas una circunstancia, un factor; solo el tiempo dirá si se convierte en una realidad y alguno de los dos, o los dos, se queda tendido en camino a Rusia-2018. Argentina, se sabe, no está ausente de la Copa Mundo desde que se perdió la gran fiesta que fue México-1970, mientras que Brasil es el único país que siempre acudió a la cita. Pero algún día faltará, seguro, como ha ocurrido con otros grandes del planeta fútbol, y más en estas épocas en las que nos ofrece la peor versión de su lustrosa historia.

El clásico jugado en Buenos Aires distó mucho de lo esperado y a ratos fue demasiado parecido a un partidillo de colegiales: desordenado, sin talento, jugado a puro pundonor con más torpeza que destreza. Brasil pegó hasta que se jartó (algo que no ocurrió con el pusilánime árbitro paraguayo Antonio Arias) y ni siquiera el regreso de su figura Neymar consiguió darle ese plus de magia que hace rato se extinguió. Tuvo ráfagas de buen fútbol y una de ellas, justamente, le permitió empatar el encuentro. Argentina, mientras, mostró una cara más que decorosa dada la cantidad (y la calidad) de bajas sufridas: Lionel Messi, Sergio Agüero, Carlitos Tévez, Javier Pastore… Aunque vino de más a menos, mereció ganar y, por eso, se justifica la mortificación de su cuerpo técnico, jugadores e hinchas por el resultado. Lo positivo fue que no perdió y que anotó el primer gol de su contabilidad.

Colombia Mundial En Contravía rumbo a Rusia-2018
Brasil sigue siendo esencialmente inexpresivo en lo futbolístico, y el técnico Dunga lo sabe, a pesar de que celebró el empate en Buenos Aires.

En todo caso, es prematuro para hacer cuentas alegres: por tradición, por historia, por el peso de su camiseta (que, claro está, no juegan), por la calidad de sus futbolistas y por la categoría de sus entrenadores, entre otros factores, es muy probable que pronto se reacomoden en la tabla de posiciones. De hecho, Brasil ya está de cuarto, sin necesidad de ganar: Paraguay y Colombia, con sus resultados, le facilitaron la vida. Argentina sigue enterrada, pero cuando recupere a sus mejores hombres, reaccionará. Que les va a tocar sufrir como a cualquier hijo de vecino es seguro (de hecho, ya lo están haciendo), pero pensar que no se van a despertar de esta siesta futbolística suena a utopía. Argentina, se sabe, estará en el calor de Barranquilla contra Colombia, donde la eliminatoria pasada logró un triunfo bisagra, y Brasil recibirá al incómodo Perú, que llega motivado y no respeta pinta.

4. El gol diferencia marcará diferencias

Colombia Mundial En Contravía rumbo a Rusia-2018
Perú logró la primera victoria de su cuenta y se puso en carrera. Los de Ricardo Gareca vencieron 1-0 a Paraguay, en Lima.

En este momento, y es claro que será una tendencia que se mantendrá, el cuarto y el quinto puestos, es decir, el último cupo directo y el tiquete a la repesca, se definen por gol diferencia. Brasil es cuarto, con +0 (4-4), el mismo gol promedio que Paraguay (1-1), al que supera por mayor cantidad de goles anotados. Colombia, con los mismos 4 puntos, se queda por fuera de carrera con su -1 (3-4). Hay que prepararse, entonces, para un final apretado no solo en lo que a puntos se refiere, sino también con la diferencia de gol como protagonista; cada gol valdrá un potosí, como aquellos pines sueltos que deja por ahí regados y después le hacen falta.

5. El rendimiento por fuera de casa será vital

Colombia Mundial En Contravía rumbo a Rusia-2018
El duelo más movido de la tercera jornada lo protagonizaron Bolivia y Venezuela. Los patriotas, sin puntos, ocupan el último lugar.

Ecuador, Chile y Uruguay, que en ese orden ocupan las tres primeras colocaciones, ya triunfaron como visitantes. Esa será, sin duda, otra tendencia: aquel que sume de a 3 en casa ajena tendrá ventaja, más allá de los puntos que pueda ceder (y que cederán) en condición de local. En otras palabras: el que quiere inscribir su nombre en la fiesta de Rusia-2018 tendrá la obligación de ganar como visitante, ojalá arrebatándoles puntos a rivales directos. Hay que dar por descontado que todos cederán puntos en casa, pero al final solo algunos podrán recuperarlos a domicilio; y eso serán, precisamente, los que se subirán al bus de la alegría que conduce a la próxima Copa Mundo. No hay que hacer dramas, entonces, por una derrota o un empate, porque ya está visto que en este largo camino será inevitable tropezar; lo que sí es imprescindible es tener la capacidad de levantarse y continuar…

 

Publicado por

Admin

Comunicador social y periodista. Apasionado por los deportes. Escritor de libros. Docente. Emprendedor y soñador, terco y persistente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *