La conquista de Europa

Los jugadores latinoamericanos se tomaron el mercado de fichajes del fútbol europeo y le dieron brillo al parate veraniego. James Rodríguez, Luis Suárez y Keylor Navas, las figuras más destacadas. Los grandes rompieron el chanchito por nuestros tesoros.

ColombiaMundial(2)Hubo una época, hace más de 500 años, en la que los barcos provenientes de la Madre Patria desembarcaban en las costas americanas en procura de los tesoros locales. Y tiempo después zarpaban de regreso por el Atlántico con su interior repleto de nuestras riquezas, producto del saqueo, del despojo, del robo. Hoy, sin embargo, la historia es diferente: España, principalmente, pero todo el Viejo Continente en general, vuelcan los ojos hacia América y vuelven a llevarse sus valores más preciados, aunque esta vez a cambio de impensables sumas de dinero, ríos de euros.

Cambia, la vida cambia. Y el fútbol, que es un fenómeno social universal, es clara muestra de ello. Tras una Copa Mundo con nítido sabor latinoamericano, pese a que los honores se los llevó Alemania, el mercado de fichajes, de cara a la temporada que se iniciará en las próximas semanas, está claramente dominado por los jugadores de este lado del Atlántico. Las transacciones más costosas, las de mayor impacto mediático, salvo contadas excepciones, estuvieron ligadas a nombres familiares en nuestros países: James Rodríguez, Luis Suárez y Keylor Navas, los más destacados. Y el mercado aún se encuentra activo, con otros candidatos en posibilidad de estremecerlo: Ángel Di María y Juan Guillermo Cuadrado.

Es habitual que después de la Copa Mundo las figuras que más brillaron en su desarrollo eleven su cotización y protagonicen traspasos multimillonarios. Así ocurrió en las últimas décadas, sin excepción. Sin embargo, en esta ocasión son los jugadores latinoamericanos los que obligaron a los principales clubes europeos a romper el chanchito para asegurarse sus servicios. Lo que llama la atención es la rapiña en la que se han visto involucrados los futbolistas que más brillaron en Brasil-2014: los clubes más grandes del planeta fútbol han tenido que jugar un complicado ajedrez financiero para reforzarse, y hasta los mandamases del balompié europeo han resultado perdedores en varias de sus jugadas.

La contratación estrella, hasta el momento, fue la del colombiano James Rodríguez por parte del Real Madrid. El actual rey europeo no perdió el tiempo y desembolsó 80 millones de euros con tal de garantizar el concurso del inesperado goleador del Mundial. Titular intermitente en el AS Mónaco durante la temporada pasada, por capricho del técnico Claudio Ranieri, Rodríguez explotó en Brasil como conductor de la Selección Colombia, que por primera vez terminó entre los ocho mejores. Aunque no fue una petición expresa del técnico Carlo Ancelotti, el club merengue no dudó en contratarlo como una inversión a largo plazo. Una nueva estrella que se suma a la constelación blanca.

El astro colombiano James Rodríguez, flamante goleador del Mundial de Brasil-2014, fue una tentación a la que Florentino Pérez, presidente del Real Madrid, no se pudo resistir (AS.com).
El astro colombiano James Rodríguez, flamante goleador del Mundial de Brasil-2014, fue una tentación a la que Florentino Pérez, presidente del Real Madrid, no se pudo resistir (AS.com).

Otro traspaso que hizo mucho ruido fue el del uruguayo Luis Suárez, nuevo as de la delantera del FC Barcelona. Después de salir por la puerta de atrás de Brasil-2014, duramente sancionado por la FIFA tras morder al italiano Giorgio Chiellini, se temió que su cotización se iba a desplomar. Sin embargo, desde la ciudad condal se desembolsaron no menos de 70 millones de euros por el máximo anotador de la Liga Premier en la temporada pasada. Sus condiciones no están en discusión y el propio jugador aseguró que su comportamiento será ejemplar y que los incidentes no se repetirán. Los aficionados que habitualmente colman las gradas del Camp Nou se relamen imaginando los réditos que puede ofrecer la sociedad suramericana Suárez-Lio Messi.

El tercer escalón del ranquin es para Alexis Sánchez, el niño maravilla del fútbol chileno. Sin continuidad asegurada en el Barcelona, y cuestionado por algunos sectores de la fanaticada culé, el austral aprovechó su buen rendimiento en el Mundial para encontrar un nuevo destino donde seguir su carrera profesional. El Arsenal inglés, reconocido internacionalmente por su escaso poderío ofensivo, se apresuró a hacerse con sus servicios a cambio de una cifra estimada en 38 millones de euros. La intención del técnico Arsene Wenger es que Sánchez le brinde un fútbol más vertical y esa profundidad que le ha impedido codearse de tú a tú con otros grandes del balompié inglés.

También en el popular club londinense desembarcó el arquero colombiano David Ospina, otro de los destacados en Brasil-2014. Aunque muchos sabelotodo habían pronosticado que por su baja estatura los equipos grandes no lo iban a tener en cuenta, Arsenal se fijó en su notable rendimiento con la Tricolor y también en su proyección a futuro. El cheque que llegó a las arcas del modesto Niza de Francia fue de solo 4 millones de euros, una cifra considerablemente baja en relación con la de los anteriormente mencionados, pero no despreciable para un arquero (el valor de esta posición es sensiblemente inferior) proveniente de un conjunto de segundo nivel.

El uruguayo Luis Suárez conformará una temible dupla de ataque con el argentino Lionel Messi en el FC Barcelona modelo-2014-15.
El uruguayo Luis Suárez, máximo goleador de la Liga Premier inglesa, conformará una temible dupla de ataque con el argentino Lionel Messi en el FC Barcelona modelo-2014-15.

Otro portero suramericano que cambió de divisa fue el chileno Claudio Bravo. Pasó de la Real Sociedad de San Sebastián, un equipo de media tabla en la liga española, al encopetado Barcelona a cambio de 12 millones de euros. Con 31 años y amplia experiencia internacional, Bravo llega al punto más alto de su trayectoria, un reconocimiento a sus condiciones y a su regularidad. Tendrá que luchar por la posición con el alemán Marc-André ter Stegen, contratado hace meses para suplir el hueco dejado por Víctor Valdés, el titular del arco azulgrana en las últimas campañas. Y el mexicano Guillermo Ochoa se sumó a esa tendencia, tras abandonar las filas del descendido Ajaccio, en Francia, y llegar a España para enrolarse con el Málaga. Antes de la Copa Mundo, Memo parecía destinado a regresar a México, pero su buena figuración en ese torneo lo catapultó de nuevo a los primeros planos.

Es tan marcada la tendencia de contratar jugadores latinoamericanos, que hasta valores de equipos eliminados en la primera ronda del Mundial entraron en este baile de las transacciones. Es el caso de los ecuatorianos Jéfferson Montero, nuevo jugador del Swansea inglés; Felipe Caicedo, que emigró del Levante español al Lokomotiv ruso a cambio de 7,5 millones de euros, y del goleador Énner Valencia, grata revelación de la Copa Mundo, que dejó las filas del Pachuca mexicano y se puso la camiseta del West Ham United inglés. Hasta Nelson Haedo Valdez, que no pudo clasificar al torneo ecuménico con Paraguay, se vio beneficiado: regresa a Alemania, el país en donde más rindió, para lucir los colores del Eintracht Francfurt.

Entre los europeos, el mercado ha estado menos activo y, sobre todo, mucho menos generoso en lo que a dinero se refiere. Las transacciones más destacadas fueron realizadas por Real Madrid, Atlético Madrid y Chelsea. El club blanco se quedó con el alemán Toni Kroos, uno de los más destacados del campeón mundial y considerado el mejor pasador de Brasil-2014 a cambio de 30 millones de euros, una cifra que se antoja baja para un jugador de su talento. Su vecino de patio, mientras, reforzó el ataque con el francés Antoine Griezman, otro que brilló en la Copa Mundo, y que estaba enrolado en la Real Sociedad. Y hasta Londres se fueron Diego Costa, que dejó al club colchonero, y Cesc Fábregas, que nunca terminó de encajar en el FC Barcelona.

El costarricense Keylor Navas pasó del discreto Levante al Real Madrid por 10 millones de euros, una cifra que no se paga todos los días por un portero (AS.com).
El costarricense Keylor Navas pasó del discreto Levante al Real Madrid por 10 millones de euros, una cifra que no se paga todos los días por un portero (AS.com).

El partido de los fichajes, en todo caso, aún no terminó. Son muchos los nombres que están sobre la mesa, muchos los rumores que ruedan por las redes sociales, muchos los voladores que se echan a través de las páginas de los principales medios de comunicación del mundo deportivo. Los dos más destacados son los del argentino Ángel Di María, al que el técnico Ancelotti no quiere dejar ir del Real Madrid (pero la dirigencia quiere venderlo, para abrirle campo a James Rodríguez), y del colombiano Juan Guillermo Cuadrado, protagonista de lo que se ha llamado ‘la novela del verano’ y al que la Fiorentina italiana cotizó en 50 millones de euros.

Cambia, la vida cambia. Aquella época en la que los barcos cargados con los tesoros de América cruzaban el Atlántico rumbo al Viejo Continente, hoy son parte del recuerdo. Hoy, los europeos continúan mirando hacia estos lares y siguen nutriéndose con nuestras riquezas, pero a cambio de impensables sumas de dinero, ríos de euros. Hace más de 500 años se dio la conquista de América, pero hoy por obra y gracias de los talentosos futbolistas se vive la conquista de Europa…

Alexis Sánchez, el niño maravilla del fútbol chileno, que hizo una buena Copa Mundo, pero no tenía lugar asegurado en el ataque del Barcelona, se fue al Arsenal inglés (Arsenal.com).
Alexis Sánchez, el niño maravilla del fútbol chileno, que hizo una buena Copa Mundo, pero no tenía lugar asegurado en el ataque del Barcelona, se fue al Arsenal inglés (Arsenal.com).

Publicado por

Admin

Comunicador social y periodista. Apasionado por los deportes. Escritor de libros. Docente. Emprendedor y soñador, terco y persistente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *