Fútbol, política y emociones a granel

La tercera fecha de las eliminatorias a la Eurocopa de Francia-2016 nos dejó el desagradable sabor de los incidentes ocurridos en el partido Serbia-Albania, pero también grandes emociones y resultados inesperados en otros juegos. ¿Rebelión de los chicos o calvario de los grandes?

ColombiaMundial(2)“No nos importa si clasificamos o no; nos basta con vencer a Serbia”, le dijo Astrit Kushi a la agencia Efe, mientras gritaba eufórico en las afueras del aeropuerto Madre Teresa, de Tirana, la capital de Albania. Cientos de aficionados ovacionaron a los miembros de su Selección, que regresó de Belgrado tras verse envuelta en un molesto incidente que traspasó las fronteras de lo deportivo y se instaló en las arenas movedizas de la política. El deporte perdió el partido y la gran noticia de la tercera fecha de las eliminatorias a la Eurocopa de Francia-2016 fue, lamentablemente, la violencia.

Por los antecedentes entre Serbia y Albania, la UEFA había declarado este partido como ‘de alto riesgo’ y las dos asociaciones acordaron no permitir la entrada de hinchas visitantes al estadio. Sin embargo, todas esas precauciones resultaron insuficientes, porque la tensa calma se transformó en desmanes a los 41 minutos del primer tiempo. En medio del asombro de todos, aficionados y futbolistas, un dron sobrevoló el escenario portando una bandera de la Gran Albania (Albania más los territorios allende sus fronteras que los nacionalistas albaneses reclaman como propios), lo que provocó la ira de los hinchas. Stefan Mitrovic, jugador local, esperó que el aparato se le acercara y luego, como el más hábil de los arqueros, saltó y se apoderó de la bandera. Fue, entonces, cuando los albaneses replicaron y se armó Troya.

Esta acción del jugador serbio Stefan Mitrovic desató la ira de los albaneses y generó los incidentes por los cuales el partido que se jugaba en Belgrado fue suspendido. Se esperan las acciones de la UEFA (As.com).
Esta acción del jugador serbio Stefan Mitrovic desató la ira de los albaneses y generó los incidentes por los cuales el partido que se jugaba en Belgrado fue suspendido. Se esperan las acciones de la UEFA (As.com).

De las tribunas saltaron ultras serbios, con la intención de agredir a los albaneses, mientras los jugadores de uno y otro equipo se empujaban y luchaban por la posesión de la polémica bandera. Las autoridades no reaccionaron con prontitud y el árbitro inglés Martin Atkinson solo atinó a suspender el encuentro. Tras permanecer un largo rato en el camerino, y cuando los desórdenes ya habían sido controlados, los futbolistas locales volvieron al campo para continuar el juego. Los visitantes, sin embargo, se negaron a regresar, pues dijeron temer por su integridad después de haber sido agredidos con objetos lanzados desde las tribunas y por aficionados que irrumpieron en el terreno. Ahora, entonces, se esperan las conclusiones de la investigación que la UEFA inició, así como los reportes del árbitro y de los observadores oficiales.

Las tensiones entre Serbia y Albania comenzaron con la muerte de Josip Broz Tito, pero se han ido agravando. Al disolverse la antigua Yugoslavia, la comunidad albanesa de Kosovo, que es mayoría entre la población, aspiró a la independencia, pero su intento fue frustrado por la intervención de la OTAN en 1999. En 2008, con un acuerdo de paz firmado, Kosovo se declaró independiente de manera unilateral, con el apoyo de Estados Unidos, Reino Unido y Francia, medida que fue rechazada por Serbia. Kosovo, que no fue admitida por las Naciones Unidas, tampoco cuenta con el aval de la UEFA o de la FIFA y, por eso, no puede disputar competencias oficiales. Albania, que sí es miembro de esas asociaciones, se ha convertido en su mejor aliado, tal y como quedó demostrado con ocasión del partido en Belgrado.

Cientos de aficionados se apostaron en el aeropuerto Madre Teresa, de Tirana, para vitorear a los jugadores de la Selección de Albania. Fueron recibidos como héroes, dada la rivalidad entre este país y Serbia (As.com).
Cientos de aficionados se apostaron en el aeropuerto Madre Teresa, de Tirana, para vitorear a los jugadores de la Selección de Albania. Fueron recibidos como héroes, dada la rivalidad entre este país y Serbia (As.com).

“Es una situación lamentable de la que vamos a informar. En estas circunstancias no podíamos continuar el partido. No puedo opinar sobre quién tiene la culpa. Ya vieron todo lo que pasó”, dijo Ben Harry, delegado de la UEFA. Las autoridades serbias culparon a Olsi Rama, hermano de Edi Rama, primer ministro de Albania, de haber manipulado el dron. “No he usado un dron en mi vida, solo le compré a mi hijo un helicóptero de juguete”, se defendió. Estuvo retenido durante unos minutos en un palco del estadio, pero luego fue liberado y regresó a su país en el mismo avión que lo hizo la Selección. Por su parte, el primer ministro albanés, que estaba en Estados Unidos, le echó leña a la hoguera: “Orgulloso del equipo rojo y negro que, mientras se jugó, ganó el partido con su fútbol y sus ocasiones. Lo siento por nuestros vecinos que se presentaron a sí mismos de mala forma con su horrible show”, publicó en su cuenta de Twitter.

Lo cierto es que estas eliminatorias a la Eurocopa de Francia-2016 han resultado mucho más entretenidas e interesantes de lo que el común de los aficionados esperaba. Un dato para comprobarlo: si la competencia hubiera terminado ya, los clasificados serían República Checa e Islandia, por el grupo A; Gales e Israel, por el B; Eslovaquia y España, por el C; Polonia e Irlanda (Eire), por el D; Inglaterra y Lituania, por el E; Irlanda del Norte y Rumania, por el F; Austria y Rusia, por el G; Croacia e Italia, por el H y Albania y Dinamarca, por el I. A ellos se uniría Noruega, como el mejor de los terceros, mientras que Holanda, Bélgica, Ucrania, Alemania, Eslovenia, Finlandia, Suecia y Portugal disputarían los ‘playoffs’, por los cuatro cupos restantes.

Los incidentes en Belgrado pudieron pasar a mayores, porque hubo invasión del campo y agresión a los albaneses desde las tribunas. Los  reportes de los oficiales de la UEFA serán la base para tomar eventuales sanciones (As.com).
Los incidentes en Belgrado pudieron pasar a mayores, porque hubo invasión del campo y agresión a los albaneses desde las tribunas. Los reportes de los oficiales de la UEFA serán la base para tomar eventuales sanciones (As.com).

Los medios europeos comienzan a hablar, con justificadas razones, de una rebelión de los modestos y de calvario para los grandes, con el flamante campeón mundial a la cabeza. “El fútbol está cambiando. Todos los equipos pueden ganar, se acaba de ver con las inesperadas derrotas de los grandes como España, Alemania, Holanda o Portugal. Incluso, Rusia no le ha podido ganar a Moldavia. El fútbol es fantástico porque el mejor equipo no gana siempre”, argumentó el italiano Claudio Ranieri, seleccionador de Grecia. La situación es tan insólita, que solo una de las nueve cabezas de serie del sorteo (Inglaterra) es líder de su grupo, a la vez que tres de los equipos que conformaron el quinto bombo (el de los equipos con más bajo coeficiente UEFA) son grandes protagonistas (Albania, Islandia e Irlanda del Norte).

Solo se disputaron tres de las diez jornadas previstas y los nombres de los primeros 19 clasificados se conocerán el 13 de octubre de 2015. Pero es indudable que el torneo marcha por un camino bien distinto al que podría preverse, en especial porque a varios favoritos la resaca del Mundial de Brasil aún les provoca dolor de cabeza. Es el caso de Alemania, el campeón, y Holanda, tercero, los dos mejores elencos europeos en la Copa Mundo. Los teutones cayeron con Polonia (una derrota histórica) y luego cedieron un empate en casa contra Irlanda que, aunque igualó con un gol agónico del defensor John O’Shea (que cumplió 100 partidos con su selección), a lo largo del juego hizo méritos para no irse a casa con las manos vacías. Holanda, mientras, perdió 2-0 con la sorprendente Islandia, que ostenta récord perfecto: 9 puntos en 3 partidos, sin goles en contra.

No pudo celebrar mejor su centenar de partidos internacional con la Selección Irlanda el defensor John O'Shea: anotó el gol del empate contra Alemania (1-1), en Gelsenkirchen. Los campeones mundiales siguen sin ganar (As.com).
No pudo celebrar mejor su centenar de partidos internacional con la Selección Irlanda el defensor John O’Shea: anotó el gol del empate contra Alemania (1-1), en Gelsenkirchen. Los campeones mundiales siguen sin ganar (As.com).

Los nórdicos, con un muy eficaz juego defensivo y un letal contragolpe, pudieron haber goleada la Oranje, cuya magia parece haberse extinguido al punto que ya ni los piscinazos de Arjen Robben le aportan una solución. “Los holandeses nos respetan como una nación de éxito y se preguntan cómo es posible que les ganemos si todos juntos somos tantos habitantes como los que viven en Utrecht”, afirmó Birkir Bjarnason, centrocampista del Pescara italiano radicado en Holanda desde su juventud. Islandia, cabe recordarlo, disputó la repesca europea por un cupo a Brasil-2014, pero fue eliminada por Croacia. Irlanda del Norte, que no acude a un Mundial desde México-1986, es líder de su grupo, mientras que Gales (participó en Suecia-1958) sueña con regresar a los primeros planos. “No somos la mejor Gales de siempre, pero tenemos una buena oportunidad. El partido contra Chipre (a la que vencieron 2-1) no lo hubiéramos ganado hace un año”, aseguró el seleccionador Chris Coleman.

En Brasil-2014, Alemania, Argentina, Holanda y Brasil, los cuatro semifinalistas, aplacaron la rebelión de los modestos liderada por Colombia y Costa Rica. Las tres primeras jornadas de las eliminatorias a la Eurocopa de Francia-2016, sin embargo, nos confirman que es una tendencia mundial y que, aunque suene a frase de cajón, hoy por hoy cualquiera le gana a cualquiera. Lo mejor de este panorama es que no hay algo más divertido que ver sufrir a los grandes, y ese ingrediente ha sido protagonista de primer orden en el torneo. A la larga, seguramente, los equipos de mayor tradición impondrán sus condiciones y su jerarquía, pero mientras tanto los aficionados nos entretendremos con estos resultados inesperados. Rebelión de chicos, grandes venidos a menos, política en el campo de juego y emociones, con un poco de la siempre desagradable violencia, son un coctel que no estaba en el libreto y que confirma una vieja máxima del potrero: “El partido solo termina cuando el árbitro pita”

Jamie Ward abrió el camino de la victoria de Irlanda del Norte, por 2-0, sobre Grecia en Atenas. Los irlandeses comandan su grupo con récord perfecto de tres victorias (UEFA.com).
Jamie Ward abrió el camino de la victoria de Irlanda del Norte, por 2-0, sobre Grecia en Atenas. Los irlandeses comandan su grupo con récord perfecto de tres victorias (UEFA.com).

 

Publicado por

Admin

Comunicador social y periodista. Apasionado por los deportes. Escritor de libros. Docente. Emprendedor y soñador, terco y persistente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *