CA-100: si hay que llorar otra vez, que sea de alegría

Los jugadores de Argentina quieren inscribirse en la historia no solo como excelentes futbolistas, ganadores con sus clubes, sino como campeones con su Selección: eso es algo que nadie olvida…

La Copa América Centenario se juega con Colombia Mundial En ContravíaJusto en momentos en que el hincha celebra 38 años de la primera gran felicidad que le brindó el fútbol y a poco de los 30 años de cuando se tocó con las manos el cielo futbolístico, Argentina se enfrenta al peso de su pasado y de su historia, pero también a sus fantasmas y limitaciones, en procura de volver a vivir una alegría. En el MetLife Stadium de East Rutherford (Nueva Jersey) se mide a Chile en busca del título de la Copa América Centenario, una consagración que le permita no solo sanar las heridas provocadas por las últimas finales perdidas, sino que, especialmente, ponga punto final a esa negra noche que casi completa 23 años.

La Copa América Centenario se juega con Colombia Mundial En Contravía
La última vez que Argentina alzó un trofeo, la mayoría de sus jugadores eran apenas niños, incluido Lionel Messi. Ahora quieren celebrar (Conmebol.com).

El domingo 25 de junio de 1978, una fría noche de invierno en el sur del continente, Argentina se consagró campeón mundial por primera vez. De la mano de un genial Mario Alberto Kempes, el Matador, el elenco dirigido por César Luis Menotti frustró las ilusiones de la famosa Naranja Mecánica holandesa: en prórroga, le ganó 3-1 (1-1 en tiempos reglamentarios). Atrás quedó aquel lejano recuerdo de la final de Uruguay-1930, en la que el dueño de casa se impuso y le causó a la Albiceleste una amarga derrota. Atrás quedaron, también, frustraciones como la eliminación en primera fase de Suecia-1958, la caída con polémica incluida frente a los locales en los cuartos de final de Inglaterra-1966, la dolorosa última vez que no se acudió a una Copa Mundo (México-1970).


CA-100: Yanquis, ‘go home’; Argentina, finalista


El miércoles 25 de junio de 1985, una calurosa tarde en Ciudad de México, de la mano de un Diego Armando Maradona inspirado e incontrolable, el conjunto de Carlos Salvador Bilardo dio el último paso para instalarse en la final de la Copa Mundo: venció 2-0 a la dura Bélgica. Tres días antes, el mismo Maradona había sido el protagonista excluyente del partido más importante de la historia de Argentina hasta entonces: el duelo de cuartos de final contra Inglaterra, en el que el D10S marcó los dos goles más famosos de la historia: el primero, con la mano (la mano de Dios); el segundo, ungido por Dios, con el regate infinito que desparramó por el campo a los ingleses para provocarles la más dolorosa derrota de su palmarés. Luego completó la faena con la segunda corona orbital, al vencer 3-2 a Alemania, el 29 de junio.

La Copa América Centenario se juega con Colombia Mundial En Contravía
Con su barba roja, Lio Messi quiere ser el capitán de un barco pirata que alberga un tesoro invaluable: el título d ela Copa América Centenario (Conmebol.com).

Después llegó la alegría del 4 de julio de 1993, en el estadio Monumental de Guayaquil (Ecuador), en el que ya sin Diego Armando Maradona emergió la figura goleadora de Gabriel Omar Batistuta para darle al conjunto de Alfio ‘Coco’ Basile la corona número 15 en su palmarés de la Copa América. Dos años antes, en Chile-1991, había cerrado un ciclo de 32 años de sinsabores, uno de esos espirales sin fondo en los que los grandes equipos como Argentina de cuando en cuando se meten sin ver la luz al final del túnel. Y, curiosamente, caprichosamente, este domingo 26 de junio de 2016 el elenco de Gerardo ‘Tata’ Martino se enfrenta a un reto similar: poner punto final a un ayuno de 23 años sin alzar un trofeo oficial, sin besar la Copa América, esa dama coqueta con la que en el pasado vivió cálidos romances.

Desde entonces, sin embargo, Argentina solo sabe de tristezas, de caídas, de finales que terminaron en llanto, de títulos perdidos… En Perú-2004, cuando ya saboreaba las mieles del triunfo gracias a un gol de César ‘Chelito’ Delgado a los 87 minutos, vio cómo Adriano Leite forzó la prórroga y el partido llegó hasta la definición con lanzamientos desde el punto penalti, en la que Brasil sonrió: se impuso 4-2, tras los fallos de Andrés D’Alessandro (tapó Júlio César) y Gabriel Heinze (falló). En Venezuela-2007, tras una formidable campaña bajo el mando de Marcelo ‘Loco’ Bielsa, con cinco triunfos contundentes, otra vez fue sopa contra Brasil: una Albiceleste desconocida no pudo reponerse de un gol tempranero y cayó 0-3, una puñalada para el orgullo. Después, en 2011, como local, inesperadamente se despidió en cuartos de final, tras caer en la temible tanda con Uruguay (1-1 y 5-4, tras fallo de Carlitos Tévez).

La Copa América Centenario se juega con Colombia Mundial En Contravía
Argentina ya aguantó demasiado, ya sufrió demasiado, y sus hinchas esperan que ahora sí sea el momento de festejar. Hace mucho no lo hacen (FIFA.com).

La siguiente escala de este tenebroso viaje fue la final del Mundial de Brasil-2014, en el mítico estadio Maracaná, de Río de Janeiro. La oportunidad de bailar cumbia en el escenario de la fiesta del carnaval y la samba se diluyó en el despilfarro ofensivo que se pagó muy caro: en la prórroga, cuando ya el partido iba rumbo a la tanda desde el punto penalti, Mario Goetze aprovechó un parpadeo de la zaga del elenco de Alejandro Sabella y le dio a Alemania la cuarta corona orbital de su palmarés. Ni siquiera la presencia de Lio Messi, el mejor jugador del siglo XXI, alcanzó para conquistar el tricampeonato. Fueron cuatro, y muy claras, las opciones que los atacantes albicelestes no pudieron embocar en el arco de Manuel Neuer, algo insólito.

Y menos de un año más tarde, en un estadio Nacional de Santiago teñido completamente de rojo, la más reciente bofetada, la que los hinchas argentinos esperan sea la última: empate sin goles al cabo de 120 minutos con escasas emociones en las áreas y una definición con lanzamientos desde el punto penalti en la que Argentina cayó presa de sus peores pesadilla: solo Messi anotó en el arco de Claudio Bravo, mientras que Gonzalo Higuaín y Éver Benega fallaron sus cobros. ¿Es posible soportar más dolor? ¿Es posible que el fútbol sea tan caprichoso? ¿Es posible que el deporte sea tan injusto con alguien como Lio Messi, que tanto le ha dado? ¿Es lógico que el juego se ensañe con un equipo que cada vez nos ofrece más argumentos para considerarlo el mejor del mundo? El problema es que el fútbol es así, sin lógica o justicia, porque es un juego.

La Copa América Centenario se juega con Colombia Mundial En Contravía
Javier Mascherano, el Jefecito, sabe que a sus 32 años no son muchas más las oportunidades que tendrá para celebrar con Argentina. Es ahora o ahora (FIFA.com).

Como dicen los propios hinchas argentinos, la Albiceleste se la ha sabido bancar: con humildad, con paciencia, con capacidad de sacrificio, los jugadores y técnicos que pasaron por sus filas a lo largo de estos casi 23 años se tragaron la frustración y continuaron haciendo lo único que se puede hacer en esta situación: trabajar, trabajar y trabajar a ver qué día el destino les vuelve a sonreír, a la espera de que ese día llegue lo más pronto posible. Mientras, conquistan triunfos que sirven para alimentar el espíritu, para fortalecer la convicción, para sustentar los sueños, para construir un proyecto que resulte ganador. Por eso, varios de los rostros que estarán este domingo en el MetLife Stadium son los mismos por cuyos contornos rodaron lágrimas de amargura en el Maracaná de Río de Janeiro y en el Nacional de Santiago.

La Argentina de hoy, con Lio Messi a la cabeza, tiene un equipo que, quizás, es mejor que aquellos que ganaron los títulos mundiales en 1978, hace 38 años, y en México, en hace 30. Y sin duda es mejor a los del doblete de Copa América en 1991 y 1993. La actual de la Albiceleste es, como la de Chile, una generación dorada, solo que a diferencia de sus vecinos del otro lado de la cordillera de Los Andes no lo ha podido certificar con un título. El ranquin de la FIFA dice que Argentina es la mejor del mundo, así lo piensan sus hinchas, así lo creen muchos de sus rivales, pero la historia solo le dará crédito el día que alce un trofeo oficial. Ese es el reto en la final de esta Copa América Centenario: acabar con el ayuno y, de una vez por todas, inscribirse en los libros de historia ya no solo como excelentes futbolistas, triunfadores con sus equipos, sino también como campeones con la camiseta de su Selección: eso es algo que nadie olvida…

La Copa América Centenario se juega con Colombia Mundial En Contravía
Gonzalo Higuaín se reconcilió con el gol y será fundamental para que Argentina conquiste, por fin, otro título: el de la Copa América Centenario (FIFA.com).

 

Publicado por

Admin

Comunicador social y periodista. Apasionado por los deportes. Escritor de libros. Docente. Emprendedor y soñador, terco y persistente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *