CA-100: toda la fiesta fue colombiana

El equipo de Pékerman le robó el protagonismo al dueño de casa en la apertura de la Copa América Centenario. A pesar de los cambios, mostró una buena cara y superó nítidamente a su rival.

Colombia Mundial En Contravía rumbo a la Copa América CentenarioNos anunciaron el apocalipsis, pero la velada terminó en fiesta. Jugando un buen partido, sin picos muy altos, pero sin picos bajos, la Selección Colombia empezó con pie derecho su andadura en la Copa América Centenario: venció 2-0 a Estados Unidos, el dueño de casa, y cambió las dudas y las críticas por aplausos y elogios. El defensor Christian Zapata y el capitán James Rodríguez (penalti) anotaron los tantos del elenco de José Néstor Pékerman, que el próximo martes 7 de junio se medirá a Paraguay. Fue la tercera victoria de la Tricolor sobre los norteamericanos en la historia del torneo.

La Copa América Centenario se juega en Colombia Mundial en Contravía
La celebración de los jugadores fue compartida por la hinchada después el triunfo 2-0 sobre Estados Unidos en la apertura de la Copa América Centenario (FIFA.com).

A pesar de que se trata de un proyecto en construcción, de que varias de las alternativas poseen poco bagaje internacional, de que el ambiente previo estaba cargado de pesimismo, el elenco respondió al reto, superó las expectativas y se puso en la ruta de los octavos de final. Nada más se ganó un partido y es mucho el camino que resta por recorrer, pero el nítido triunfo sobre los anfitriones apareció como un elíxir para reforzar la confianza, para alejar las energías negativas que pululan en los medios de comunicación y distorsión y en las cloacas sociales. Y la diferencia en el marcador pudo ser más amplia, porque en el campo del Levi’s Stadium de Santa Clara (California) Colombia fue más, mucho más, que Estados Unidos.


CA-100: Colombia, a rearmar su mejor versión


Nos habían dicho que a Colombia le iban a hacer falta jugadores como Teófilo Gutiérrez, Radamel Falcao García o Adrián Ramos, entre otros, que no fueron tenidos en cuenta por el técnico Pékerman, y no fue así: los catorce hombres que el DT argentino dispuso en el terreno de juego cumplieron a cabalidad con la tarea prevista y dejaron claro que están capacitados para defender el bien ganado prestigio internacional del fútbol colombiano en los últimos años. Nos dijeron que Estados Unidos se había convertido en una superpotencia del fútbol gracias a la llegada del técnico alemán Juergen Klinsmann, y no es así: los gringos continúan siendo un equipo plano, chato en creación, correlón y pegador, pero carente de variantes ofensivas y poco seguro en defensa. No en vano, ni siquiera es líder de su grupo en la eliminatoria a Rusia-2018 y corre el riesgo de quedar por fuera del hexagonal que determinará a los representantes de la Concacaf en la próxima Copa Mundo.

La Copa América Centenario se juega en Colombia Mundial en Contravía
El disparo de James Rodríguez liquidó el partido antes del final del primer tiempo: Estados Unidos nunca pudo reaccionar (FIFA.com).

Una de las frases más comunes del fútbol moderno dice que ‘los partidos hay que jugarlos’, pero es bien conocido ese viejo e incorregible vicio de los hinchas colombianos, los que se sientan a alentar en las tribunas y los que se esconden en los medios tras computadores, cámaras y micrófonos, de montarse videos y jugar mil y un partidos en su mente antes de que el balón ruede en la realidad. Y por eso, justamente, se sorprenden cuando los hechos resultan al revés de lo que habían pronosticado, algo que sucede en la gran mayoría de las ocasiones (casi nunca le pegan al perrito). El partido inaugural de la séptima edición extraordinaria de la Copa América, ansiado por todos y temido por muchos, ofreció un libreto bien distinto al que nos habían pronosticado y, lo mejor, sirvió para comprobar que Colombia puede ser protagonista si mantiene el buen juego.

Caras diferentes ofreció Colombia en cada uno de los tiempos: práctica y contundente en el primero, criteriosa y con oficio en el segundo. El técnico Pékerman, que una vez más (¿y cuántas van?) se salió con la suya, planteó un partido para evitar que Estados Unidos gozara de espacios que le permitieran aprovechar la potencia y la velocidad de sus atacantes. Y sin siquiera haber creado una opción en el área de Brad Guzan, a los 7 minutos la Tricolor logró la ventaja tras un cobro de esquina que Cristian Zapata transformó en gol. Fue como un pesado golpe al hígado de eso de los que los boxeadores no pueden reponerse, porque los deja maltrechos para el resto del combate: Estados Unidos acusó el sorpresivo y tempranero gol en contra y nunca se repuso. No hubo brillo en esos primeros 45 minutos, pero tampoco hubo que apagar incendios en el área de David Ospina. Y poco antes del final de esa primera etapa, cuando parecía que ya todo estaba dicho, se produjo la jugada que liquidó el partido: un centro de Farid Díaz fue desviado con la mano por Deandre Yedlin y el árbitro mexicano Roberto García Orozco no dudó en pitar el penalti. James Rodríguez lo convirtió.

La Copa América Centenario se juega en Colombia Mundial en Contravía
El juego aéreo estadounidense, del que se decía era temible, nunca fue un problema para la zaga colombiana, que resolvió sin inconvenientes (FIFA.com).

Con el 2-0, en el segundo tiempo Colombia echó mano de su jerarquía, de su experiencia, del libreto Pékerman para manejar los hilos del partido sin exponerse en defensa y causando permanente zozobra en predios de su rival. La reacción de Estados Unidos fue tan fugaz como insuficiente, pues ni siquiera alcanzó para exigir a Ospina. El juego vertical del primer tiempo se transformó en toques laterales para sostener la posesión de la pelota y mantener a los gringos alejados de su arco, y así Colombia metió el partido en la nevera. Y tuvo dos o tres jugadas muy claras para aumentar la cuenta, pero no hubo precisión en la definición. Lo único negativo de ese período complementario fue el golpe que sufrió James Rodríguez en el hombro izquierdo y que motivó la sustitución. De resto, el trámite fue tranquilo y la victoria, cimentada en el comienzo, nunca estuvo acechada.

Estados Unidos, del que se hablaba como si fuera el Brasil de 1970, la Holanda de esa misma década o el FC Barcelona de Pep Guardiola, resultó ser una versión más del conocido Estados Unidos. Es decir, un equipo voluntarioso, generoso en el despliegue físico y un hueso duro de roer, pero demasiado limitado en creación, escaso de variantes ofensivas y permeable en defensa. Y, para colmo, carente de reacción cuando se vio en desventaja, pues fue poco nada lo que mejoró en el segundo tiempo, inclusive después de los cambios realizados por Klinsmann. Una muy floja actuación del anfitrión, que ahora se enfrenta a un duro panorama para no quedar eliminado: se le viene Costa Rica, un rival que siempre le causa dificultades, y cerrará con un Paraguay que, lo sabemos, bajo el mando de Ramón Ángel Díaz ha mejorado considerablemente.

La Copa América Centenario se juega en Colombia Mundial en Contravía
Ceder varias faltas en el borde del área fue, quizás, el único pecado de Colombia en defensiva. Su rival, en todo caso, no aprovechó (FIFA.com).

Colombia, en cambio, dejó varias sensaciones positivas: fue superior a su rival en lo táctico, en lo técnico, en lo físico y en lo anímico. Pegó con los goles en los momentos precisos y tuvo argumentos para controlar la reacción de los estadounidenses. Si bien el portero Ospina fue exigido en un par de oportunidades, el comportamiento defensivo, ese gran dolor de cabeza de los últimos tiempos, fue más que aceptable. No hubo baches como en los recientes juegos de la eliminatoria, en los que el equipo de pronto se dormía, perdía los papeles y quedaba a merced de su contendor: ahora hubo continuidad en la producción, concentración plena y tranquilidad y sabiduría para aplicar el libreto estipulado. Lo mejor es que queda la certeza de que Colombia puede dar más, de que este buen comienzo no es su techo y, por eso, los hinchas abandonaron en estadio felices, orgullosos y optimistas.

Nos anunciaron una debacle, pero la velada terminó en baile. Tras esa desabrida participación en la Copa América de Chile-2015, Colombia comenzó a reencontrarse con su mejor versión en esta apertura de la histórica edición del centenario. Jugó un buen partido, sin picos muy altos, pero sin picos bajos, y cambió las dudas y las críticas por aplausos y elogios. El siguiente obstáculo en este duro recorrido es Paraguay, que debuta contra Costa Rica, y que supone un reto mayor por la reconocida calidad de sus jugadores y por la categoría de su entrenador. Mientras llega ese momento, sin embargo, es hora de disfrutar esta victoria que para algunos resultó sorpresiva.

La Copa América Centenario se juega en Colombia Mundial en Contravía
Tanto en lo físico como en lo anímico, lo táctico y lo técnico, Colombia superó a Estados Unidos. Fue una justa victoria (FIFA.com).

 

Publicado por

Admin

Comunicador social y periodista. Apasionado por los deportes. Escritor de libros. Docente. Emprendedor y soñador, terco y persistente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *