La de Champions League, ¿una final a la española?

Lo último que sus hinchas le aceptarían al Real Madrid sería el tiki-taca, mientras que Atlético de Madrid combina la esencia de Italia e Inglaterra. Los dos van en contravía del estilo español reciente.

Colombia Mundial en Contravía rumbo a la Copa América CentenarioA las 20:45 horas locales de Milán (Italia), el próximo sábado 28 de mayo, se jugará la final de la Champions League. Tras una larga, intensa y cada vez menos emocionante temporada, Atlético de Madrid y Real Madrid disputarán la codiciada Orejona en una revalidación del duelo que libraron hace dos años, en Lisboa (Portugal), y que significó la décima consagración continental de los blancos. Ahora se verán las caras, en un plan diferente, en lo que la prensa ibérica se ha dado mañas en llamar ‘una nueva final española’.

Colombia Mundial en Contravía rumbo a la Copa América Centenario
Real Madrid puede jugar bien, regular o mal; lo único que sus hinchas no acepta, en todo caso, es que juegue con tiki-taca (UEFA.com).

Es indiscutible que se trata de los dos clubes más grandes del fútbol de Madrid, los que concentran la mayor porción de la hinchada en la capital, que son dos barcos que ondean la bandera ibérica, ¿pero en verdad es una final española? Si nos remitimos al pasado reciente de la Selección dirigida por Vicente del Bosque, a ese ADN futbolístico que dejó atrás a la Furia Roja de la segunda mitad del siglo pasado, Atlético y Real son poco españoles en lo que al estilo de juego se refiere. Al revisar los nombres de las alineaciones habituales, así mismo, lo primero que llama la atención es la escasez de nombres de futbolistas españoles y, para rematar, los dos elencos son entrenados por técnicos extranjeros (un francés y un argentino).


Lea también: Final de Champions League: ¿el que gana es el mejor?


Son las hipocresías de las versiones modernas del fútbol y los medios de comunicación y distorsión: acomodan los hechos a su conveniencia. Estos clubes se ufanan de ser verdaderas torres de Babel, con presencia multicultural, pluriétnica e internacional, pero sacan pecho cuando se llega a una final y, entonces sí, enarbolan una bandera cuyos colores la gran mayoría no siente y a veces ni siquiera respeta. Hipocresías que, como en el caso del duelo por escoger al campeón continental de la temporada 2015/16, sube como espuma de cerveza ahora que ese nacionalismo marrón sirve para justificar titulares escandalosos (de esos que tanto gustan en las cloacas sociales) y que bien dirigidos se traducen en jugosas ganancias para los involucrados.

Colombia Mundial En Contravía rumbo a la Copa América Centenario
Atlético de Madrid, desde la llegada de Diego Simeone, es un canto a la esencia del fútbol inglés, con notorio tufillo también al calcio italiano (UEFA.com).

Durante la segunda mitad del siglo pasado, el fútbol español fue reconocido internacionalmente por dos características: la tradicional garra, por lo que la prensa bautizó a la Selección como la Furia Roja; y también, por la exigua cosecha de títulos en su palmarés. Producto de la irrupción del recientemente fallecido Johan Cruyff y más tarde de su alumno dilecto Pep Guardiola en el banquillo del FC Barcelona, sin embargo, el ADN futbolístico español cambió: aparecieron el buen trato del balón, la técnica depurada, el espectacular juego asociado, la abrumadora posesión del balón y la contundencia que durante tantas décadas se extrañó. Al mando del hortelano Luis Aragonés, la Roja capitalizó y potenció esas nuevas cualidades y accedió a los primeros planos.


Lea también: Champions League: cuatro por la gloria


El título de la Eurocopa-1964 y el subtítulo de 1984, sus máximos logros hasta entonces, pasaron al olvido superados por los títulos continentales de 2008 (Austria y Suiza) y 2012 (Polonia y Ucrania) y, especialmente, por la obtención de la Copa Mundo en Suráfrica-2010. El toque-toque que la Selección Colombia de Francisco Maturana impuso en el mundo del fútbol en la década de los 90 ahora se llamaba tiki-taca y era propiedad de los españoles. Un estilo que a todos encantó, que maravilló al mundo del fútbol, que provocó que los hinchas del fútbol se rindieran a sus pies, extasiados por un espectáculo raras veces visto con tan brillante ejecución. Andrés Iniesta (autor del gol de la consagración), Íker Casillas, Carles Puyol, Xavi Hernández, Gerard Piqué, Sergio Ramos, Cesc Fábregas y Fernando Torres fueron algunos de los jugadores dirigidos por Vicente del Bosque que se inmortalizaron aquel 11 de julio en Johannesburgo, tras derrotar en tiempos suplementarios a la rocosa Holanda.

Colombia Mundial En Contravía rumbo a la Copa América Centenario
La seguridad defensiva, empezando por el portero esloveno Jan Oblak, es el principal argumento futbolístico del Atlético de Madrid del Cholo Simeone (UEFA.com).

Un estilo que, vaya ironías de la estupidez del mundo actual, en vez de unir a los españoles profundizó las distancias entre ellos: madrileños contra catalanes. Una polarización en la que los medios de comunicación y distorsión fueron jugadores titulares, goleadores, azuzando constantemente los odios y los rencores. Inclusive ganando, gustándole al resto del planeta fútbol, con el respeto de sus contendores y con no pocos elencos intentando emular su libreto, en España nacieron, crecieron y se manifestaron los peores enemigos ¡de España! Ni siquiera como campeón del mundo desde Madrid acabaron de digerir las formas, por aquello que estaban identificadas con la provincia cuna del FC Barcelona, no con los valles en los que se crió Real Madrid. Por eso mismo, cuando España fue eliminada sorpresivamente en primera ronda de Brasil-2014 fue desde la capital ibérica que se escucharon las voces más altisonantes pidiendo un cambio.

Real Madrid es un equipo que, esencialmente, juega de forma vertical, muy distinta al fútbol horizontal (lateral) característico del tiki-taca. No cuenta con un armador clásico, porque el alemán Toni Kroos y el croata Luka Modric son más jugadores mixtos y el colombiano James Rodríguez es más mediapunta, y por eso el balón hace tránsito rápido de defensa a ataque. No es, tampoco, un equipo en el estricto sentido de la palabra, sino más bien la unión de individualidades capaces de desequilibrar, tarea encomendada principalmente a James, Cristiano Ronaldo, Gareth Bale y el francés Karim Benzema (un clásico pescador del área). A diferencia de los cánones del tiki-taca, tampoco es un elenco equilibrado, pues su defensa suele otorgar grandes ventajas, porque muchas veces no hay filtros en el medio y, entonces, surge la figura del portero costarricense Keylor Navas para ponerse la capa del héroe.

Colombia Mundial En Contravía rumbo a la Copa América Centenario
Los zagueros Dani Carvajal (15) y Sergio Ramos (4) son los únicos españoles habituales en el once inicial de Zinedine Zidane (UEFA.com).

Los únicos españoles del once habitual son el zaguero Sergio Ramos y los laterales Álvaro Arbeloa y Dani Carvajal, que se alternan el costado derecho. Ninguno, claro está, posee el ADN del tiki-taca, más allá de que los dos primeros son llamados con frecuencia a la Roja por el DT Del Bosque. Y de los suplentes que de cuando en cuando ven acción los únicos con pasaporte ibérico son el volante Isco (Francisco Alarcón) y el delantero Jesé Rodríguez, habilidosos, sí, pero distintos a los catalanes. Con Rafael Benítez jugaba, inclusive, abiertamente en contra del tiki-taca, con un estilo decididamente defensivo, justamente lo que provocó la salida prematura del DT. Con el francés Zidane, en cambio, se soltaron las amarras ofensivas y los talentosos tienen menos obligaciones defensivas y más libertad de acción. Pero, está claro que Real Madrid no juega ni parecido al FC Barcelona (sería lo último que sus hinchas le permitirían, así ganara títulos), el creador del estilo, y tampoco a la Selección.

Atlético de Madrid es también una construcción de carácter internacional, pero se nota más el aroma de la Madre Patria. El zaguero Juanfrán (Juan Francisco Torres), los volantes Koke (Jorge Resurrección Merodio), Gabi (Gabriel Fernández) y Saúl Ñíguez y el delantero Fernando Torres aportan ese perfume español. Y con ellos alterna el joven atacante Óliver Torres. A pesar de esa presencia española, nadie vería similitudes entre el estilo español de hoy, el del tiki-taca, y lo que nos ofrece el Aleti: son opuestos, extremos del fútbol, visiones distintas, caminos diferentes para alcanzar el objetivo de la victoria. Si algo distingue al Atlético de Diego Pablo Simeone es que renuncia a la posesión del balón (la esencia del tiki-taca) para privilegiar otras armas futbolísticas. A sus jugadores, en otras palabras, es complicado verles más de tres seguidos antes de lanzar un largo pelotazo en busca de sus rápidos delanteros. Para rematar, su fortaleza está basada en una presión decididamente agresiva en todos los sectores del campo, con una lucha y una capacidad de sacrificio que si bien no están ausentes en otros estilos, acá son privilegiados, llevados a su máxima expresión.

Colombia Mundial En Contravía rumbo a la Copa América Centenario
El capitán Gabi no solo es el eje del Aleti, sino también uno de los representantes de la Armada Española en la estructura del elenco colchonero (UEFA.com).

Este Atlético de Madrid, que no termina de gustar a los aficionados del planeta fútbol que pretender ver algo más de arte y menos de sentimiento, parece una hechura inglesa. Tiene mucho del viejo Calcio italiano, en virtud de que el Cholo, como jugador, tuvo tres etapas en ese país: entre 1990 y 1992 vistió la casaca del Pisa (serie B), entre 1997 y 1999 lució los colores del Internazionale de Milán y de 1999 a 2003 actuó con Lazio de Roma. Los otros clubes extranjeros en los que militó fueron el Sevilla y el Atlético de Madrid, en España. Entre sus entrenadores estuvieron Carlos Salvador Bilardo, Luis Aragonés, Francisco Maturana, Alfio Basile, Radomir Antic, Sven Goran Eriksson, Dino Zoff, Alberto Zaccheroni, Roberto Mancini, Gregorio Manzano, Mircea Lucescu, Roy Hodgson y Fernando ‘Teté’ Quiroz, una variada mezcla de estilos e influencias que le permitió armar el suyo.

Colombia Mundial En Contravía rumbo a la Copa América Centenario
Con Zidane, Real Madrid juega menos a la defensiva, pero sigue siendo un equipo desequilibrado que depende de sus individualidades (UEFA.com).

En una nota reciente, el diario El País, de España, testigo de la evolución del Atlético de Madrid desde la llegada de Simeone en los últimos días de 2011, cuando era un equipo que se veía en dificultades para clasificar a la Europa League y pasó a ser el tercero en discordia por la Liga y también protagonista en Europa, relataba cómo exjugadores internacionales ingleses se regodeaban viendo el duelo de vuelta de las semifinales, contra Bayern Munich. Que se les escurrían las babas observando ese generoso despliegue físico, la convicción para correr detrás de cada balón como si fuera el último de la vida, la pasión y la solidaridad para ayudar al compañero en función de ataque y de defensa. Fútbol inglés moderno en su más pura esencia, pero con un plus: ese toque de distinción que aportan individualidades con pulida técnica como Antoine Griezman, Torres, Gabi o Koke, o el argentino Ángel Correa, una de las variantes más usadas por el DT.

Colombia Mundial En Contravía rumbo a la Copa América Centenario
Una mezcla de la esencia del fútbol inglés moderno con la férrea defensiva del calcio italiano consiguió Diego Simeone en el Atlético de Madrid (UEFA.com).

Surgidos en las entrañas de la capital española, compitiendo en nombre de la Liga española, defendiendo el nombre de la capital española, Atlético de Madrid y Real Madrid son muy poco españoles en lo que a estilo futbolístico se refiere. Si nos remitimos al pasado reciente de la Selección dirigida por Vicente del Bosque, a ese ADN que dejó atrás a la Furia Roja de la segunda mitad del siglo pasado, Atlético y Real nos ofrecen un estilo de juego bien diferente. Y sus nóminas son verdaderas torres de Babel en las que los nombres de futbolistas españoles son la excepción que confirma la norma. Y los técnicos que buscarán la gloria en Milán son un francés y un argentino que como futbolistas practicaron un fútbol distinto al del tiki-taca. ¿En verdad la de la Champions League es una final española?

Publicado por

Admin

Comunicador social y periodista. Apasionado por los deportes. Escritor de libros. Docente. Emprendedor y soñador, terco y persistente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *