La Copa América está de fiesta

La historia comenzó hace un siglo y no pudimos disfrutar a esa criatura fantástica que conocimos ya crecidita. Por eso, hay que valorar el privilegio que nos da la vida de vivir esta edición.

Colombia Mundial En Contravía rumbor a la Copa América CentenarioPequeños estadios de madera, urbes rurales, medios de comunicación de pedal, calles polvorientas; largos viajes en barco, tren o bus, balones de cuero que se deformaban por el uso o se ponían como piedras por acción de la lluvia o el barro… Así, más o menos, era el mundo en 1916, hace un siglo, cuando en el estadio Gimnasia y Esgrima, de Buenos Aires (Argentina), se dio el primer puntapié de esta maravillosa, apasionante y coqueta historia del torneo de selecciones más antiguo del planeta fútbol: la Copa América, nuestra joven y centenaria Copa América que una vez más está de fiesta.

Colombia Mundial En Contravía rumbor a la Copa América Centenario
Las emociones de la Copa América Centenario están servidas, listas para deleitar los paladares futbolísticos más exigentes. ¡Que ruede el balón!

El fútbol, por aquel entonces, era amateur, muchos de los clubes que hoy nos hacen vibrar no habían sido fundados y en algunos de nuestros países la semilla aún no había germinado. Sin embargo, la pasión ya se había instalado en los corazones suramericanos, especialmente en el sur del continente, transportada a través del Atlántico por los ingleses que habían llegado, principalmente, a construir las vías para los ferrocarriles. Y Argentina, que ya acumulaba una rica tradición en sus enfrentamientos con Uruguay, vecino y rival del río de La Plata, aprovechó la conmemoración del centenario de su independencia para organizar la primera edición.

Campeonato Suramericano de Selecciones fue el nombre que se le otorgó al certamen durante esas primeras décadas, pues solo fue en 1975 que, a la sazón la primera ocasión en la que compitieron los diez países del área, se llamó Copa América. Una increíble pasarela por la que desfilaron, prácticamente sin excepción, todos los grandes ases que han escrito la historia del fútbol suramericano, aquellos que nos han llenado de alegría el corazón, los que situaron nuestros países y sus lugares de origen en el mapamundi futbolístico, los que nos han inflado el pecho de orgullo con sus hazañas y los que nos llenaron de lágrimas el rostro producto de sus derrotas y sinsabores. Un coctel fabuloso que marcó pautas y que nos representa, para bien y para mal, en lo bueno y en lo malo, como pueblos, como sociedad, como seres humanos.

Colombia Mundial En Contravía rumbor a la Copa América Centenario
Hace menos de un año, Chile acabó con una maldición de casi un siglo y, por primera vez, levantó la Copa América. La historia continúa, se enriquece…

Es que, allende las fronteras de lo deportivo, la Copa América es un fenómeno social que no es ajeno a la vida misma, a sus avatares, a los vaivenes de la economía, a los progresos tecnológicos, un espejo en el que nos podemos observar, un retrovisor en el que podemos repasar y revivir el pasado y proyectarnos al futuro. Un dato para ilustrar: cuando el torneo comenzó, en Colombia todavía no se jugaba al fútbol, al menos no en una forma organizada, así fuera precaria. De ahí que la primera presencia se dio apenas en 1945, casi tres décadas más tarde, justo cuando el torneo llegaba a la mayoría de edad. Y Venezuela, el último en subirse a esa fiestera chiva, lo hizo en 1967, con ocasión de la edición 29. Un siglo durante el cual el balón nunca dejó de rodar y las emociones brotaron a borbotones hasta llegar a esta celebración centenaria, un privilegio de nuestra época.

Colombia Mundial En Contravía rumbor a la Copa América Centenario
Panamá, con el técnico colombiano Hernán Darío Gómez, debutará en la Copa América. La historia se enriquece, la pasión se extiende…

Hoy, la vida se vive prácticamente en su totalidad a través de los dispositivos electrónicos, al punto que las relaciones amorosas, que antes se cultivaban con cartas, serenatas y encuentros furtivos, hoy se alimentan de chats, autofotos y mensajes de wasap. Sin embargo, como si el tiempo no hubiera pasado, como si nada hubiera ocurrido, la pasión por la Copa América está intacta. A lo largo y ancho de nuestra geografía, y ahora también en los confines de Norteamérica, cada gol, cada victoria y cada título se celebran con el mismo fervor, como si fueran el primero, mientras que cada derrota, cada golpe encajado, cada fracaso se sienten dolorosamente en las más sensibles fibras de nuestro ser, como si no hubiera revancha. Por eso, así mismo, hoy el corazón palpita cada vez más rápido, porque el reloj consume vorazmente los segundos, los minutos, las horas y los días que nos separan de un nuevo comienzo, de la 45 aventura de la historia, de la celebración de los cien años de la Copa América.

Producto de los mensajes confusos que se emiten desde los medios de comunicación y distorsión, de tanta basura que circula por las cloacas sociales, hay un sector de la hinchada que todavía no consigue conectarse con la Copa América Centenario. No concibe que menos de un año después de que Alexis Sánchez venció a Sergio Romero en la tanda con tiros desde el punto penalti y le entregó a Chile el primer título de la historia, y le propinó a Argentina una frustración más, otra vez el trofeo y la gloria estén en juego. También le cuesta trabajo digerir el hecho que por primera vez el certamen se jugará por fuera de Suramérica y que en la lista de invitados aparecen países de escasa tradición como Haití o Panamá. Y, por supuesto, esa terrible trama de corrupción que estuvo detrás de la comercialización y que puso en duda la realización de la cita alimenta esa incredulidad.

Colombia Mundial En Contravía rumbor a la Copa América Centenario
Haití, que alguna vez jugó un Mundial, ahora inscribe su nombre en los anales de la Copa América. No quiere ser convidado de piedra.

Lo que hay que decirles a esos hinchas, sin embargo, es que se despojen de las prevenciones, que se calcen los guayos y se apresten a vivir una edición única que en realidad es un regalo que la vida y el fútbol nos hacen a los aficionados del siglo XXI. Porque, está claro, cien años no se cumplen todos los días y hoy somos privilegiados testigos de un acontecimiento que, dentro de 50 años, en 100 años, las próximas generaciones recordarán con nostalgia, revivirán solo a través de los relatos que hoy seamos capaces de producir. Como cuando el hombre llegó a la luna, cuando el primer avión alzó vuelo, cuando la televisión dejó los tonos grises y dio paso al abanico multicolor o, en un plano más personal, cuando le dimos un beso a la primera novia, cuando dimos el ‘Sí, acepto’ frente al altar, cuando escuchamos el llanto de nuestro primogénito…

Colombia Mundial En Contravía rumbor a la Copa América Centenario
Tras perder dos finales, Lio Messi quiere conducir a Argentina a conquistar un título que en los últimos 23 años le resultó esquivo. ¿A la tercera será la vencida?

A pesar de ser un año recargado de actividad futbolística, por la calidad de las estrellas que componen la constelación de la Copa América Centenario el espectáculo, las emociones y los recuerdos inolvidables están garantizados. Los torneos locales aún están en marcha en algunos países, varias de las figuras acaban de terminar sus temporadas en Europa, la nueva cita de las eliminatorias a Rusia-2018 está a la vuelta de la esquina y no muy lejos en el firmamento asoman los Juegos Olímpicos, amén de una Eurocopa que, si bien no nos involucra entre los participantes, sí lo hará como hinchas. Con todo y eso, la Copa América Centenario brilla con luz propia y nos ofrece un apetitoso menú que deleitará a los paladares más exigentes.

Será la séptima edición extraordinaria de la historia, algo que no se da desde el lejano 1959. La primera se dio en 1935, en Perú, y luego fue la de Chile en 1941. En esa misma década, los torneos de 1945 y 1946, en Chile y Argentina, respectivamente, también llevaron ese rótulo. Las dos últimas ocasiones se dieron en los años 50: en 1956, en Uruguay, y en 1959, en Ecuador. Es decir, hace más de medio siglo que no se daba este hecho, algo que le da valor deportivo, en vez de restárselo como algunos creen. Porque, más allá del negocio que obviamente está detrás del montaje, el único y verdadero motivo por el cual esta Copa América se disputa al año siguiente de la de Chile es por la celebración del centenario, una efeméride que, por supuesto, no se podía dejar pasar así como así.

Colombia Mundial En Contravía rumbor a la Copa América Centenario
La afición colombiana confía en que James Rodríguez y el DT José Pékerman vuelvan a guiar a la Tricolor a los primeros planos, con buen fútbol y mucha alegría.

Como hecho anecdótico, las seis ediciones extraordinarias anteriores fueron ganadas por Argentina (1941, 1945 y 1946) y Uruguay (1935, 1956 y 1959), precisamente dos de los máximos aspirantes en esta ocasión y los más ganadores de la historia con 14 y 15 coronas, respectivamente. Eso significa que, si hay un campeón distinto a ellos, se marcará una historia inédita que, seguramente, no se repetirá. Como tampoco se ha dado el hecho que el ganador de una edición, oficial o extraordinaria, se quede con el trofeo en propiedad, como ocurrirá en esta ocasión. Lo usual, se sabe, es que el campeón posea la copa durante un período y luego la devuelva a su dueño, la Confederación Suramericana de Fútbol (CSF). La Copa América Centenario, un trofeo fabricado especialmente para esta celebración, tendrá un único propietario: aquel país que se la gane en el campo de juego.

Colombia Mundial En Contravía rumbor a la Copa América Centenario
Uruguay del Maestro Óscar Washington Tabárez, líder de las eliminatorias al Mundial de Rusia-2018, buscará consagrarse por decimosexta ocasión.

Por primera vez, fiel al espíritu que la inspiró, la Copa América será, en verdad, de América. Como se sabe, participarán no solo los diez países de Suramérica, sino que hay un lugar especial para seis de los hijos de la Concacaf: México, Estados Unidos, Costa Rica, Jamaica, Haití y Panamá. Aquel sueño de hermandad entre los pueblos, de sana confrontación, de una rivalidad que no debe superar lo deportivo, esta vez alcanzará unas dimensiones inéditas. De hecho, la presencia de los debutantes haitianos y panameños aporta un toque especial, porque permite que ese bichito de la pasión futbolera que surgió en el sur del continente y se alimentó a lo largo y ancho del Cono Sur ahora se extienda por otras regiones, se apodere de los corazones de nuevos hinchas, se multiplique como sustento de las emociones de los próximos cien años.

Nunca antes, así mismo, la Copa América se jugó en escenarios de la calidad de los que albergarán esta edición 45. Para nadie es un secreto que la infraestructura con que cuenta Estados Unidos es incomparable, por lo que están dadas las garantías necesarias para que la logística sea impecable. Nunca antes, tampoco, la pasión por el fútbol había alcanzado los niveles actuales en América, con países en franco plan de evolución, con figuras de países sin mayor tradición brillando en las más altas esferas (como, por ejemplo, el costarricense Keylor Navas campeón de la Champions League con Real Madrid). Nunca antes, de igual manera, el nivel deportivo lució tan equilibrado, así se conciba que las individualidades marcan diferencia a favor de los grandes. Y, por supuesto, nunca antes la Copa América vivió una ocasión tan especial como la celebración del Centenario

Colombia Mundial En Contravía rumbor a la Copa América Centenario
Ecuador, que es pura alegría en la eliminatoria, quiere volver a brillar en la Copa América: nunca estuvo entre los cuatro mejores.

Aunque algunas pocas figuras estarán ausentes, como el caso del brasileño NeymarJr., estamos a pocos días de que comience la que, sin duda, será la mejor Copa América de la historia. Y no se trata de un cliché, de una frase de cajón, sino de la certeza de que, de la misma forma en que ocurrió hace un siglo, el torneo no deja de evolucionar, de crecer, de colonizar escenarios, de sembrar la semilla de la pasión en los corazones de aficionados con los que compartimos algo más que el idioma y las costumbres. La historia comenzó hace casi un siglo y no tuvimos la oportunidad de disfrutarla, de ver los primeros pasos de esa criatura fantástica a la que conocimos ya crecidita. Por eso, hay que valorar el privilegio que nos da la vida de vivir esta edición. Porque la Copa América, nuestra joven y centenaria Copa América, una vez más está de fiesta…

Colombia Mundial En Contravía rumbor a la Copa América Centenario
En Chile-2015, Brasil ni siquiera clasificó a semifinales. El reto del DT Dunga es volver a poner a la Auriverde en la ruta de la consagración.

Publicado por

Admin

Comunicador social y periodista. Apasionado por los deportes. Escritor de libros. Docente. Emprendedor y soñador, terco y persistente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *