Champions League: cuatro por la gloria

Dos elencos españoles, uno alemán y otro inglés disputarán el trofeo de clubes más importante del Viejo Continente. Para algunos, los duelos semifinales ya tienen cartas marcadas, pero…

Colombia Mundial en Contravía rumbo a la Copa América CentenarioEliminado el rey, ¿cuál será el nuevo rey? Al fabuloso FC Barcelona no le bastaron su temible tridente de Messi-Suárez-Neymar, su asombrosa capacidad para reinventarse y el ADN más triunfador del fútbol mundial en los últimos tiempos para convertirse en el primer equipo capaz de ganar al Champions League dos veces consecutivas. Ahora, son cuatro los aspirantes a su corona vacante: Real Madrid, Bayern Munich, Atlético de Madrid y Manchester City, en orden de historia y tradición en el Viejo Continente. Las cartas están sobre la mesa, pero está claro que los jugadores están cañando y que todos tienen ases bajo la manga. ¡Hagan sus apuestas!

Colombia Mundial en Contravía rumbo a la Copa América Centenario
La imagen que pocos creían se podía ver: Barcelona, rey continental y orbital, de espaldas a la victoria y eliminado (UEFA.com).

Paris Saint-Germain, Chelsea, Benfica, Zenit San Petersburgo, Gent, Wolsburgo, Roma, Arsenal, Juventus, PSV Eindhoven, Dinamo Kiev y Barcelona quedaron en el camino desde que a mediados de febrero se pusieron en marcha las rondas de eliminación directa en el torneo de clubes más importante del Viejo Continente. Algunos invitados de honor sin reales posibilidades de consagración, otros protagonistas y candidatos que asumieron su destino como un fracaso difícil de digerir, no alcanzaron a llenar los requisitos necesarios para hacer parte de la fiesta del final four. Una fiesta que, dicho sea de paso, sobre el papel y según la elemental óptica del hincha, guiado por los medios de comunicación que actúan como cajita de resonancia de algunos equipos, ya tiene las cartas marcadas.

Desde los patéticos cuarteles españoles, caracterizados por la soberbia de un país que no ha sabido asimilar su nuevo rol como protagonista de primer nivel en el concierto internacional (especialmente a nivel de selecciones), nos prometen una final madrileña, la revancha del 2014. Ampliando un poquito las fronteras de la opinión, desde Alemania nos recuerdan que son los actuales reyes del planeta fútbol y que, por ende, su Bayern Munich debe ocupar un lugar en la final. Y con menos fanfarria, con el volumen más bajo, desde las islas británicas nos indican que los inventores del fútbol son, por derecho propio, legítimos aspirantes a una corona que les resultó particularmente esquiva en la última década, con cuatro finales perdidas.

Colombia Mundial en Contravía rumbo a la Copa América Centenario
El arquero Joe Hart es prenda de garantía en el arco de Manchester City, el único semifinalista que no ganó la Copa (UEFA.com).

Manchester City vs. Real Madrid
Según el idioma en que se hable, cambia el destino de la serie. En español, con los poderosos picó de la casa blanca, se anuncia una nueva final en procura de la undécima consagración continental. Pasado el susto de los cuartos de final frente a un discreto Wolfsburgo alemán, el equipo de Zinedine Zidane ahora se cree invencible. Tan cerca, pero también tan lejos de una nueva vuelta olímpica, los blancos echan chapa de su poderío ofensivo, al que consideran incontenible, para infundir temor. En inglés, con la acostumbrada flema de los británicos, se expone la solidez del conjunto del chileno Manuel Pellegrini, el ‘chico’ de esta ronda.

Es el hambre de gloria de uno, que nunca saboreó las mieles del triunfo con la Orejana en sus manos, contra la gula insaciable de otro que corre el riesgo de indigestarse por ese exceso llamado triunfalismo. Haber eludido al Bayern Munich del odiado Pep Guardiola es un triunfo para los hinchas madridistas; haber eludido al Atlético de Madrid del odiado Diego ‘Cholo’ Simeone es un triunfo para los hinchas madridistas; haber quedado enfrentados al Manchester City inglés es un triunfo para los hinchas madridistas. La calidad técnica de los alemanes infunde temor, así como la asfixiante presión del cerrojo defensivo de los colchoneros. Entonces, por descarte, los ciudadanos son vistos como el mejor rival para los blancos, camino de una hipotética nueva final. No cabe duda de que muchos creen que la semifinal será un mero trámite para Real Madrid.

Colombia Mundial en Contravía rumbo a la Copa América Centenario
El poderío ofensivo que encabeza Cristiano Ronaldo es la principal fortaleza de Real Madrid, pero también su mayor defecto, por aquello de la dependencia (UEFA.com)

¿Será tan fácil? Real Madrid ya mostró el cobre contra un Wolfsburgo que en ofensiva es bastante menos que Manchester City y dejó claro que es un equipo desequilibrado: temible en ataque (porque puede liquidar en una ráfaga), temible en defensa (para sus hinchas, por supuesto). El elenco de Zidane depende de que los de adelante estén enchufados, iluminados, algo que cada vez ocurre con menos frecuencia producto de lesiones y bajo rendimiento, pero también de esos egos que no pueden controlar. Y la zaga suele hacer agua, muy a pesar del buen nivel del portero Keylor Navas, habitual salvador. El principal problema para los blancos es que solo les acomodan dos tipos de partido: cuando pueden jugar de contra y cuando van arriba en el marcador; en otras circunstancias, sufren demasiado.

Y lo harán contra un Manchester City que posee mayor manejo, mejor posesión de balón y, sobre todo, mayor contundencia ofensiva que Wolfsburgo, que con poco estuvo a punto de apearlos de la competición. Los azulones ya hicieron historia al clasificar a semifinales, pero no se conforman con eso (los alemanes estaban felices, así los golearan), menos cuando el título de la Liga Premier se les escapó hace rato. Y poseen argumentos futbolísticos, como lo demostraron en cuartos de final antes de sacar del camino a los encopetados franceses del PSG, uno de los más serios aspirantes a la corona. La posesión del balón y la contundencia efectiva, sumadas a la excelente respuesta de su defensa, le permiten poner en aprietos a cualquiera, al Real Madrid.

Colombia Mundial en Contravía rumbo a la Copa América Centenario
El francés Zinedine Zidane ganó la Copa como jugador del Real Madrid y ahora quiere hacerlo como DT. Es el más novato de los entrenadores en semifinales (UEFA.com).

La clave de la eliminatoria parece radicar en qué tanto pueden pesar la historia, la tradición, las charreteras del uniforme. A Real Madrid esos factores le han servido contra rivales de menor monta, pero probablemente sean inocuos frente a un Manchester City diseñado desde hace varios años para llegar a la final de la Champions League, y ganarla. La obligación corre por cuenta de los españoles, para los que quedarse por fuera del partido del 28 de mayo en estadio Giuseppe Meazza de Milán (Italia). Manchester City, un chico que quiere construir una historia de grandeza, sabe que no puede desaprovechar esta oportunidad, porque quizás no habrá otra. No es David contra Goliat, pero sí sería un escándalo que los blancos madridistas resultaran eliminados.

Atlético de Madrid vs. Bayern Munich
Pragmatismo vs. lírica, defensa vs. ataque, posesión vs. aguante son algunas de las miradas que se pueden hacer de este duelo. Los más ortodoxos dirán que son las antípodas del fútbol, aunque a la hora de la verdad solo sean dos maneras diferentes de administrar los recursos que se poseen. Será, además, el duelo entre dos escuelas futbolísticas que llegaron a la cima en las más recientes ediciones de la Copa Mundo: España lo hizo en Suráfrica-2010, Alemania lo consiguió en Brasil-2014. Una final adelantada, una serie sin favoritos, así suene a las consabidas frases hechas de las que tanto gustan los medios de comunicación y los hinchas.

Colombia Mundial en Contravía rumbo a la Copa América Centenario
El Atlético de Madrid, la fantástica creación de Diego Simeone, dio el gran golpe y eliminó al Barcelona. Sin embargo, no se conforma con eso (UEFA.com).

Apeado el FC Barcelona, las mejores líneas de la prosa futbolística las ofrece, sin duda, el Bayern Munich. Y, por supuesto, no es algo fortuito: Pep Guardiola es el padre de ambas criaturas. Con el título de la Bundesliga prácticamente en el bolsillo y con tiquete a la final de la Copa de Alemania asegurado, el club bávaro le apuesta al triplete, que sería una fantástica despedida para el entrenador catalán antes de que, durante el verano, tome las riendas del Manchester City. Una etapa de la campaña a la que llega sin tanto sufrimiento, después de haber sorteado mil y una dificultades especialmente por lesiones. Y también motivado después de eliminar a un duro Benfica que lo exigió al máximo, que hasta el último minuto del partido de vuelta lo tuvo en vilo.

Más allá de que en la tierra de los campeones orbitales el estilo Pep nunca colmó el gusto de los hinchas, los buenos resultados avalan su gestión. Pero irse de allí sin siquiera poder avanzar a una final de la Champions League sería, sin duda, un pequeño lunar en su brillante palmarés. Y no será tarea fácil, porque este Atlético de Madrid del Cholo Simeone es, seguramente, uno de los rivales más complicados e incómodos del fútbol europeo, si no el que más. Y a este Bayern, a ratos, se le funden las ideas, se le apagan los bombillos y se vuelve un equipo casi común y corriente que depende de una genialidad individual. Claro que en ese apartado no debería haber preocupación, porque cuando uno cuenta con jugadores como Robert Lewandowski, Thomas Mueller, Franck Ribery o Arturo Vidal, ningún obstáculo es insalvable.

Colombia Mundial en Contravía rumbo a la Copa América Centenario
Bayern Munich bailó después de eliminar al duro Benfica, pero se las verá con un Atlético de Madrid que supone un escollo aún más difícil (UEFA.com).

Lo del cuadro colchonero, en cambio, ya tiene visos de hazaña, así Simeone y sus muchachos no estén dispuestos a conformarse con lo que han conseguido. Tras un tránsito cómodo en la fase de grupos, el sorteo le deparó la pareja más fea para los cuartos de final: Barcelona, el campeón defensor, el campeón orbital. Una asignatura que los rojiblancos superaron con nota sobresaliente, sin atenuantes, con argumentos incuestionables. Maniataron a los catalanes e hicieron gala de un fútbol práctico y contundente, lo que algunos llamarían fútbol moderno, muy al estilo de Alemania, solo que con acento español y suramericano.

Si el fallecido Johan Cruyff publicó un libro para hablar de su filosofía, que convirtió al FC Barcelona en uno de los más grandes del planeta fútbol, y Jorge Valdano lleva varias publicaciones relacionadas con el liderazgo, algún día el nombre de Diego Simeone tendrá que estar ligado a un ejemplar que les enseñe a los gerentes cómo se administra con éxito una empresa en la que no sobran los recursos, pero tampoco escasean las dificultades. A veces con más convicción y corazón que fútbol, el Atlético de Madrid echó por tierra el sueño del bicampeonato de los azulgranas y ahora le apuesta a un nuevo golpe. Lo mejor es que los colchoneros ya se la creen, ya saben que son uno de los mejores equipos de Europa y entienden que, para rubricarlo, solo requieren un título de Champions League.

Colombia Mundial en Contravía rumbo a la Copa América Centenario
Un equipo del montó hace solo un lustro, hoy el Atlético de Madrid es referencia en Europa y uno de los rivales más temidos (UEFA.com).

Lo curioso de esta competitiva llave es que Atlético de Madrid, el club español, juega con ese estilo de cuchillo entre los dientes que hizo famosa y exitosa a la Selección Alemania después de la Segunda Guerra Mundial, mientras que Bayern Munich, el elenco germano, practica un fútbol que les permitió a los ibéricos alcanzar los primeros planos internacionales. La clave del duelo será cuál de los dos consigue hacer prevalecer su filosofía de juego.

Publicado por

Admin

Comunicador social y periodista. Apasionado por los deportes. Escritor de libros. Docente. Emprendedor y soñador, terco y persistente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *