Francia-2016: la Eurocopa de las cenicientas

Inglaterra fue el único con récord perfecto (diez victorias) y Turquía se adueñó del último cupo directo. Albania, Islandia Gales, Irlanda del Norte y Eslovaquia debutarán. Quedan cuatro lugares, que se adjudicarán, en noviembre, en la repesca.

El fútbol europeo ya no es el mismo de antes. Al igual que ocurre en Suramérica, en Centroamérica y ocasionalmente en África, las eliminatorias a la Eurocopa de Francia-2016 dejaron clara una tendencia: la rebelión de los chicos. Países que hasta hace poco eran invisibles en el mundo del balón, hoy están en los primeros planos; y otros, con historia y tradición, se encuentran expuestos a la picota pública, síntoma inequívoco de que las distancias se acortaron, de que las cargas se equilibraron y, sobre todo, de que ya no se gana con la camiseta ni con el nombre.

Albania, Islandia y Gales, tres selecciones de la clase media baja y baja del balompié europeo, encabezan la lista de los primeros 20 clasificados al torneo continental. Austria, Bélgica, República Checa, Inglaterra, Francia, Alemania, Italia, Portugal, Irlanda del Norte, Turquía, Rusia, Rumania, Croacia, España, Eslovaquia, Suiza y Polonia completan, por ahora, el grupo de invitados a Francia-2016. Los cuatro restantes se conocerán el próximo mes de noviembre, cuando se realice una repesca para la cual están clasificadas Bosnia, Ucrania, Irlanda, Eslovenia, Hungría, Suecia, Noruega y Dinamarca. Las perdedoras en esta instancia se unirán al combo de eliminados que, sorpresivamente, lideró la rocosa Holanda.

Albania, segunda del grupo que encabezó Portugal, fue la gran sorpresa de la fase clasificatoria a la Eurocopa-2016. Mandó a Dinamarca, campeona de 1982, a la repesca.
Albania, segunda del grupo que encabezó Portugal, fue la gran sorpresa de la fase clasificatoria a la Eurocopa-2016. Mandó a Dinamarca, campeona de 1982, a la repesca.

Francia, país anfritrión; Alemania, actual campeón orbital; España, campeón defensor; Inglaterra, Portugal y Bélgica serán las cabezas de serie del torneo que se disputará del 10 de junio al 10 de julio de 2016. El sorteo de los seis grupos se cumplirá el próximo 12 de diciembre, en París. Para la repesca, prevista entre 12 y 17 de noviembre, Ucrania se medirá a Eslovenia; Suecia, a Dinamarca; Noruega, a Hungría y Bosnia, a la República de Irlanda. Turquía, que está muy lejos de ser aquel equipo que ocupó el tercer lugar del Mundial de Corea del Sur y Japón-2002, fue el último en conseguir un cupo directo para la Eurocopa. Lo logró en virtud de su agónico triunfo 1-0 frente a la ya clasificada Islandia. Ese resultado le permitió ser el mejor tercero y, de paso, mandar a Hungría a la repesca.

Los jugadores de Gales celebraron como si hubieran ganado el Mundial. Este país solo una vez estuvo en la élite: en 1958, cuando disputó el Mundial de Suecia y fue eliminado por Brasil.
Los jugadores de Gales celebraron como si hubieran ganado el Mundial. Este país solo una vez estuvo en la élite: en 1958, cuando disputó el Mundial de Suecia.

Con el marcador igualado sin goles y con el reloj a punto de consumir los últimos segundos, los turcos estaban condenados al repechaje. Sin embargo, una genialidad de Selkuc Inan cambió la historia: en un cobro de tiro libre, como si su pie derecho fuera un guante, la colocó en un ángulo imposible para el arquero Ogmundur Kristinsson, que en todo caso alcanzó a tocar el balón. El estallido en el estadio Konya Buyuksehir, al filo de la medianoche local, hizo gala del espíritu festivo, alegre y explosivo que caracteriza a la hinchada turca. De paso, acabó con un largo invicto de los islandeses, que en 2015 todavía no habían saboreado las hieles de la derrota. Hungría, que había caído 4-3 en Atenas con la eliminada Grecia, pagó un caro precio y vio cómo le sacaban del bolsillo el tiquete directo.

Turquía no solo jugaba en Konya, sino que también tenía la mirada puesta en Amsterdam, donde Holanda definía su futuro, y en Riga, donde Kazajistán se enfrentaba a Letonia y podía darle una mano. Y en clara muestra de que en el fútbol los milagros son posibles, pues como en esta ocasión se dan de forma simultánea, todo se dio a pedir de boca de los otomanos: venció en la agonía, los kazajos también hicieron la tarea y, para rematar, República Checa le dio la estocada a Holanda, que amenazaba su tercera plaza. Aunque Ucrania sumó 19 puntos, contra los 18 de Turquía, esta selección logró el cupo directo gracias al balance de los resultados entre los cinco mejores de cada grupo (sin tener en cuenta al colero), que le favorecía.

Islandia logró la hazaña de eliminar a Holanda, tercera de Brasil-2014 y subcampeona de Suráfrica-2010. En ese pequeño país, el fútbo todavía no es una pasión para los aficionados.
Islandia logró la hazaña de eliminar a Holanda, tercera de Brasil-2014 y subcampeona de Suráfrica-2010. En ese pequeño país, el fútbol todavía no es una pasión.

El drama, mientras tanto, corría por cuenta de Noruega y Holanda, aunque en distintas proporciones y con consecuencias diferentes. Los nórdicos, que peleaban el segundo lugar de su grupo con Croacia, tenían la dura papeleta de enfrentar a Italia en el estadio Olímpico de Roma. Como dice el hincha en la calle, mató al tigre y se asustó con el cuero, porque un gol del defensor Alexander Tettey, en el primer tiempo, le abrió las puertas al sueño. Sin embargo, la reacción de los dueños de casa, concretada con anotaciones de Alessandro Fiorenzi y Graziano Pellé, puso las cosas en orden. Los dirigidos por Per-Mathias Hoegmo, en todo caso, tendrán una última oportunidad en la repesca para acudir por segunda vez a la Eurocopa, torneo que solo disputó en 2000.

En Islandia, los aficionados apenas comienzan a tomarle el gustito a la pasión por el fútbol. ahora tendrán el privilegio de enfrentarse a los mejores de Europa.
En Islandia, los aficionados apenas comienzan a tomarle el gustito a la pasión por el fútbol. ahora tendrán el privilegio de enfrentarse a los mejores de Europa.

Más triste lo de Holanda, subcampeón del Mundial de Suráfrica-2010 y tercero de Brasil-2014, que con mucha muchísima pena y nada de gloria se despidió del certamen que lo consagró campeón en 1988. Tras una pésima campaña, que le costó el puesto al técnico Guus Hiddink, la otrora Naranja Mecánica demostró que no poseía argumento alguno para acudir a la Eurocopa. Apenas cuatro victorias consiguió en diez presentaciones, con cinco derrotas, la última de ellas ante su gente cuyo apoyo no bastó para alcanzar el milagro. Los goles de Pavel Kaderavek y Josef Sural, en la primera parte, sumados al autogol de Robin van Persie, en la segunda, sentenciaron al elenco de Danny Blind. Los descuentos de Klaas-Jan Huntelar y van Persie solo consiguieron maquillar el resultado, pero el destino ya estaba establecido.

Chris Coleman en el entrenador que entró el la historia al lograr la primera clasificación de País de Gales a la Eurocopa de Naciones. Logró conformar un equipo competitivo y aguerrido.
Chris Coleman es el DT que entró el la historia al lograr la primera clasificación de País de Gales a la Eurocopa de Naciones. Conformó un equipo competitivo y aguerrido.

La otra cara de la moneda, la de la felicidad, la protagonizaron Albania, Islandia y Gales. Las águilas albanesas, con una tradición futbolística prácticamente nula, pasaron de ser la cenicienta continental a la gran sensación. Dejaron en el camino a Dinamarca, campeón de la Eurocopa de 1992, y a una Serbia venida a menos, además de a la débil Armenia, su pasaporte a la gloria. Tras se habían complicado el pasado 8 de octubre cuando cayeron 0-2 en casa con los serbios, pero dependían de sí mismas y no fallaron: golearon 3-0 a Armenia en Ereván. Un autogol de Kamo Hovhanissyan (9 minutos) y los tantos de Berat Xhimishiti (23) y Armando Sadiku (76) sellaron el histórico triunfo de los dirigidos por el italiano Gianni de Biasi.

“Hace dos años, nadie se atrevía a soñar, excepto nuestro entrenador, con subir a nuestra selección a la cima del campeonato europeo”, dijo un eufórico Edi Rama, primer ministro albanés, en el recibimiento de los futbolistas. El gobernante prometió la construcción del anhelado nuevo estadio nacional en Tirana, un proyecto aplazado por falta de recursos. En el nuevo estadio colocaremos una placa de oro con los nombres de todos los futbolistas actuales de la Selección, anunció. Bujar Nishani, presidente de la República, por su parte, condecoró a los héroes nacionales con una medalla grabada con la siguiente inscripción: “En honor del logro histórico de la clasificación a la fase final del Campeonato Europeo de Fútbol de Francia-2016, de los resultados excelentes deportivos y la promoción de la imagen de Albania en el mundo”.

El italiano Gianni De Biasi logró un milagro al que nadie le daba crédito: clasificar a Albania, que hasta no hace mucho era la cenicienta continental, condenada a perder y perder. El país está conmocionado.
El italiano Gianni De Biasi logró un milagro al que nadie le daba crédito: clasificar a Albania, que hasta no hace mucho era la cenicienta continental, condenada a perder y perder. El país está conmocionado.

De Biasi, cuya anterior experiencia como entrenador había sido bastante traumática con el Udinese de su país, fue el gran responsable de la histórica gesta. Luego de casi dos años sin entrenar, su representante le preguntó si le interesaría dirigir una selección, aunque jamás imaginó que fuera la de Albania. “Es uno de esos países que jamás hubiera pensado pisar”, explicó después. Hoy, sin embargo, vive en Tirana, estudia la historia y la lengua del país que lo acogió como suyo, canta el himno nacional en cada partido, pasea en bicicleta por sus campos y hace poco recibió el título de doctor honoris causa en Ciencias Sociales por una universidad de Tirana, que reconoció su contribución para proyectar la imagen positiva de Albania en el exterior y por haber fomentado la cohesión e identidad de un país de solo 2,8 millones de habitantes sumidos en la pobreza después de un largo régimen comunista. Hace tres años y medio casi no había futbolistas para conformar la Selección y muchos se reían cuando les decía que podíamos clasificar a un gran torneo. Aquí estamos, concluyó De Biasi.

Otro país que está de fiesta es Islandia, la nación más pequeña que clasificó a la Eurocopa. Con apenas 329 000 habitantes, allí el fútbol es un pasión novedosa, pero esa característica no fue un impedimento. Por el contrario, según el técnico sueco Lars Lagerback, “ser un país tan pequeño nos ayudó. Es fácil controlar cómo se hacen las cosas, y el país siempre está detrás. Vamos a cada partido a ganar y no nos pone nerviosos enfrentarnos a las grandes selecciones en la fase final. Derrotamos a grandes equipos en las dos últimas fases de clasificación y seguiremos haciéndolo”, aseguró confiado. Islandia se quedó las puertas del Mundial de Brasil-2014, tras caer en la repesca europea con Croacia, pero dejó claro que ya se había ganado un lugar entre los mejores del Viejo Continente.

El turco Selkuc Inan, con un golazo de tiro libre en el minuto 89, le dio la victoria a Turquía sobre Islanda y, de paso, el último cupo directo a la Eurocopa de Francia-2016. Prendió la fiesta en Estambul.
El turco Selkuc Inan, con un golazo de tiro libre en el minuto 89, le dio la victoria a Turquía sobre Islanda y, de paso, el último cupo directo a la Eurocopa de Francia-2016.

“Es increíble. Estoy en shock. Siempre trabajamos muy duro para llegar a este punto. Somos la primera selección de Islandia que se clasifica para una fase final. Yo ni siquiera soñé que esto pudiera ocurrir”, afirmó Aron Gunnarsson, capitán del elenco islandés. Cuando Lars y yo comenzamos a trabajar juntos, él me dijo que el equipo era lo suficientemente fuerte para clasificarse a Brasil. Yo pensé que estaba loco, pero pronto también empecé a creer. Casi conseguimos llegar. Usamos la derrota con Croacia de forma positiva, porque los jugadores se dieron de que eran lo suficientemente buenos”, expresó, por su parte, Heimir Hallgrimsson, segundo entrenador del equipo. “Estoy muy orgulloso de esta selección, y puedo sentir lo orgulloso y lo feliz que está todo el mundo en el país. Este es un gran grupo de jugadores y merecen estar en la Eurocopa. Es un logro fantástico”, agregó Lagerback.

Islandia arrancó la eliminatoria con una inesperada goleada 3-0 sobre Turquía y luego alimentó el sueño con una victoria 2-0 contra Holanda, resultados que dejaron claro que tenía con qué pelear en un grupo muy apretado. Derrotar como local a República Checa (2-1) y a Holanda a domicilio (1-0) la dejaron al borde de una clasificación que se concretó el pasado 6 de septiembre tras igualar sin goles con Kazajistán. La derrota 0-1 con los turcos, en el cierre de la programación, no modificó la clasificación e Islandia, con 20 puntos, fue segunda del grupo encabezado por los checos. Ahora, podrá escribir otra historia en Francia-2016 y pondrá a todos los habitantes de su país a vibrar con una pasión que hasta hace poco era ajena a ellos.

Daley Blind es el rostro de la vergüenza de Holanda, que ni siquiera pudo clasificar a la repesca. La generación de Van Persie, Sneijder, Robben y compañía se graduó con honores como perdedora, una afrenta para aquella fantástica Naranja Mecánica de los años 70.
Daley Blind es el rostro de la vergüenza de Holanda, que ni siquiera pudo clasificar a la repesca. La generación de Van Persie, Sneijder, Robben y compañía se graduó con honores como perdedora, una afrenta a la fantástica Naranja Mecánica de los años 70.

La tercera cenicienta que rompió la historia fue Gales, que al final de cuentas dejó claro que es mucho más que Gareth Bale, que es un verdadero y competitivo equipo. Aunque este país cuenta en su palmarés con una participación mundialista, en Suecia-1958 (eliminado por Brasil en cuartos de final), jamás había llegado a la fase final del torneo continental. Irónicamente, la clasificación se selló con una derrota: tras ocho partidos invicto, Gales perdió 0-2 en su visita a Bosnia y Herzegovina, pero se aseguró el segundo lugar del grupo B, encabezado por Bélgica, gracias a la victoria de Chipre sobre Israel (2-1). “Es un sueño, un sueño absoluto. Por primera vez, defensivamente no estuvimos a la altura del resto de la campaña. Pero estamos unidos, eso lo es todo. Todos soñamos con esto. Tuvimos muchas decepciones, pero ya estamos aquí. Se logró”, dijo un exultante Chris Coleman, seleccionador galés.

“Probablemente sea la mejor derrota de mi carrera, pero lo que importa es la clasificación. Ya alcancé uno de mis sueños. Cuando era niño todos soñábamos con jugar en un gran torneo, y es un sueño es realidad. Pero no acaba aquí: aún tenemos cosas que hacer en Francia”, aseguró Gareth Bale, estrella de Gales. Por su parte, Aaron Ramsey, que comparte protagonismo con el anterior,  expresó que “es un gran momento para el fútbol galés. Qué gran logro. Hicimos historia, estamos en la fase final. Estoy muy orgulloso. Este grupo de jugadores es especial. La unidad que hay nos hace muy difíciles de batir. Somos un país pequeño, pero lo hicimos. Estamos en la luna. Gracias a toda la afición. Nos vemos en Francia”.

Veinte equipos ya están clasificados para Francia-2016 y los restantes cuatro se conocerán el 19 de noviembre próximo, cuando termine la repesca. El sorteo del torneo se llevará a cabo el 12 de diciembre en París.
Veinte equipos ya están clasificados para Francia-2016 y los restantes cuatro se conocerán el 19 de noviembre próximo, cuando termine la repesca. El sorteo del torneo se llevará a cabo el 12 de diciembre en París.

Irlanda del Norte y Eslovaquia también debutarán en la cita continental, aunque en un plan diferente a los anteriores. Los del Reino Unido acreditan tres particpaciones mundialistas (Suecia-1958, octavo; España-1982, noveno; México-1986, duodécimo), mientras que los eslovacos debutaron en Suráfrica-2010 (decimosextos). Es decir, si bien son equipos de media tabla para abajo en el fútbol europeo, al menos acreditan mejor presente que las cenicientas. Los irlandeses, de hecho, sorpresivamente encabezaron el grupo en el que Rumania fue segunda y Hungría accedió a la repesca. Eslovaquia, por su parte, fue segunda de España, campeona defensora, y por delante de Ucrania.

El fútbol europeo ya no es el mismo de antes. Países que hasta hace poco eran invisibles en el mundo del balón, hoy están en los primeros planos, síntoma inequívoco de que las distancias se acortaron, de que las cargas se equilibraron y, sobre todo, de que ya no se gana con la camiseta ni con el nombre…

Publicado por

Admin

Comunicador social y periodista. Apasionado por los deportes. Escritor de libros. Docente. Emprendedor y soñador, terco y persistente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *