Ronaldo, un goleador fenomenal

Efemérides 22 de septiembre: hace 38 años nació uno de los mejores goleadores de la historia, tan talentoso como infortunado. Su brillante carrera estuvo salpicada por las lesiones que, al final, provocaron su prematuro retiro. Un fenónemo.

ColombiaMundial(2)Frío y calculador en el área, implacable, fue capaz de derrotar a todos los rivales que lo retaron en el campo de juego, pero sucumbió frente a un enemigo que finalmente lo venció: las lesiones. Ronaldo Luiz Nazario de Lima, o Ronaldo, o simplemente O Fenomeno, fue uno de los mejores delanteros que el fútbol vio en los últimos 25 años, uno de aquellos que marcó época. Una época que vale la pena recordar el día de su cumpleaños, una fecha ligada a festejos y celebraciones, como dilatada trayectoria.

Ronaldo parecía encaminarse a engrosar la lista de aquellos jugadores que brillaron con intensidad en sus clubes, inclusive con su selección, pero que jamás lograron destacarse en la Copa Mundo. Asistió a Estados Unidos-1994 sin disputar minuto alguno por disposición del técnico Carlos Alberto Parreira, que prefirió a los experimentados Romario, Bebeto y Muller sobre el jovencito de 17 años. En ese entonces, el delantero nacido el 22 de septiembre de 1976 en Río de Janeiro había terminado su vinculación con el Cruzerio, que puso sus ojos en él tras mostrar grandes cualidades goleadoras en el Sao Cristovao y en la selección Sub-17 de Brasil.

Su destino era el PSV Eindhoven holandés, en el que Romario dejó una larga estela de goles y alegrías. Con 42 goles en 46 partidos, fue la sensación durante dos años en esa liga europea, pero pronto entró en conflicto con los directivos y a mediados de 1996 recaló en el Barcelona de España, siguiendo el camino trazado por O Baixinho. En la liga española, el mundo del fútbol descubrió a un nuevo fenómeno del gol. Fue subcampeón de liga, campeón de la Copa del Rey, de la Recopa de Europa y de la Supercopa de España, al tiempo que la FIFA lo eligió, por primera vez, como el mejor jugador del mundo.

La imagen que el mundo del fútbol debe recordar: la de un Ronaldo pletórico, goleador, fenomenal. El brasileño marcó historia en el fútbol europeo y también en la Copa Mundo (FIFA.com).
La imagen que el mundo del fútbol debe recordar: la de un Ronaldo pletórico, goleador, fenomenal. El brasileño marcó historia en el fútbol europeo y también en la Copa Mundo (FIFA.com).

Su paso por el club catalán, sin embargo, fue efímero como lo había sido por el PSV Eindhoven, y por las mismas razones: dificultades para renovar su contrato. La siguiente escala fue el Inter de Milán, en cuyas filas se destacó por sus goles, aunque sin alzar trofeos. Igual, revalidó su condición de número uno del planeta y, en la cima llegó al Mundial de Francia-1998, que se pensó sería su gran revancha, pero significó una nueva desilusión. Marcó cuatro goles (uno a Marruecos, dos a Chile y uno a Holanda) y conformó un temible tridente ofensivo con Bebeto y Rivaldo. Sin embargo, la final contra Francia marcó el comienzo de un camino tortuoso que, finalmente, lo llevó a un prematuro retiro.

Vistiendo la camiseta del Inter, en 1999 sufrió una grave lesión: rotura parcial del tendón rotuliano de la rodilla derecha. Fue contra el Lecce y estuvo seis meses por fuera de los campos. El regreso, el 12 de abril frente a Lazio, fue traumático: reincidió en la lesión, con el agravante que esta vez el tendón se rompió completamente; fue un año de recuperación. Su presencia en el Mundial de Corea del Sur y Japón-2002 estuvo en entredicho, pero el técnico Luiz Felipe Scolari no dudó: lo convocó y anunció que sería titular. Y el astro no lo defraudó, pues fue máximo goleador del torneo (8 goles) y figura clave del Brasil que venció Alemania y, con récord perfecto de siete triunfos en siete partidos, logró el quinto título orbital.

La imagen que conmovió al mundo del fútbol: la rotura parcial del tendón rotuliano de la rodilla derecha. La recuperación demandó seis meses.
La imagen que conmovió al mundo del fútbol: la rotura parcial del tendón rotuliano de la rodilla derecha. La recuperación demandó seis meses, pero infortunadamente poco tiempo después sufrió una recaída.

Esa descollante actuación le sirvió para vincularse al Real Madrid en el que se encontró con Luis Figo, David Beckham, Michael Owen, Zinedine Zidane, Raúl González, Íker Casillas y su compatriota Roberto Carlos, una constelación. Fue aquel equipo de los ‘Galácticos’ de Florentino Pérez que ganó dos ligas españolas, una Supercopa de España, una Copa Intercontinental y una Supercopa de Europa. Ese 2002, así mismo, lo cerró con un nuevo Balón de Oro de la FIFA. Para su infortunio, sin embargo, el ascenso del Barcelona, que ganó de manera consecutiva las ligas de 2005 y 2006 (más una Champions League), marcó el comienzo del fin de su etapa en la ‘casa blanca’.

A pesar de haber subido de peso debido a problemas hormonales y no estar en la misma forma de sus mejores momentos, el técnico Carlos Alberto Parreira lo convocó para el Mundial de Alemania-2006. Ese Brasil no tenía el poderío de equipos anteriores y volvió a casa tras caer con Francia (1-0) en cuartos de final (otra vez Francia en el camino del ‘Scratch’ y de Ronaldo). Pero el delantero sí logró su cometido: le anotó un doblete a Japón en el cierre de la primera ronda y luego, en octavos de final, celebró otro frente a Ghana para completar 15 en tres participaciones en la Copa Mundo. Así, se convirtió en el máximo anotador de la historia, por delante del alemán Gerd Mueller, que ostentaba la marca de 14 dianas desde Alemania-1974. El fútbol, entonces, hacía justicia con un jugador que mucho le había dado al deporte y que mucho había sufrido en el camino.

Con el francés Zinedine Zidane fueron rivales, con sus selecciones, y compañeros, en el Real Madrid de los 'Galácticos'. Una dupla de esas que el hincha nunca podrá olvidar, fantasía pura (FIFA.com).
Con el francés Zinedine Zidane fueron rivales, con sus selecciones, y compañeros, en el Real Madrid de los ‘Galácticos’. Una dupla de esas que el hincha nunca podrá olvidar, fantasía pura (FIFA.com).

Y sufrió más: a comienzos de 2007, en las filas del AC Milán, su salud continuó deteriorándose. Se descubrió que el sobrepeso obedecía a una insuficiencia hormonal de la tiroides y requirió tratamiento médico. Para rematar, en febrero de 2008, en un juego contra Livorno, su rodilla izquierda, la buena (las lesiones previas habían sido en la derecha) también colapsó y lo mandó al dique seco durante casi un año. Terco como ninguno, se recuperó y regresó a los campos, en Brasil. Se vinculó al Corinthians con la intención de revivir los buenos viejos tiempos ganando la Copa Libertadores, pero fue eliminado en primera fase por el Deportes Tolima. Entonces, el 14 de febrero de 2011, el club emitió un comunicado anunciando el retiro del astro brasileño.

“Después de una nueva lesión en el abductor y tras reflexionar mucho, he decidido que ha llegado el momento de dejarlo, porque ya he dado como sacrificio lo máximo, un máximo que nunca imaginé que podría alcanzar. Tomar esta decisión me hizo sentir como si estuviese en la UCI, en estado terminal, y como si el anuncio fuese una especie de primera muerte. Resulta muy duro abandonar algo que te ha hecho tan feliz y por lo que se tiene tanto amor. Lo daría todo por continuar, pero debo asumir algunas derrotas. He perdido el partido contra mi cuerpo”, dijo emocionado. Fue el punto final de una carrera tan increíble como complicada. Se despedía el más grande goleador de todos los tiempos en la Copa Mundo.

Recientemente, Ronaldo formó parte del comité organizador del Mundial de Brasil-2014. Como en sus mejores épocas, tuvo que hacer gala de sus habilidades para eludir las críticas. Ganador dentro y fuera del campo (FIFA.com).
Recientemente, Ronaldo formó parte del comité organizador del Mundial de Brasil-2014. Como en sus mejores épocas, tuvo que hacer gala de sus habilidades para eludir las críticas. Ganador dentro y fuera del campo (FIFA.com).

“Es el mejor delantero que he visto”, afirmó Lio Messi. “Se fue a Holanda, España e Italia y engrandeció el fútbol brasileño en los tres países. Volvió y resucitó nuestra liga y al Corinthians. Los brasileños tienen que agradecerle todo lo que ha hecho por nuestro fútbol”, dijo Pelé. “Tenía una habilidad única y la capacidad de transformar una situación de poco peligro en una oportunidad clarísima. Ante el portero rival era un fenómeno. Los que lo vieron jugar saben a qué me refiero. No resulta fácil explicarlo con palabras, pero no exagero en absoluto”, declaró Zinedine Zidane. “Soy un gran fan de Ronaldo desde que estuvo en el Barcelona. Una vez le pedí a mi tío Miguel Ángel que me consiguiese una foto con él. Fui al vestuario y me hice una foto con uno de mis mayores ídolos. Superar las dificultades, volver a la cima y ganar títulos tiene sin duda un mérito incalculable”, confesó el tenista Rafael Nadal. Happy birthday, Ronaldo. Un fenómeno…

 

Publicado por

Admin

Comunicador social y periodista. Apasionado por los deportes. Escritor de libros. Docente. Emprendedor y soñador, terco y persistente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *