FC Porto: grande con la fórmula de los chicos

El club de los colombianos Jackson Martínez y Juan Fernando Quintero vendió en la última década a 18 de sus más importantes jugadores con un balance sensacional: obtuvo una rentabilidad del ¡527 por ciento!

ColombiaMundial(3)Es un grande con mentalidad de chico. Ese detalle, que en cualquier otro caso significaría un gran defecto, en el caso del FC Porto es su mayor virtud. La reciente venta del lateral brasileño Danilo al Real Madrid español, por 31 millones de euros, confirmó a los dragones como un club ejemplar para comprar barato, sacar el mejor rédito de esos jugadores y luego venderlos por cifras considerablemente más altas. De hecho, el pyg de 18 de sus más recientes transacciones le dejaron un superávit de ¡429 millones de euros!

Fundado el 18 de septiembre de 1893, el Futebol Clube do Porto (su nombre original) es uno de los grandes de la historia del fútbol portugués. Lo avalan sus 27 títulos, cifra superada únicamente por los 33 del Benfica, y junto con este y Sporting de Lisboa son los únicos elencos que jamás descendieron a segunda división, desde que la primera fue creada en 1933. También acredita 16 coronas en la Copa de Portugal (lo supera Benfica, con 25) y, muy especialmente, sus palmarés internacional, apartado en el que, por fin, supera al rival histórico: ganó dos veces la Champions League (1987 y 2004), otras dos la Copa Intercontinental (mismos años), dos la Europa League (2003 y 2011) y una Supercopa de Europa (1987).

El brasileño Hulk es la más costosa transferencia del FC Porto enla última década: lo vendieron en 60 millones de euros al Zenit de San Petersburgo.
El brasileño Hulk es la más costosa transferencia del FC Porto enla última década: lo vendieron en 60 millones de euros al Zenit de San Petersburgo.

El fútbol es su razón de ser, pero como verdadero club que es tiene equipos de balonmano, hockey sobre patines (Portugal es potencia en esta disciplina), baloncesto, billar, boxeo, tenis de mesa y natación, entre otros deportes. Una gigantesca estructura que requiere permanentes inyecciones de capital para poderse mantener en el primer nivel, peleando y ganando títulos, como lo exige su historia y, claro, su condición de grande. Una grandeza que, curiosamente, es relativamente reciente, pues lo mejor de su palmarés lo conquistó en las tres últimas décadas, desde 1987. En esa temporada, logró su primera Orejona, al vencer en la final de la Copa de Europa (como se llamaba entonces) al encopetado Bayern Munich alemán, gracias a un gol del argelino Rabah Madjer.


Jugador Origen Valor € Destino Valor € Ganancia % de más
Ricardo Carvalho Vitoria Setúbal 0 Chelsea 30.000.000 30.000.000 100,00
Deco Salgueiros 100.000 Barcelona 21.000.000 20.900.000 99,52
Paulo Ferreira Vitoria Setúbal 2.000.000 Chelsea 20.000.000 18.000.000 90,00
Maniche Benfica 0 Dinamo de Moscú 16.000.000 16.000.000 100,00
Pepe Marítimo 1.000.000 Real Madrid 30.000.000 29.000.000 96,67
Anderson Gremio 5.000.000 Manchester United 31.500.000 26.500.000 84,13
José Bosingwa Boavista 0 Chelsea 21.000.000 21.000.000 100,00
Ricardo Quaresma Barcelona 6.000.000 Inter de Milán 25.000.000 19.000.000 76,00
Lisandro López Racing Club 6.700.000 Olympique Lyon 24.000.000 17.300.000 72,08
Aly Cissokho Vitoria Setúbal 300.000 Olympique Lyon 15.000.000 14.700.000 98,00
Luis González River Plate 8.000.000 Olympique Marsella 18.000.000 10.000.000 55,56
Bruno Alves Porto FC 0 Zenit 22.000.000 22.000.000 100,00
Radamel F. García River Plate 5.500.000 Atlético de Madrid 45.000.000 39.500.000 87,78
Hulk Tokyo Verdi 19.000.000 Zenit 60.000.000 41.000.000 68,33
Freddy Guarín St. Etienne 1.000.000 Inter de Milán 11.000.000 10.000.000 90,91
James Rodríguez Banfield 7.300.000 AS Monaco 45.000.000 37.700.000 83,78
Eliaquim Mangala Standard Lieja 6.500.000 Manchester City 45.000.000 38.500.000 85,56
Danilo Santos 13.000.000 Real Madrid 31.000.000 18.000.000 58,06
81.400.000 510.500.000 429.100.000 527,15

Pocos meses más tarde se adueñó también de la Copa Intercontinental, esta vez con el histórico Peñarol uruguayo como víctima no solo del poderío del elenco lusitano, sino también de un ambiente inhóspito y hostil: el partido se jugó bajo los efectos de una nevada y, por supuesto, a muy baja temperatura. Cerró la campaña con el triplete al superar en la Supercopa Europea al Ajax holandés. Una década más tarde, al mando del inglés Bobby Robson, obtuvo tres títulos de liga consecutivos, algo inédito en su palmarés; la racha, sin embargo, continuó hasta atesorar cinco coronas consecutivas, la última con Fernando Santos en el banquillo. Y la primera década del siglo XXI fue particularmente exitosa con los técnicos Andre Vilas Boas y Jesualdo Ferreira, que condujeron al equipo a la cima varias veces y, lo mejor, se conformó una constelación en la que los colombianos Freddy Guarín, Radamel Falcao García y James Rodríguez, primero, y Jackson Martínez y Juan Fernando Quintero, después, fueron protagonistas de primer orden.

El defensor portugués Ricardo Carvalho, adquirido por el Chelsea inglés, fue el primer fichaje de la lista de ventas multimillonarias. Después recaló en el Real Madrid español.
El defensor portugués Ricardo Carvalho, adquirido por el Chelsea inglés, fue el primer fichaje de la lista de ventas multimillonarias. Después recaló en el Real Madrid español.

Fue justamente tras esa consagración en la Champions League de 2003/04, hace poco más de una década, que comenzó la desbandada. Si bien son muchos los jugadores que el FC Porto transfirió a lo largo de estos años, son 18 los nombres que acaparan la atención y los que, a la vez, generaron esas toneladas de euros que engordan las cuentas corrientes del club lusitano. Los tres primeros de la lista son portugueses: Ricardo Carvalho, Paulo Ferreira y el ya retirado Deco. Los dos primeros fueron traspasados al Chelsea inglés, que pagó por ellos 50 millones de euros, mientras que el brasileño, cuyo destino fue la ciudad condal, reportó 21 millones, para un total de 71 millones. Lo más increíble es que Carvalho había llegado gratis del Vitoria Setúbal, por Deco le pagaron 100 000 euros al Salgueiros y por Ferreira solo fue preciso desembolsar dos millones. Estas ventas le dejaron al elenco dragón 68,9 millones de ganancias, con una valorización del 3380 por ciento.

Un año después, fue el turno de Maniche, un internacional lusitano. El volante, que había llegado sin costo desde el Benfica, dejó 16 millones de euros en las arcas del Porto tras irse al Dínamo Moscú ruso. En 2007, dos jugadores que habían llegado por muy poco dinero (solo 6 millones) se fueron dejando unas jugosas ganancias: Pepe, el troglodita zaguero brasileño se vistió con la camiseta del Real Madrid a cambio de 30 millones (había costado uno), mientras que su compatriota Anderson recaló en el Manchester United inglés, que desembolsó 31,5 millones. Lo más significativo de esas primeras seis transferencias, que representaron ganancias por 140,4 millones de euros, es que involucraron jugadores de corte defensivo; solo Deco jugaba en función ofensiva. Es sabido que son los atacantes, especialmente los goleadores, y los creativos los que protagonizan las más ruidosas movidas.

Las ventas han coincidido con la época más victoriosa del club a lo largo de su historia. En 2011 ganó la Europa League, en la que Falcao García fue gran figura.
Las ventas han coincidido con la época más victoriosa del club a lo largo de su historia. En 2011 ganó la Europa League, en la que Falcao García fue gran figura.

José Bosingwa y Ricardo Quaresma, ambos portugueses, continuaron la tendencia, en 2008. El primero, que arribó gratis del Boavista, se fue para el Chelsea (21 millones), mientras que el segundo, repatriado del Barcelona español, viajó al Inter de Milán italiano (25 millones). En 2009, la tónica se mantuvo, pero con un cambio: ya no fueron portugueses o brasileños los jugadores transferidos, que además eran creativos y atacantes: el francés Aly Cissokho y los argentinos Lucho González y Lisandro ‘Licha’ López. El galo, por el que se pagaron solo 300 000 euros al Vitoria Setúbal, fue comprado por el Olympique de Lyon en 15 millones. Ese mismo club dio 24 millones por López, un goleador, que tras abandonar Racing Club de Avellaneda había significado una erogación de seis millones. González, traído desde River Plate a un costo de 8 millones, recaló en el Olympique de Marsella, por 18 millones.

James Rodríguez fue una inversión muy rentable para el FC Porto, que se lo compró al Banfield argentino y se lo vendió al AS Monaco de Francia. Oro puro...
James Rodríguez fue una inversión muy rentable para el FC Porto, que se lo compró al Banfield argentino y se lo vendió al AS Monaco de Francia. Oro puro…

El portugués Bruno Alves, que recaló en el Zenit de San Petersburgo a cambio de 22 millones, se convirtió en 2010 en el único jugador proveniente de la cantera del Porto en protagonizar un elevado traspaso. El negocio de 2011 ofreció un nombre muy conocido para la afición colombiana: nuestro gran Radamel Falcao García. El Tigre, se sabe, llegó del River Plate argentino, por 5,5 millones de euros, y tras convertir 72 goles en solo dos temporadas, y ser protagonista de títulos para el elenco lusitano, se fue para el Atlético de Madrid español, que pagó 45 millones. ¿Las ganancias? 39,5 millones, un margen a favor de 87,8 por ciento. Aunque algunos consideraron baja la cifra que los colchoneros pagaron por el samario, es justo reconocer que en ese momento la cotización de los futbolistas colombianos estaba por debajo de las que alcanzaban sus pares de Brasil, Argentina y Uruguay, tres grandes del mercado futbolero.

El brasileño Hulk, fórmula de ataque de Falcao en la temible delantera de los dragones, también emigró: lo hizo para el Zenit de San Petersburgo (Rusia). El corpulento atacante, que provocó la desesperación de la torcida auriverde durante el pasado Mundial de Brasil, se convirtió en la venta más cara del FC Porto en esta década: 60 millones de euros. Al Tokyo Verdi japonés le habían pagado 19 millones, de modo que el margen de ganancia fue del 68,33 por ciento. Ese mismo año, 2012, partió el boyacense Freddy Guarín con destino al Inter de Milán italiano. Los neroazzurri desembolsaron 11 millones por el talentoso volante colombiano, que había llegado del St. Etienne francés (un millón). Y al final de la campaña 2012/13, con un nuevo trofeo en sus vitrinas, Porto se desprendió de otra de sus joyas: el cucuteño James Rodríguez. Por el zurdo le habían pagado 7,3 millones de euros al Banfield argentino y recibieron 45 millones del AS Monaco francés (valorización del 83,8 por ciento).

Freddy Guarín también dejó su huella en el FC Porto, antes de irse al encopetado Inter de Milán italiano. Llegó del St. Etienne francés por una cifra muy baja.
Freddy Guarín también dejó su huella en el FC Porto, antes de irse al encopetado Inter de Milán italiano. Llegó del St. Etienne francés por una cifra muy baja.

Las dos últimas sonadas transferencias de los dragones fueron, como en un principio, defensores: en 2014, el francés de origen congoleño Eliaquim Mangala, proveniente del Standard Lieja belga (el mismo en el que jugó el gran Ernesto Díaz, qepd), se fue para el Manchester City inglés, que pagó por él 45 millones. Y, finalmente, el brasileño Danilo, promocionado lateral derecho del Santos bicampeón de la Copa Libertadores de América, acaba de firmar con el Real Madrid, que desembolsó 31,5 millones de euros. Curiosamente, esta fue uno de las traspasos menos rentables del FC Porto, pues el margen de ganancias solo alcanzó el 58,06 por ciento (había costado 13 millones). Y la lista puede enriquecerse con otros nombres, porque no fueron estos 18 los únicos jugadores de los que el actual subcampeón portugués se desprendió.

El samario Radamel Falcao García fue una inversión muy afortunada en todos los aspectos: en el deportivo, con sus goles que significaron títulos, y en el financiero, porque dejó una ganancia importante.
El samario Radamel Falcao García fue una inversión muy afortunada en todos los aspectos: en el deportivo, con sus goles que significaron títulos, y en el financiero, porque dejó una ganancia importante.

Una verdad no escrita del fútbol es que los clubes grandes son compradores y los chicos, vendedores. Una clara muestra de ello es el Envigado, que en el fútbol colombiano se ha ganado un nombre gracias a transferencias multimillonarias de jóvenes prácticamente desconocidos (James Rodríguez y Guarín, por ejemplo). En los últimos años, así mismo, clubes de rica tradición e historia, como River Plate, Peñarol o Colo-Colo, para mencionar solo algunos campeones de la Copa Libertadores de América, han tenido que desprenderse de sus figuras más representativas para poder sobrevivir. Sin embargo, la razón no fue meramente deportiva, sino que se derivó de nefastas administraciones que provocaron el caos financiero y pusieron en riesgo la continuidad de las instituciones. Son grandes venidos a menos tanto en lo económico como en lo deportivo, obligados a prescindir de sus más preciados tesoros para no desaparecer.

El caso del FC Porto, en cambio, es distinto. En esta última década, período en el cual se desprendió de los 18 jugadores antes mencionados con margen de ganancia del 527 por ciento, el club ganó ocho veces la liga portuguesa (2003/04, 2005/06, 2006/07, 2007/08, 2008/09, 2010/11, 2011/12 y 2012/13), se adueñó en cuatro ocasiones de la Copa de Portugal (2005/06, 2008/09, 2010/11 y 2011/12) y alzó en ocho oportunidades la Supercopa de Portugal (2003/04, 2005/06, 2006/07, 2008/09, 2009/10, 2010/11, 2011/12, 2012/13.). Adicionalmente, ganó una Champions League (2003/04), una Copa Intercontinental (2004, al Once Caldas) y una Europa League (2010/11). Eso indica a las claras que si bien ha transferido a prácticamente todas sus figuras más representativas, también ha encontrado la manera de reemplazarlas adecuadamente para mantenerse en un nivel muy competitivo, local e internacionalmente.

El chocoano Jackson Martínez no demora en agregarse a la lista, pues gracias a sus goles está en la mira de los más grandes de Europa. Es uno de los delanteros más cotizados del balompié del Viejo Continente.
El chocoano Jackson Martínez no demora en agregarse a la lista, pues gracias a sus goles está en la mira de los más grandes de Europa. Es uno de los delanteros más cotizados del balompié del Viejo Continente.

La siguiente joya tiene nombre propio, y es muy conocido: Jackson Martínez, el popular Cha-Cha-Cha de la Selección Colombia. El ariete chocoano, al que la afición del Independiente Medellín sacó a sombrerazos rumbo al Chiapas mexicano, escala previa al norte de Portugal, lugar al que llegó a cambio de 11 millones de dólares. El colombiano acumula casi 200 goles en más de 300 partidos con FC Porto y está en la mira de los más grandes de Europa, dispuestos a pagar increíbles fortunas por su habilidad y, sobre todo, por sus goles. Su transferencia, muy seguramente, se producirá al final de la temporada y será, sin duda, una de las más sonadas del mercado de verano. Para el club portugués, en todo caso, será nada solo una más de la larga lista de aciertos deportivo/financieros de la institución. Un grande que retomó una costumbre de los chicos y la convirtió en un negocio multimillonario…

 

Publicado por

Admin

Comunicador social y periodista. Apasionado por los deportes. Escritor de libros. Docente. Emprendedor y soñador, terco y persistente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *