Colombia vs. Argentina, por más que el orgullo

Al partido de este martes en Barranquilla se llega en medio de un ambiente tenso, cargado de presión y de ‘obligaciones’, a sabiendas de que el resultado de este duelo puede marcar el rumbo de alguno de los contendores.

Colombia Mundial en Contravía rumbo a Rusia-2018En peor momento no les pudo llegar el enfrentamiento a Colombia y Argentina. Justo ahora, que ambos están inmersos en las dudas y la incertidumbre, cuando hay pocas certezas y sí muchas inquietudes, la Tricolor y la Albiceleste se ven las caras en Barranquilla. Será con ocasión de la cuarta fecha de las eliminatorias al Mundial de Rusia-2018, la última de las previstas en este 2015. Un partido que, más allá de lo futbolístico, ofrece condimentos especiales por las características de la rivalidad y, sobre todo, porque para el hincha colombiano es el partido que no se permite perder.

Es tal la inquina que algunos sienten por Argentina, que se conforman con ganar esos partidos, así Colombia quede eliminada de la Copa Mundo. Un muestra de la faceta estúpida del hincha, la sinrazón de un sentimiento ciego, dañino, que provoca un efecto parecido al de los celos en una relación: dizque así se manifiesta el amor que se siente. Por eso, duele más la humillación de una derrota que la eliminación, porque en las últimas décadas los medios de comunicación se dedicaron a exacerbar los ánimos, a sembrar cizaña, a alimentar odios, con contradicciones tales como la actual: el cuerpo técnico de Colombia está conformado ¡por argentinos!

Colombia Mundial en Contravía rumbo a Rusia-2018
El hincha colombiano, con el espíritu revitalizado tras el empate en Santiago, espera con optimismo el duelo frente a Argentina en Barranquilla. ¿Habrá carnaval?

Favoritas para adjudicarse un cupo directo a Rusia-2018, Argentina y Colombia no engranan todavía en este comienzo de la dura y difícil eliminatoria. De hecho, ambas están por fuera de la fiesta ecuménica en este momento: la Tricolor ocupa la sexta casilla, con los mismos 4 puntos que Brasil, cuarto, y que Paraguay, quinto, pero superada por el gol diferencia. La Albiceleste, por su parte, es novena, sin victorias, con apenas dos puntos y un gol anotado y arriba nada más que de Venezuela. Por eso, al partido se llega en medio de un ambiente tenso, cargado de presión y de ‘obligaciones’, a sabiendas de que el resultado de este duelo puede marcar el rumbo de alguno de los contendores.

Colombia Mundial en Contravía rumbo a Rusia-2018
James Rodríguez, autor del gol contra Chile, será el conducto de la Tricolor. Las miradas de los hinchas se enfocan en el talentoso cucuteño para que nos guíe a una victoria.

De hecho, así ocurrió en el pasado. En 1993, cabe recordarlo, Colombia venció 2-1 en Barranquilla y luego se impuso 5-0 en Buenos Aires, para clasificar directamente a Estados Unidos-1994. Argentina tuvo que disputar el repechaje contra Australia para inscribir su nombre en la cita ecuménica. Hace cuatro años, así mismo, la derrota en la Arenosa significó el fin del corto ciclo a cargo de Leonel Álvarez y la posterior llegada de José Pékerman al mando de la Tricolor, con las alegrías que todos conocemos y disfrutamos durante el Mundial de Brasil-2014. Ese triunfo, valga decirlo, relanzó a la Albiceleste, que también había comenzado con el pie izquierdo, y la catapultó sin más tropiezos hasta la tierra de la samba.

Colombia y Argentina llegan con el corazón envalentonado y el ánimo reforzado, luego de los resultados obtenidos en la fecha anterior. La Tricolor arrancó en Santiago un empate con sabor a victoria sobre Chile, el equipo de moda en Suramérica. Un 1-1 que tuvo sabor a victoria, que bien pudo haber sido una victoria, que mereció haber sido una victoria. Los de Pékerman mostraron su mejor cara después del Mundial-2014, recuperaron la memoria futbolística y enredaron al campeón continental, que terminó a su merced. Argentina, con numerosas y sensibles bajas, terminó amargada por la igualdad con Brasil, en una desteñida versión del clásico continental. Amargada porque pudo ganar, porque debió ganar, pero la falta de contundencia le dio vida al rival y no pudo evitar que le robaran dos puntos.

Colombia Mundial en Contravía rumbo a Rusia-2018
El técnico José Pékerman alista sus mejores armas para tratar de conseguir un triunfo que acerque a la Tricolor al Mundial de Rusia-2018.

En una decisión que para algunos fue desesperada, el DT Pékerman le cambió la cara al once inicial en Santiago. Formó una línea de tres volantes con Carlos Sánchez, Daniel Torres y Alexánder Mejía y así logró cortar los circuitos ofensivos de los australes. Además, adelante estrenó la dupla de Jackson Martínez, que hacía rato pedía pista como titular, y Luis Fernando Muriel. Contra Argentina, seguramente algunos de esos nombres cambiarán, porque Martínez se lesionó, Sánchez (así como Santiago Arias) está suspendido y alguno de los volantes le dará paso a un compañero de corte más ofensivo para acompañar a James Rodríguez. Lo cierto es que el estratega dejó claro que para él no hay intocables, que no es ajeno a las críticas, que él también se da cuenta quién juega bien y quién lo hace mal y, por supuesto, que es capaz de tomar decisiones drásticas si las circunstancias así lo ameritan.

Colombia Mundial en Contravía rumbo a Rusia-2018
Carlos Bacca y Luis Fernando Muriel, el mejor contra Chile, son dos alternativas ofensivas con que cuenta el técnico Pékerman para enfrentar a Argentina.

Carlos Carbonero, Edwin Cardona, Freddy Guarín, Adrián Ramos, Macnelly Torres, Carlos Bacca y Teófilo Gutiérrez son los jugadores que sobresalen como alternativas para refrescar la nómina y darle más poder ofensivo frente a una Argentina que, pese a las bajas, también tiene lo suyo. Lo más importante es que Colombia reaccionó, y positivamente, tras la dura derrota sufrida en Montevideo contra Uruguay (0-3), el pasado mes de octubre. Si bien se conviene que es mucho lo que falta para que le equipo vuelva a ser aquel que tantas alegrías nos proporcionó en la eliminatoria pasada, la cara ofrecida en Chile renovó las esperanzas y volvió a dibujar la sonrisa en el rostro del hincha. Es más: hasta despertó de nuevo ese enfermizo triunfalismo tan colombiano, que se encuentra en su máxima expresión en la antesala del duelo contra la Albiceleste.

En la víspera del choque con Chile, pocos o casi ninguno apostaba por un resultado favorable; la mayoría dada por descontada una derrota y muchos sufrían pesadillas con una nueva goleada. Un pesimismo alimentado por las hienas de los medios de comunicación y los buitres de las cloacas sociales, empeñados en sacar al DT argentino por la puerta de atrás para forzar la llegada de uno de sus entrañas que les permita volver a disfrutar de los dañinos beneficios del pasado. Ahora, en cambio, a nadie se le pasa por la cabeza una derrota, pocos se conforman con un empate y algunos celebran por anticipado una victoria. Viejo vicio de la falta de cultura del hincha colombiano, ligero para analizar y terriblemente influenciable por aquellos que saben cómo distorsionar la realidad.

Colombia Mundial en Contravía rumbo a Rusia-2018
Pese a las bajas, Argentina es un rival de mucho respeto, tal y como lo demostró hace pocos días frente a Brasil. En Barranquilla no pierde desde 1993.

Hay algo que no se puede perder de vista: esta Colombia no es la misma de las eliminatorias pasadas y tampoco la del Mundial-2014. Sí, es cierto, el cuerpo técnico es el mismo, la base es la misma, pero las circunstancias y el presente son distintos. Y en el fútbol, como en la vida, lo único que vale es el presente. Y el presente nos enseña que este es un conjunto en formación, en proceso de renovación, en busca de nuevos líderes que puedan soportar la ilusión y guiar al colectivo. Lo ocurrido contra Chile alimenta la ilusión, pero hay que confirmarlo. Y no solo en el juego contra Argentina, sino en el resto del camino espinoso que conduce hacia Rusia-2018. Porque, y eso debe quedar claro, sea cual sea el resultado del partido de este martes en Barranquilla, nadie quedará clasificado, nadie quedará eliminado.

Colombia Mundial en Contravía rumbo a Rusia-2018
En la novena casilla de la tabla de posiciones y sin una victoria en su haber, Argentina no pierde el optimismo camino del Mundial de Rusia-2018. Es un rival de cuidado.

El grupo ya cayó y supo levantarse, los consentidos de la prensa se dieron cuenta de que no son intocables y que deben ceder su lugar si hay otros en mejor forma y el técnico entendió que es necesario que meta la mano para provocar reacciones, porque a punta de charlas privadas a veces no es suficiente. Contra Argentina es el partido del orgullo, se sabe, pero ese factor no puede desviar la atención de lo único que es importante: dar un paso en firme en la conformación de un equipo competitivo que nos permita volver a clasificar a la Copa Mundo. Ganarle a Argentina de nada servirá si en octubre de 2017 nos vemos enfrentados a la dura realidad de quedar eliminados, como ocurrió camino de Corea del Sur y Japón-2002, Alemania-2006 y Suráfrica-2010. Y no debe olvidarse que tras esta fecha la eliminatoria entra en receso hasta el 24 de marzo de 2016, por lo que habrá tiempo suficiente para analizar, para reflexionar y, por supuesto, para cambiar y mejorar. O, visto desde el extremo de los fatalistas enterradores, para rasgarse las vestiduras.

Argentina llegó a Barranquilla con un cúmulo de bajas importantes, pero a sabiendas de que allí en el pasado obtuvo resultados favorables. Cuatro años atrás venía de una inesperada caída con Venezuela, en Puerto La Cruz, y de un desteñido empate como local contra Bolivia, los dos elencos más débiles de la región. Y ese 15 de noviembre de 2011, gracias a un buen segundo tiempo, logró remontar el gol de Dorlan Pabón para adjudicarse la victoria con tantos de Lionel Messi y Sergio ‘Kun’ Agüero. Tras esa victoria, la Albiceleste solo cayó una vez más (frente a Uruguay, como visitante, en la última fecha) y terminó como líder de la eliminatoria, precisamente arriba de Colombia. Y llegó con el orgullo picado, no solo por esa inédita novena posición, sino también por haber perdido la oportunidad de vencer a Brasil.

Colombia Mundial en Contravía rumbo a Rusia-2018
El técnico Gerardo ‘Tata’ Martino sabe que está cuestionado por no haber podido conseguir el rendimiento óptimo con Argentina. Sin embargo, se aferra a sus convicciones y espera una reacción positiva de sus dirigidos.

Messi, Agüero, Carlitos Tévez, Javier Pastore, Pablo Zabaleta, Ezequiel Garay (lesionados) y el suspendido Facundo Roncaglia son las bajas que acusa el elenco de Gerardo ‘Tata’ Martino. Los cinco primeros estuvieron ausentes contra Brasil, mientras que el último se les sumó al recibir una segunda amonestación. De nuevo, entonces, el DT argentino se enfrenta a la tarea de rearmar el rompecabezas, de buscar conformar un colectivo competitivo que le permita, de una vez por todas, sumar la primera victoria de la campaña. ¿Será en Barranquilla? Nadie puede descartarlo, por la categoría de los jugadores que saltarán al terreno de juego, prácticamente los mismos que amargaron largo rato a Brasil y solo cedieron en su empeño cuando bajaron el ritmo producto del desgaste físico.

Nicolás Ottamendi, Javier Mascherano, Lucas Biglia, Éver Banega, Ángel Di María, Ezequiel Lavezzi y Gonzalo ‘Pipita’ Higuaín, amén de Paulo Dybala, Nicolás Gaitán, Érik Lamela o Ángel Correa, son jugadores de primerísimo nivel y así lo han demostrado en sus respectivos equipos y también en la Albiceleste. Por eso, el peor error que puede cometer Colombia es menospreciar a esta Argentina por el simple hecho de venir con su potencial ofensivo minado. Personalidad, carácter, sacrificio, oficio y experiencia son algunas de las virtudes que exhibe el cuadro de Martino, argumentos suficientes para, sumados al talento, complicarle la vida a Colombia. En el Mundial-2014, con varios de estos mismos, pocos creían en Argentina, y llegó a la final; igual ocurrió en la pasada Copa América, y también disputó el partido decisivo, así que el único error que no se puede cometer contra Argentina es creerla muerta.

Colombia Mundial en Contravía rumbo a Rusia-2018
Colombia vs. Argentina es tan solo un partido de fútbol, no una cuestión de vida o muerte. Un juego, solo un juego, que hay que vivir con pasión y disfrutarlo.

Colombia vs. Argentina es el partido del orgullo, pero no es más que una de muchas batallas que se librarán en esa larga guerra que es la eliminatoria al Mundial de Rusia-2018. Y se sabe que es posible perder una o varias batallas y al fin de cuentas ganar la guerra, así que no hay que dejarse involucrar en ese espiral de odios y pasiones dañinas que nos quieren vender a través de los medios de comunicación y las podridas cloacas sociales. Afortunadamente, no es un juego de vida o muerte, porque lo único que está en riesgo, además de los tres puntos, es el ego de algunos que todavía no quieren entender que el fútbol es nada más un juego, un simple juego…

 

Publicado por

Admin

Comunicador social y periodista. Apasionado por los deportes. Escritor de libros. Docente. Emprendedor y soñador, terco y persistente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *