Del 1 al 11, lo que nos dejó la primera fecha de las eliminatorias

Muy pocas certezas y multitudes de interrogantes dejó el primer envión del camino hacia la vigesimoprimera Copa Mundo. Grandes sorpresas, victorias históricas, reacciones inesperadas y los nervios alterados fueron el menú de los primeros 90 minutos. Esto apenas comienza.

Colombia Mundial en Contravía rumbo a Rusia-2018¿Alguien pensaba que el sufrimiento sería la tónica de las eliminatorias? ¿Alguien preveía que Argentina y Brasil, los dos gigantes del área, iban a comenzar con el pie izquierdo? ¿En las cuentas de alguien estaba que en la primera fecha no se registraban empates? ¿Alguien pensaba que tres de los visitantes iban a regresar a casa con el botín completo? Muchos creen que el fútbol suramericano se niveló por lo bajo, pero ¿estamos frente a una eventual rebelión de los chicos? ¿Los resultados de esta primera fecha dejan patas arriba el panorama de la eliminatoria a Rusia-2018?

Muy pocas certezas y multitudes de interrogantes, como los expuestos arriba, dejó el primer envión del camino hacia la vigesimoprimera Copa Mundo. Grandes sorpresas, victorias históricas, reacciones inesperadas y los nervios alterados fueron el menú que se conjugó en los primeros 90 minutos de un camino que, eso sí se sabe, será tortuoso para muchos (¿para todos?). Por primera vez en la historia, Argentina y Brasil cayeron el mismo día y, para colmo, la derrota de los dirigidos por Dunga es la primera en el comienzo de una eliminatoria. Uruguay logró un triunfo de altura en La Paz y Ecuador se quitó de encima el pesado piano de la historia para salir victorioso del Monumental de Buenos Aires. Y Chile continuó de fiesta, como si su Copa América aún no hubiera terminado.

Colombia Mundial en Contravía rumbo a Rusia-2018
Chile, como en la reciente Copa América, fue una fiesta: venció 2-0 a Brasil y dejó claro que es un gran candidato. El campeón continental se hace respetar con fútbol y goles.

Obviamente, como se volvió costumbre, el triunfalismo y el fatalismo están a la orden del día. Los enterradores de los medios de comunicación, con sus análisis destinados a conseguir aceptación en las cloacas sociales y no enfocados en brindarles elementos de juicio a los desorientados hinchas, se dan un verdadero banquete: matan a unos, resucitan a otros. Aunque quedan 17 partidos (el 94,4 de los previstos) y dos años de competencia, a algunos ya los dan por eliminados, se piden las cabezas de algunos técnicos y se festejan triunfos como si se hubieran dado en la final del Mundial. Extremos odiosos, sin duda, y alejados de la realidad, porque tal y como ocurrió en la reciente Copa América en el camino largo los grandes imponen su ley.

El siguiente es el balance de lo que nos dejó la primera fecha de la eliminatoria suramericana al Mundial de Rusia-2018:

1. Duro tropiezo de los gigantes
¿Alguien concibe la próxima Copa Mundo sin Argentina y Brasil? Suena descabellado, y más cuando apenas comienza a recorrerse un trayecto que, sin duda, tendrá más dificultades. Nadie esperaba que la Albiceleste y la Auriverde cayeran en el primer paso, pero está claro que pronto se levantarán. Por historia, por tradición, por el peso de la camiseta, por la calidad de sus jugadores, por jerarquía. Lo que sí es innegable es que ya no infunden miedo como antaño, y también es cierto que los chicos les perdieron el respeto. Tendrán que mejorar, y mucho, para darles razón a los pronósticos que los siembran con anticipación en Rusia-2018.

Colombia Mundial en Contravía rumbo a Rusia-2018
Brasil volvió a dar pena. Aunque no fue muy inferior a Chile, no tuvo respuesta cuando se vio en desventaja. Y del talento de antaño solo quedan los recuerdos.

2. ¿Ocho equipos por cuatro y medio cupos?
Solo Bolivia y Venezuela, dos cenicientas de la historia continental, se vieron en plan inferior. Ni siquiera Perú, a pesar de su caída contra Colombia en Barranquilla, dejó mala imagen. Los del altiplano, una vez más, no pudieron sacar provecho de los 3.600 metros de La Paz y cayeron con un equipo que, vaya ironía, entra en pánico en la altura. Los patriotas, por su parte, volvieron a pagar caro su escaso poder ofensivo y, para rematar, le brindaron en bandeja de plata a su rival. Paraguay, de pésima campaña en la eliminatoria anterior (fue último), y Ecuador (que había dejado dudas en la Copa América) se sumaron al vagón ocupado por los favoritos: Argentina, Brasil, Chile, Colombia y Uruguay, justamente los que representaron a Suramérica en el Mundial-2014. Se vislumbra una lucha muy cerrada, marcada por la irregularidad del rendimiento y, por supuesto, de los resultados, y probablemente la cosecha de puntos requerida para asegurar el cupo sea inferior a la prevista. Claro, aún es muy pronto para hacer vaticinios, pero desde ya a varios se les descuadró la caja.

3. Ser local, toda una tortura
Solo dos de los cinco equipos que actuaron en casa pudieron festejar: Colombia (contra Perú) y Chile (contra Brasil)
. La victoria de la Tricolor estuvo marcada por el sufrimiento y solo hubo un respiro al minuto 95 de juego, con el segundo tanto. El triunfo de la Roja generó gran ruido mediático, pero el trámite del partido dejó ver claro que no hubo tanta diferencia entre uno y otro. De hecho, Brasil pudo irse arriba en el marcador, porque la mayor parte del partido llevó la iniciativa, pero no supo reaccionar cuando se vio en desventaja. Tal y como ocurrió en eliminatorias anteriores, ser local pinta para tortura: cada vez es más difícil llevar el peso del juego, marcar los ritmos e imponer las condiciones. Los visitantes, algunos sin hacer demasiado, obtuvieron premios gordos. En esa tónica, el dueño de casa que se haga respetar sacará ventajas decisivas.

Colombia Mundial en Contravía rumbo a Rusia-2018
Uruguay no quiere sufrir, no quiere repechaje: a pesar de su reconocido pánico a la altura, la Celeste se trajo una histórica victoria de La Paz. Ahora será rival de Colombia.

4. Brasil y Argentina reaccionarán, sin duda
Aquel que crea que las dos potencias continentales están de capa caída y van a quedarse por fuera de Rusia-2018, está equivocado. Puede ocurrir, ciertamente, pero en una competencia tan extensa eso sería mucho más que asombroso. El pentacampeón orbital confirmó que se trata de la peor versión de su historia: un equipo tacaño, timorato, sin ideas creativas, sin alma, sin poder ofensivo, sin laterales desequilibrantes y, por el contrario, con una defensa más frágil que un flan, con un mediocampo plagado de picapiedras y con una delantera que sin Neymar es menos ofensiva que un madrazo. La Albiceleste demostró que, mucho que les pese a algunos, no tiene cómo reemplazar a Lio Messi. Sus compañeros lo extrañaron tanto, que nos ofrecieron la peor versión de las últimas décadas. Es difícil recordar una Argentina tan descompuesta, tan desdibujada, tan desprovista de un libreto y, lo más doloroso, tan desangelada. Pero, que nadie los entierre por anticipado, porque fieles a su historia y tradición se levantarán y se recuperarán, volverán a sonreír y serán protagonistas de la próxima Copa Mundo.

5. Uruguay y Paraguay quieren dar la pelea
Acostumbrados a las penurias de la repesca, que disputaron en las tres ocasiones desde que esta figura se estableció, los uruguayos comenzaron pegando duro en claro mensaje de que esta vez no quieren sufrir: vencieron en La Paz, una sede que habitualmente les resultó adversa. Sin Luis Suárez, ni Édinson Cavani, sus joyas ofensivas, los orientales les pusieron un punto alto a sus rivales: el que quiera sacar ventaja debe ganarle a Bolivia (y no todos lo harán). Los guaraníes, por su parte, demuestran que de la mano del Pelado Ramón Díaz están dispuestos a borrar esa triste historia de la pasada eliminatoria, en la que ocuparon un inédito último puesto. Le ganaron a Venezuela, un rival directo, y dijeron presente. Ya en la Copa América habían mostrado mejoría y ahora la ratifican. Puede que Argentina, Brasil, Colombia y Chile estén un poquitico más arriba, pero también es cierto que Uruguay y Paraguay no serán peritas en dulce camino de Rusia-2018.

Colombia Mundial en Contravía rumbo a Rusia-2018
Ecuador fue un carnaval en el estadio Monumental de Buenos Aires: le propinó a Argentina la primera derrota en eliminatorias desde el 5-0 de Colombia en 1993.

6. Chile crece; ¿cuál será su techo?
El flamante campeón continental dio el golpe de gracia en el primer compás: le propinó a Brasil la primera derrota de la historia en el debut de una eliminatoria. ¿Que el 2-0 a favor de los de Jorge Sampaoli fue demasiado generoso? Puede ser, pero así es el fútbol. Brasil asumió la iniciativa, pero fue absolutamente inofensivo; a sus volantes y delanteros no se les cayó una idea ni por equivocación. Y su defensa, como ocurrió en el Mundial-2014 y en la Copa América, de nuevo fue excesivamente permeable. Chile aguantó, tuvo paciencia, mantuvo su estilo y obtuvo un premio grande. Cuando muchos creían que el partido se encaminaba rumbo al cero a cero, su ya reconocido poder ofensivo cambió la historia. ¿Cuál es el techo de la Roja? De posible animador, el elenco austral pasó a ser un candidato obligado y, sobre todo, un rival temible.

7. ¿Colombia recuperará la memoria?
La victoria sobre Perú sirvió para paliar un poco la preocupación, pero el propio técnico José Pékerman prendió las alarmas: este es un equipo en formación, más allá de que se mantenga la base que protagonizó la formidable campaña en Brasil-2014. Las alternativas, en general, se vieron lejos de los jugadores a los que sustituyeron y, especialmente en el segundo tiempo, el equipo anduvo vagando sin rumbo claro, a merced de su rival. Los laterales siguen siendo un dolor de cabeza y sin James Rodríguez la creación es un albur. Adelante, sin que infunda el temor de otras épocas, el poder se mantiene y, gracias a él, se logró resolver favorablemente esta dura papeleta que fue Perú. Hay que darle un compás de espera a la Tricolor, siempre y cuando los resultados la acompañen, porque cuando lleguen las derrotas (que llegarán, por supuesto) el nerviosismo y el triunfalismo de muchos pueden causar un gran daño.

Colombia Mundial en Contravía rumbo a Rusia-2018
Los hinchas bolivianos hicieron su tarea, colmando las tribunas del estadio Hernando Siles Suazo de La Paz, pero en el campo de juego el equipo no respondió. 

8. ¿Un Mundial sin Brasil?
Este es el único país que estuvo presente en las anteriores veinte ediciones de la Copa Mundo, pero algún día estará ausente. ¿Será en Rusia-2018? Amén de la jerarquía, del peso de la historia, del talento de algunos de sus jugadores y del temor que aún infunde en determinadas circunstancias, está claro que este es el peor Brasil de la historia. Y esa condición, sin duda, le hará sufrir lo indecible en procura del cupo mundialista. Plano, sin ideas, con una defensa menos resistente que una gelatina, con un mediocampo sin liderazgo ni genialidad y con unos delanteros torpes y chocadores, el panorama para los dirigidos por Dunga es incierto, color gris con tendencia a lo oscuro. En este largo camino, sin embargo, es probable que encuentre alternativas que le ayuden a solucionar sus graves problemas, pero la verdadera solución solo se dará cuando dé un paso atrás, borre de un tajo este estilo picapiedrero y vuelva a refugiarse en el talento innato de sus futbolistas. Con Dunga, eso sí, poco o nada cambiará.

9. Argentina y Messi: ni contigo, ni sin ti
Para todos aquellos que culpaban a Lionel Messi de los males de Argentina, la derrota con Ecuador fue una dura cachetada. No solo porque nunca había caído con ese rival en casa, porque desde el famoso 0-5 con Colombia en 1993 no perdía como local en eliminatorias, sino porque la Albiceleste fue un fantasma. La versión que ofrecieron los jugadores escogidos por el Tata Martino fue perversa: mal en defensa, mal en creación, mal en ataque. Ni el DT, ni los jugadores buscaron excusas y reconocieron que fue una noche de pesadilla, pero está claro que para no sufrir más de lo necesario Argentina necesita mucho más que a Lio Messi en plenitud. Si el resto de jugadores no consigue darle una mano con un rendimiento individual y colectivo decente, Argentina corre el riesgo de terminar igual que en el Mundial y en la Copa América: frustrada y aburrida, porque Messi no fue suficiente. Arduo trabajo para Gerardo Martino, que debe convertir su constelación en un verdadero equipo. La presión está llegando al máximo y nuevas derrotas pueden desembocar en un callejón sin salida. Y se viene Uruguay, el clásico rival del río de La Plata, el enemigo íntimo que busca revancha.

Colombia Mundial en Contravía rumbo a Rusia-2018
Paraguay ya no es el mismo que ocupó el último lugar en la pasada eliminatoria. El arquero Ántony Silva lo sabe, y por eso celebra la victoria frente a Venezuela.

10. Venezuela y Bolivia: ¿descartes?
Es demasiado prematuro para enterrar a alguno de los participantes, pero es claro que venezolanos y bolivianos se mostraron en plan inferior. Tanto los patriotas como los del altiplano pagaron muy caro su prácticamente nulo poder ofensivo: sin Juan Arango los unos y sin Marcelo Moreno Martins los otros, perdieron en casa y, lo peor, no dieron pie para elogio alguno. Ambos elencos arrancan procesos y, por eso, hay que abrirles un compás de espera, aunque también es claro que no se les vieron respuestas futbolísticas adecuadas como para guardar esperanzas. Tras aquella ilusión de acudir por primera vez a un Mundial, en la eliminatoria a Suráfrica-2010, Venezuela volvió a sus andanzas del pasado, mientras que los bolivianos aún viven del recuerdo de aquella fantástica generación que los llevó a Estados Unidos-1994. Que nadie los dé por muertos, porque seguro pondrán más de una zancadilla.

11. Esto apenas comienza: jueguen, muchachos
Ni velorios, ni campanas al vuelo. Es muy temprano para creerse con el tiquete en el bolsillo, en el caso de los que pegaron primero, y demasiado prematuro para sentirse eliminado, en el caso de los que dieron un paso en falso. Está demostrado hasta la saciedad que esta eliminatoria con el sistema de todos contra todos es un camino retrechero y traicionero, en el que no hay tregua. Los grandes recuperarán la compostura y sacarán la casta y alguno otro flaqueará. No es hora de lanzar juicios definitivos, tampoco de echarse a llorar sin consuelo. Esto apenas comienza, y en los 17 partidos restantes, con toda seguridad, el panorama cambiará: ¡Jueguen, muchachos!

Colombia Mundial en Contravía rumbo a Rusia-2018
La Selección Colombia tiene que mostrar las garras que en la pasada eliminatoria y en el Mundial de Brasil-2014 le permitieron ser protagonista. El equipo está en deuda futbolística, a pesar de la victoria sobre Perú en Barranquilla.

Publicado por

Admin

Comunicador social y periodista. Apasionado por los deportes. Escritor de libros. Docente. Emprendedor y soñador, terco y persistente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *