El Mundial de Brasil-2014 con ojos de experto

La FIFA comenzó esta semana en Panamá, donde se reunieron los representantes de la Concacaf y la Conmebol, el recorrido para compartir con sus afiliadas el balance técnico del Mundial de Brasil-2014, realizado por el Grupo de Estudios Técnicos de la entidad. Tendencias destacadas y nuevos rumbos.
ColombiaMundial(2)Dos meses después de que cayó el telón de Brasil-2014, la FIFA comenzó a jugar el último partido de la Copa Mundo: compartir los resultados del análisis técnico y estadístico, realizado por el Grupo de Estudios Técnicos de la FIFA (TSG). Esta semana, en Panamá se reunieron los delegados de las 45 asociaciones que conforman la Concacaf (Confederación Centroamerican y del Caribe de Fútbol) y la Conmebol (Confederación Suramericana de Fútbol) y las conclusiones del documento oficial arrojaron un balance satisfactorio.

“Brasil-2014 fue fantástico. Lo viví como aficionado y estoy convencido de que fue el mejor de la historia, porque nos ofreció un fútbol alegre y muy ofensivo”, afirmó el exseleccionador colombiano Francisco Maturana, miembro de la Comisión de Fútbol de la FIFA. “Hemos visto una evolución táctica con respecto a 2010, pues el juego fue más directo. Se ofrecieron propuestas diferentes, los equipos arriesgaron más y también fueron capaces de reaccionar a situaciones diferentes en el juego”, expresó, por su parte, Jorge Luis Pinto, que condujo a Costa Rica al octavo lugar del torneo.

Para algunos, Brasil-2014 fue el mejor Mundial de la historia, aunque esas comparaciones, así estén basadas en cifras estadísticas, siempre están en fuera de lugar. Que fue por la cantidad de goles (171) es una necedad, porque, por ejemplo, en México-1970, al que siempre se señaló como el certamen más brillante de todos los tiempos, solo acudieron 16 equipos, es decir, la mitad de los que participaron en la tierra de la samba. Más goles no necesariamente significa mejor juego (tal vez, sí, más emociones), porque cabe recordar que dos duelos que terminaron sin goles fueron, precisamente, unos de los más emocionantes, vibrantes y mejor jugados del certamen: Brasil-México, en primera fase, y Holanda-Costa Rica, en cuartos, sin olvidar Holanda-Argentina, en semifinales.

El poderío ofensivo, sello característico del nuevo campeón mundial, fue la tendencia más destacada, según el panel de expertos del Grupo de Estudios Técnicos de la FIFA (FIFA.com).
El poderío ofensivo, sello característico del nuevo campeón mundial, fue la tendencia más destacada, según el panel de expertos del Grupo de Estudios Técnicos de la FIFA (FIFA.com).

Lo que sí es cierto, y así lo consigna el documento emanado del mismo comité que fue duramente cuestionado por elegir al argentino Lionel Messi como mejor jugador del torneo, es que la reciente Copa Mundo “se caracterizó por un fútbol ofensivo de alta calidad, excelentes jugadores y, en general, por una filosofía futbolística constructiva. El objetivo de los equipos era marcar para ganar los partidos, en lugar de evitar perder los encuentros y conceder goles”. No se necesita ser un experto para saber que el gran derrotado de Brasil-2014 fue el fútbol especulativo, defensivo que en otras ocasiones resultó tristemente triunfal. Se jugó un fútbol rápido, con ritmo y fuerza, como pocas veces se vio recientemente, razón por la cual los aficionados quedaron más que satisfechos.


También le podría interesar: Informe Técnico y Estadístico de Brasil-2014


“Las selecciones tendían a desdoblarse a partir de sistemas flexibles en lugar de formaciones estáticas. De tal suerte, los jugadores pudieron explotar de la mejor manera posible sus habilidades. Las escuadras más exitosas estuvieron óptimamente organizadas y plantearon esquemas muy efectivos, generalmente con cuatro hombres de contención”, consigna el documento. Eso indica que, de la misma manera que se observa en torneos internacionales a nivel de clubes, los que sobresalen y llegan a las instancias definitivas son aquellos que ofrecen alternativas, que pueden mutar en desarrollo del juego, que saben acomodarse a las circunstancias del partido y a las exigencias de cada rival.

El informe llama la atención sobre el talento de las jóvenes figuras: ya no es suficiente para sobresalir, menos si no está al servicio del colectivo (FIFA.com).
El informe llama la atención sobre el talento de las jóvenes figuras: ya no es suficiente para sobresalir, menos si no está al servicio del colectivo (FIFA.com).

El análisis dejó al descubierto un dato interesante: “Gran parte de las selecciones atacó con dos delanteros (a veces incluso tres), y las pocas escuadras que operaron con un único atacante debieron abandonar el torneo prematuramente”. En otras palabras, la intención ofensiva obtuvo réditos, en contraposición de otras ocasiones, en la que el fútbol amarrete salió airoso. Quizás como consecuencia del estilo impuesto por España en la última década, “El despliegue de juego de la mayoría de las selecciones se armó a ras del suelo, mientras que los balones largos no aportaron el éxito deseado”. No obstante lo anterior, “La calidad de los centros fue impresionante, conduciendo a 37 goles, con una ligera ventaja (20 goles) desde la izquierda sobre la derecha”. O sea, los desbordes por las bandas, que algunos creían extinto por la ausencia de punteros, cobraron vigencia y se convirtieron en una letal herramienta de desequilibrio.

En ese mismo sentido, producto de la calidad técnica de los futbolistas y de la intención ofensiva, “Las transiciones convirtieron el presente Mundial en un torneo especial. En ocasiones, pueden convertirse en la clave del éxito en el fútbol, ya que su ejecución puede significar la diferencia entre el triunfo y el fracaso”. En Brasil-2014, está claro, fueron sinónimo de éxito, gracias a que “Los equipos tendieron a avanzar rápidamente tras recuperar la pelota. Todos apelaron al contraataque como parte de su sistema. Treinta y cuatro de los 171 goles anotados provinieron de veloces transiciones o contragolpes”, en clara demostración de que la velocidad y la sorpresa son argumentos de mucho peso.

Según el informe, los equipos que obtuvieron éxito, como Argentina, fueron aquellos que ofrecieron alternativas tácticas y capacidad para reacomodarse según las exigencias del juego y del rival (FIFA.com).
Según el informe, los equipos que obtuvieron éxito, como Argentina, fueron aquellos que ofrecieron alternativas tácticas y capacidad para reacomodarse según las exigencias del juego y del rival (FIFA.com).

El estudio resalta, así mismo, una tendencia que no puede pasar inadvertida: “El Mundial de Suráfrica-2010 fue una demostración en cuanto a que la posesión del balón resulta vital para el triunfo. En 2014, hubo 21 partidos en los cuales los cuadros con una posesión inferior terminaron triunfando, resultado de transiciones vertiginosas y del contraataque”. España, estandarte del fútbol de toque (o tiquitaca), sufrió las consecuencias de no haber evolucionado: cayó eliminada en primera fase. “Las mejores selecciones querían ganar con estilo y no tenían temor a abandonar su esquema de juego por unos instantes si ello incrementaba sus posibilidades de éxito. Aunque manifestaron gran flexibilidad, nunca descuidaron del todo su organización inicial”, destacaron los expertos.

De manera contundente, el documento remarca la que, para los expertos, fue la clave del éxito en Brasil-2014: La tendencia es jugar al ataque y hacer todo lo posible para ganar y no saltar al campo simplemente a ‘no perder’. Adelantar las líneas para conseguir marcar tuvo más peso que jugar a defender la portería. Velocidad, habilidad y movilidad, al igual que el juego en corto y un gran espíritu de sacrificio por el colectivo también fueron factores determinantes para el éxito. El tempo de los partidos fue impresionante: Brasil-2014 ha sido posiblemente el Mundial más rápido de la historia”. Y se destacó algo significativo: “La mayoría de las selecciones, por no decir todas ellas, jugaron asumiendo muchos riesgos, lo que tuvo por resultado un fútbol muy vistoso a lo largo del torneo”.

Querar ganar, como premisa fundamental, y poseer herramientas, alternativas y mentalidad para hacerlo fueron la clave del éxito en Brasil-2014 (FIFA.com).
Querar ganar, como premisa fundamental, y poseer herramientas, alternativas y mentalidad para hacerlo fueron la clave del éxito en Brasil-2014 (FIFA.com).

Finalmente, los expertos del Grupo de Estudios Técnicos de la FIFA alerta sobre la que, en su concepto, es la realidad que se viene: “Este campeonato tendrá una gran repercusión en el desarrollo futuro de las promesas del fútbol, ya que los partidos demostraron que la formación debe hacer hincapié en el desarrollo de la técnica desde las edades más tempranas, combinado cuanto antes con la velocidad, la fuerza y el entrenamiento psicológico. El talento y la técnica individual han dejado de ser suficientes. Los jóvenes deberán trabajar muy duro para convertirse en verdaderos atletas, y dar aún más para pasar de ‘grandes jugadores’ a ‘futbolistas de talla mundial’. La técnica individual solo es eficaz cuando se despliega en sintonía con el esfuerzo colectivo y la filosofía de juego del equipo. La actitud mental es un aspecto igualmente determinante en el desarrollo del joven futbolista, ya que ha de estar dispuesto a sacrificar el éxito individual por el del conjunto”.

Este ciclo de conferencias relacionadas con el balance del Mundial de Brasil-2014 continuará en las próximas semanas, hasta finales de octubre. El segundo turno le corresponde a las asociaciones europeas, que se reunirán en San Petersburgo (Rusia) los días 16 y 17 de septiembre. El periplo continuará en África, con una cita prevista el 30 de septiembre y el primero de octubre, en El Cairo (Egipto). La última escala de este interesante ejercicio será en Kuala Lumpur (Malasia), en donde están presentes los representantes de Asia y Oceanía, del 29 al 31 de octubre.

 

Publicado por

Admin

Comunicador social y periodista. Apasionado por los deportes. Escritor de libros. Docente. Emprendedor y soñador, terco y persistente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *