El vuelo más alto de las Águilas albanesas

Por cuenta de la derrota con la débil Albania, Portugal volvió a ser el hazmerreír de Europa, de la misma manera que lo fue en 2004, cuando como local perdió la final de la Eurocopa a manos de la débil Grecia. Este es el perfil de la cenicienta que se despierta.

ColombiaMundial(2)Con solo 28.784 kilómetros cuadrados de extensión, un poquitico menos que la del departamento del Cauca, y perdida en la inmensidad de una región de la que el mundo suele hablar solo cuando hay guerras (que allí son frecuentes) o catástrofes naturales, Albania acaba de instalarse, con propiedad, en el mapamundi del fútbol. Este país, una de las cenicientas de Europa, protagonizó una de los hechos la historia recordará por siempre: como visitante, venció 1-0 a Portugal en el arranque de las eliminatorias a la Eurocopa de Francia-2016.

Los aficionados apostados en las tribunas del estadio Nacional de Aveiro no podían dar crédito a lo que sus ojos veían: con un golazo del desconocido Bekim Balaj, de volea al mejor estilo de Zinedine Zidane, Albania dio el primer garrotazo de la fase clasificatoria al torneo que reunirá a las 24 mejores selecciones del Viejo Continente en suelo galo, dentro de dos años. Tras la penosa eliminación del Mundial de Brasil-2014, en primera ronda, incluida una goleada 0-4 con Alemania en el debut, el equipo lusitano volvió a ser el hazmerreír de Europa, de la misma manera que lo fue en 2004, cuando como local perdió la final de la Eurocopa a manos de la débil Grecia.

Es muy probable que los jugadores portugueses prefirieran caer por goleada estrepitosa con alguno de los grandes (Alemania, Francia, España, Italia, Inglaterra) que esta derrota por la mínima diferencia con un chico entre los chicos. “La mayor vergüenza de la historia”, tituló el influyente diario portugués A Bola, que agregó: “Inclusive sin Cristiano Ronaldo (no jugó, por lesión), no hay excusa para una derrota tan ridícula”. Por su parte, O Jogo tituló “Miseria total” y puso en entredicho la continuidad de Paulo Bento al frente del equipo lusitano. Para Record, “No es justificable tanta incompetencia”.

Bekin Balaj, que juega en un desconocido equipo polaco, es el nuevo héroe nacional de Albania: fue el autor del gol de la victoria sobre Portugal (UEFA.com)
El capitán Lorik Cana lideró a la débil Albania en su triunfal estreno en la fase clasificatoria a la Eurocopa de Naciones, que en 2016 se jugará en suelo de Francia  (UEFA.com)

De acuerdo con las estadísticas oficiales, Portugal registró 19 avances, pero solo cuatro de esos disparos tenían destino de la portería defendida por Etrit Berisha, del registro del AS Lazio italiano. Albania, en cambio, solo realizó dos avances, ambos con destino de arco, y uno de ellos bastó para romper la historia. La pregunta que se hacían los aficionados y la prensa de Portugal era cómo un equipo enterrado en el puesto 70 de la clasificación FIFA, debajo de Suráfrica y por encima de Bolivia, pudo ganarle con autoridad al número 11, el onceno del que en 2013 fue premiado como Mejor Jugador del Mundo. Las diferencias entre uno y otro elenco son de tal proporción, que es muy probable que Cristiano Ronaldo, solo él, valga más que toda la Selección Albania.

Aunque sin títulos importantes, en los últimos años Portugal consiguió hacerse un lugar al lado de los grandes de Europa, al menos en lo que a repercusión mediática se refiere. De la mano de Jorge Mendes, el superagente que está detrás de las transferencias multimillonarias de Cristiano Ronaldo, Ángel Di María, Radamel Falcao García y James Rodríguez, entre otros, se quitó el caparazón de mediocre y aspiró a un sitio en la galaxia de los grandes. Lo consiguió gracias a lo realizado por su máxima estrella, pero los resultados del Mundial de Brasil-2014 y este tropiezo en el arranque de la clasificación a la Eurocopa de Francia-2016 nos demuestran que la anhelada grandeza del fútbol lusitano se queda en las redes sociales y en las páginas de los diarios deportivos, porque en el campo de juego aún es un equipo del montón.

Bekim Balaj, que juega en un desconocido equipo polaco, es el nuevo héroe nacional de Albania: marcó el gol de la victoria sobre Portugal (UEFA.com)
El delantero Bekim Balaj, de solo 23 años, que juega en un desconocido equipo polaco, es el nuevo héroe nacional de Albania: marcó el gol de la victoria sobre Portugal (UEFA.com)

La que consiguió contra Portugal es, sin duda, la victoria más importante de la historia de Albania. Este país acreditaba solo siete victorias en sus participaciones anteriores en la ruta al campeonato continental, pero solo una frente a un rival de pergaminos: la que consiguió, por 3-1, sobre Rusia el 29 de marzo de 2008. Las demás habían sido contra elencos como Luxemburgo, Georgia, Moldavia, Islandia y Turquía, todos acostumbrados a sufrir goleadas y apearse de las competencias a las primeras de cambio. De hecho, sus mejores resultados eran dos empates: el 1-1 como local contra Polonia, en 1971, y el 0-0 con Alemania, a finales de 1967. Pero eran recuerdos dispersos, lejanos en la historia, sin trascendencia.

Albania jamás clasificó a la Eurocopa y solo en una ocasión consiguió disputar la fase final de una competencia continental: fue el Europeo Sub-21 de 1984. Aquella vez, invicta, ganó el grupo 6, superando a Checoslovaquia, Turquía y Austria. En la fase final, cayó con Italia en doble enfrentamiento, en ambas ocasiones por 1-0, y fue eliminada. Y en las eliminatorias a la Copa Mundo, que nunca jugó, acredita apenas 13 triunfos. Solo dos fueron a domicilio, contra Kazajistán en 2004 y frente a Noruega en 2013. Y fue en la ruta a Brasil-2014, precisamente, que el mundo del fútbol descubrió el crecimiento de Albania: logró tres triunfos y completó 11 puntos en el grupo que encabezó Suiza y del que también hicieron parte Islandia, Eslovenia, Noruega y Chipre.

La incredulidad de los portugueses es inocultable: Pepe y Nani no creen lo que acaba de ocurrir. Portugal sigue de capa caída y otra vez es el hazmerreír de Europa (UEFA.com).
La incredulidad de los portugueses es inocultable: Pepe y Nani no creen lo que acaba de ocurrir. Portugal sigue de capa caída y otra vez es el hazmerreír de Europa (UEFA.com).

El responsable de este milagro albano es el técnico italiano Gianni De Biasi, que está al mando de las Águilas (significado de su nombre en el idioma autóctono) desde 2011. Anteriormente, su compatriota Giuseppe Dossena (2002), el alemán Hans-Peter Briegel (2002-06) y el holandés Arie Haan (2008-09) habían procurado despertar a la cenicienta, pero solo De Biasi lo logró. Y no ha sido una tarea fácil, porque Albania es uno de los países más pobres de Europa (un factor que, se sabe, influye decididamente en fenómenos sociales como el fútbol) y, especialmente, porque ha sufrido un desangre continuo dado su ubicación geográfica, en un lugar que los expertos han denominado ‘el polígono de los Balcanes’.

Como otros países de la región, Albania sufrió por la emigración de sus más talentosos valores por cuenta del conflicto de Kosovo. Miles de ciudadanos albaneses, cansados de la guerra, buscaron nuevos destinos en el centro de Europa (especialmente, Suiza) y varias generaciones de futbolistas, entonces, se lucen hoy con otras banderas. Es el caso de Adnan Januzaj, compañero de Falcao García en el Manchester United, que prefirió Bélgica. Aunque nació en Bruselas, sus padres son albano-kosovares y sus abuelos, de Turquía y Serbia. Mientras, Xherdan Shaquiri jugó el Mundial con Suiza y actúa con el Bayern Munich alemán, renegando de su origen, idéntico al de Januzaj.

Solo una vez, con ocasión del Europeo Sub-21 de 1984, Albania logró clasificar a la fase final de un campeonato continental. Ahora sueña con estar en la Eurocopa-2016 (UEFA.com).
Solo una vez, con ocasión del Europeo Sub-21 de 1984, Albania logró clasificar a la fase final de un campeonato continental. Ahora sueña con estar en la Eurocopa-2016 (UEFA.com).

Valon Behrami, otro que actúa con los helvéticos, nació en Kosovo con raíces en la etnia albanesa, pero emigró por las difíciles condiciones políticas y económicas de su lugar de origen. Y más llamativo es el caso de los hermanos Xhaka, separados por el destino: Granit, el famoso, brilla con el Borussia Moenchengladbach en la Bundesliga y con Suiza, mientras que Taulant, el desconocido, luce los colores albaneses. Y la lista se hace interminable, e incluye los nombres de los reconocidos Blerim Dzemailli y Admir Mehmedi, que también disputaron la reciente Copa Mundo. A pesar de ese éxodo, sin embargo, de que su liga es una de las más pobres del continente (en lo futbolístico, con solo diez participantes, y en lo económico), Albania no se resigna a estar por fuera de las grandes ligas del fútbol del Viejo Continente.

Aunque queda mucho camino por recorrer y nadie puede asegurar que estará entre los 24 equipos que buscarán suceder a España en el palmarés de la Eurocopa, esta inesperada victoria sobre Portugal dejó claro que hay un chico que anda con pasos de animal grande. “Esta victoria nos da una oportunidad de meternos en la lucha por las primeras plazas y de pelear hasta el final. Contamos con muchos jugadores jóvenes y vamos a hacer todo lo posible por seguir rindiendo a este nivel”, dijo Lorik Cana, capitán de las Águilas. Y Balaj, el nuevo héroe nacional, apuntó: “Nadie esperaba que ganásemos en Portugal. Colectivamente, hemos conseguido algo excepcional. Ahora esperamos repetir esta proeza en los próximos encuentros”. Dinamarca, Serbia y Armenia, los otros rivales del grupo I, ya saben que no pueden dar por descontado un triunfo contra la cenicienta y, más bien, que deben preocuparse por evitar el ridículo que sufrió Portugal.

 

Publicado por

Admin

Comunicador social y periodista. Apasionado por los deportes. Escritor de libros. Docente. Emprendedor y soñador, terco y persistente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *