Comienza la danza de los millones

Manchester United, rey del mercado de traspasos en Europa, es el gran ausente de la Champions League, que pone en marcha la fase de grupos. Barcelona, Atlético Madrid, Milán, Chelsea, Bayern Munich y Borussia Dortmund, en pos de la corona del Real Madrid.

ColombiaMundial(2)Rueda el balón de la Champions League, con 32 clubes en pos de la corona que ostenta el Real Madrid. Curiosamente, producto de los multimillonarios movimientos que se dieron durante el pasado verano, el club blanco no es el favorito para alzar la Orejona en mayo de 2015, pues en el arranque de la temporada europea algunos de sus rivales dieron pasos más firmes. Lo más curioso del caso es que el equipo que rompió el chanchito, el que estremeció el mercado de traspasos, no está en la competencia: el Manchester United.

Inglaterra (1052 millones de euros), España (535 millones), Italia (328 millones), Alemania (315 millones) y Francia (126 millones), en ese orden, fueron los países que más dinero movieron este verano, un mercado influenciado por los resultados del Mundial de Brasil-2014. De hecho, dos de los tres fichajes más caros fueron protagonizados por jugadores que sobresalieron nítidamente en la Copa Mundo: el argentino Ángel Di María, que salió del Real Madrid y recaló en el Manchester United, a cambio de 84 millones de euros, y el colombiano James Rodríguez, que abandonó las filas del AS Mónaco francés para, irónicamente, ocupar el lugar del gaucho en la casa blanca, tras un desembolso de 80 millones de euros.

Difícilmente, de acuerdo con las tendencias marcadas, el campeón será de un país diferente a esos cinco. Desde la temporada 1994-95, cuando se coronó el Ajax holandés (sobre el AC Milán), solo celebró un equipo un país distinto a Inglaterra, España, Italia, Alemania o Francia: fue en la campaña 2003-04, en la que el trofeo cayó en manos del FC Porto portugués (verdugo del Mónaco). Es más: hay que echar más para atrás en el récord del torneo para descubrir el último campeón galo: fue el Marsella, vencedor en 1992-93 (derrotó al AC Milán). Por eso, no es raro que los equipos de esas nacionalidades hayan sido, precisamente, los que giraron los cheques más jugosos del receso veraniego.

A pesar de que el Manchester United no competirá esta temporada en Europa, conmocionó el mercado de fichajes con la contratación del argentino Ángel Di María (UEFA.com).
A pesar de que el Manchester United no competirá esta temporada en Europa, conmocionó el mercado de fichajes con la contratación del argentino Ángel Di María (UEFA.com).

Una sensación que reina en el ambiente es que Real Madrid no es el mismo que en mayo pasado alzó por décima ocasión el ansiado trofeo. Si bien incorporó al alemán Toni Kroos, figura del Bayern Munich multicampeón y de la Alemania vencedora en la Copa Mundo, y a James, las salidas del arquero Diego López, del volante Xabi Alonso y de Di María parecen haberle restado poderío al conjunto de Carlo Ancelotti. El flojo arranque en la Liga Española, dos derrotas en tres presentaciones (incluida una en el clásico madrileño), parece confirmar los temores de los hinchas blancos. Gastó 120 millones de euros y recuperó con ventas 113,9 millones, para acreditar un saldo en rojo de 6,1 millones. Un saldo en rojo que, valga decirlo, en el campo de juego se antoja más amplio.


También le puede interesar: El estudio Transfer Review 2014-15, elaborado por la compañía Prime Time Sport


Barcelona, en cambio, tras un año sin celebraciones, echó la casa por la ventana. El técnico Luis Enrique pidió y la directiva contrató: fueron desembolsados 157 millones de euros, 81 de ellos para hacerse de los servicios del polémico delantero uruguayo Luis Suárez. El volante croata Ivan Rakitic, el portero chileno Claudio Bravo y el zaguero francés Jeremy Mathieu fueron las otras incorporaciones. El club blaugrana, sin embargo, solo recaudó 79,8 millones en ventas, por lo que su desbalance económico es de 77,2 millones de euros. Un hueco que solo podrá ser tapado con títulos, porque de lo contrario el sobregiro se convertirá en un búmeran muy peligroso para los directivos. El arranque de la temporada, en todo caso, despierta la ilusión de los hinchas catalanes, que ya sin el controvertido tiquitaca ansían volver al círculo de los ganadores.

El croata Mario Mandzukic, inconforme en el Bayern Munich de Pep Guardiola, ahora encabeza el ataque del Atlético Madrid del Cholo Simeone (UEFA.com).
El croata Mario Mandzukic, inconforme en el Bayern Munich de Pep Guardiola, ahora encabeza el ataque del Atlético Madrid del Cholo Simeone (UEFA.com).

Por su parte, el Atlético Madrid, derrotado en la final de Lisboa, renovó su ataque: salieron el íbero-brasileño Diego Costa (al Chesea) y el español David Villa (al fútbol estadounidense) y llegaron el croata Mario Mandzukic (del Bayern Munich) y el francés Antoine Griezmann (de la Real Sociedad). Con ellos alternará el prometedor italiano Alessio Cerci, figura del AC Torino. El elenco dirigido por Diego Simeone mantuvo la misma tónica de temporadas anteriores: se desprendió sin dramas de sus jugadores más cotizados y puso el ojo en otros de los que espera brinden jugosos réditos deportivos, no solo económicos. De los tres grandes españoles, fue el que menos gastó (105 millones de euros), síntoma de respaldo a una nómina que ha brindado grandes satisfacciones.

El AC Milán, cuya última corona continental se dio en 2007, fue otro que apostó, y duro, a pesar de que los clubes italianos prefirieron ser prudentes en sus inversiones. Su principal contratación fue significativamente barata: el español Fernando Torres. A préstamo, costará solo 9,5 millones de dólares, de los 13,3 que le cuesta al Chelsea inglés el contrato del atacante. El portero ibérico Diego López, el también delantero francés Jeremy Menez y el zaguero brasileño Alex (estaba en el PSG) completan la lista de refuerzos del club rossonero, que espera reeditar sus épocas de gloria en el certamen continental. También en plan de salir del ostracismo y de regresar a los primeros planos, el Liverpool inglés se movió con fuerza. Los diablos rojos, cuya última corona europea fue conquistada en 2005 (justamente sobre los milaneses), salieron de Luis Suárez, pero no escatimaron gastos para reforzarse.

El brasileño nacionalizado español Diego Costa salió del Atlético Madrid tentado por el carisma del portugués José Mourinho, DT del Chelsea inglés (FIFA.com).
El brasileño nacionalizado español Diego Costa salió del Atlético Madrid tentado por el carisma del portugués José Mourinho, DT del Chelsea inglés (FIFA.com).

De hecho, tras el Manchester United, Liverpool fue el club inglés que más gastó: 147 millones de euros. El atacante italiano Mario Balotelli, tanto o más polémico que Suárez, fue su fichaje estrella, a pesar de que la cifra del traspaso no fue demasiado elevada: 20 millones de euros. Le sustrajo al Southampton, revelación de la Liga Premier en la campaña anterior, al defensor bosnio Dejan Lovren y al delantero inglés Adam Lallana. Así mismo, por 50 millones de euros desembarcaron en la tierra de los Beatles el lateral izquierdo español Alberto Moreno (del Sevilla), el volante serbio Lazar Markovic (del Benfica) y del centrocampista alemán Emre Can (del Bayer Leverkusen). Si bien no son nombres del peso futbolístico de los más connotados, por tradición e historia Liverpool será un rival de cuidado para todo aquel que se lo cruce en el torneo.

Por el bando alemán, la intención de Bayern Munich y Borussia Dortmund es reinar en Europa así como la Mannschaft lo hizo en Brasil-2014. Protagonistas de la final de 2013, los dos gigantes teutones mantienen su cabeza a cabeza en procura de la supremacía. Luego de ganar la Bundesliga al galope, el club de Pep Guardiola realizó unos pocos retoques, uno de ellos de urgencia: Xabi Alonso, el as del mediocampo del Real Madrid en la conquista de la Champions League, aterrizó para ocupar el lugar de su compatriota Javi Martínez, lesionado. Suplirá a Toni Kroos, que curiosamente llegó a la casa blanca. El arquero Pepe Reina, el zaguero marroquí Mehdi Benatia y el lateral Juan Bernat completaron el rompecabezas. Con antelación, Robert Lewandowski enriqueció su poder ofensivo. Los amarillos, por su parte, sumaron al italiano Ciro Immobile (para suplir al polaco) y al colombiano Adrián Ramos (revelación con el discreto Hertha Berlín), y recuperaron al japonés Shinji Kagawa.

Con el atacante italiano Mario Balotelli, entre otros, el Liverpool inglés intentará volver a ser protagonista en Europa. Un viejo conocido que encarna un peligro inminente para otros aspirantes (UEFA.com).
Con el atacante italiano Mario Balotelli, entre otros, el Liverpool inglés intentará volver a ser protagonista en Europa. Un viejo conocido que encarna un peligro inminente para otros aspirantes (UEFA.com).

El rey del mercado, sin embargo, fue el Manchester United. Ausente de Europa por primera vez en 24 años, el club inglés renovó su envejecida nómina. El holandés Louis van Gaal llegó para ocupar el banquillo técnico que consagró al escocés Alex Ferguson y tras él arribaron defensor inglés Luke Shaw (del Southampton), el lateral izquierdo español Ander Herrera (del Athletic Bilbao), el zaguero holandés Daley Blind (del Ajax) y, especialmente, las dos bombas del mercado: el mediapunta argentino Ángel Di María (del Real Madrid) y el delantero colombiano Radamel Falcao García (del AS Mónaco). Los diablos rojos desembolsaron 193,5 millones de euros, y eso que el samario llegó en cesión. La intención es recuperar el protagonismo perdido tras el retiro de Ferguson y sustentar un proyecto exitoso a largo plazo. Eso sí, un fracaso deportivo podría significar un duro tropiezo económico, pues el P&G del ManU marcó número rojos: 151,8 millones de déficit.

Rueda el balón de la Champions League, con 32 clubes en pos de la corona que ostenta el Real Madrid. Curiosamente, el club estrella del mercado de fichajes no estará presente y los aficionados extrañarán el desequilibrio del argentino Ángel Di María y los goles del colombiano Radamel Falcao García. De resto, más que una competencia deportiva en la que solo unos pocos en verdad pueden aspirar a la corona, el torneo será una puja entre gigantes económicos. Es cierto que en el fútbol la plata no juega, de la misma manera que en la vida el dinero no es la felicidad; pero en ambos casos ayuda, y mucho. Es la danza de los millones…

 

Publicado por

Admin

Comunicador social y periodista. Apasionado por los deportes. Escritor de libros. Docente. Emprendedor y soñador, terco y persistente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *