CA-100: el grupo B se definirá por foto-finish

De los duelos Ecuador-Haití y Brasil-Perú saldrá el rival de Colombia en los cuartos de final. Si pierde, la Auriverde puede quedar eliminada. Peruanos y ecuatorianos necesitan ganar.

La Copa América Centenario se juega con Colombia Mundial En ContravíaPerú o Ecuador, por ahora en ese orden, o Brasil, será el rival Colombia en los cuartos de final de la Copa América Centenario, el próximo jueves 16 de junio en Seattle (Washington). Así quedó establecido luego de que este miércoles se disputó la segunda fecha del grupo B, que registró un marcador que no se presentaba desde hace más de medio siglo y que aún puede ofrecernos la gran sorpresa del torneo. Peruanos y ecuatorianos, que empataron 2-2 en un intenso y entretenido partido que tuvo diversos matices, requieren sendas victorias en la jornada de cierre, el próximo domingo, para avanzar.

La Copa América Centenario se juega con Colombia Mundial En Contravía
El primer cuarto de hora fue una fiesta para Perú, que amenazó con propinarle una goleada a Ecuador. Después, sin embargo, se quedó (Conmebol.com).

El juego disputado en el estadio de la Universidad de Arizona, en Glendale, mostró lo mejor y lo peor de cada conjunto. Perú tuvo un excelente comienzo y en solo 13 minutos se puso 2-0, pero de repente perdió el libreto y permitió que su rival lo igualara. Ecuador estuvo al borde del nocaut, pero se levantó tras dos caídas y batalló hasta el final. Inclusive, dio la impresión que iba a pasar de largo, pero el esfuerzo físico en procura de la paridad le pasó factura y, entonces, se conformó con el punto. Un punto que, dicho sea de paso, sirve y no sirve: sirve porque los dejó con la ilusión intacta, dependiendo de sí mismos; no sirve, porque los obliga a ganar el próximo partido para avanzar.


CA-100: Colombia espera rival para cuartos de final


La falta de definición ha sido el gran problema se Perú en los últimos tiempos. Y cuando se dice últimos tiempos hablamos de décadas: a pesar de contar con el goleador de las dos últimas ediciones de la Copa América, José Paolo Guerrero, requiere fabricar demasiadas opciones claras para embocar alguna. Contra Ecuador, sin embargo, dos de las tres primeras que tuvo significaron sendas celebraciones: la primera fue apenas a los 4 minutos, obra de Christian Cueva, un joven jugador que va camino de convertirse en revelación del torneo; la segunda, a los 13, por intermedio de Édison Flores. Y mientras los incas experimentaban un repentino e inusual ataque de contundencia, los ecuatorianos parecían zombis.

La Copa América Centenario se juega con Colombia Mundial En Contravía
Christian Cueva, una grata revelación, puso el 2-0 para los incas que, no obstante, refundieron el libreto y ahora deben ganarle a Brasil para avanzar (Conmebol.com).

Pero los caminos del fútbol son insondables, imprevistos, y de un momento a otro el partido cambió. O, mejor, el comportamiento de cada uno de los elencos cambió y, por ende, el juego tomó otro rumbo. Perú perdió la agresividad en ataque y se alejó del área de Alexánder Domínguez, mientras que Ecuador espabiló y por momentos recordó al buen elenco que fue líder de la eliminatoria al Mundial de Rusia-2018. Sin embargo, debieron pasar 25 minutos antes de que los de Gustavo Quinteros redujeran la desventaja y volvieran a meterse en el partido. El hábil Énner Valencia batió a Pedro Gallese y fue como si el contador retornara a cero: comenzó otra historia. El primer período, en todo caso, se liquidó con ese 2-1.

La reacción ecuatoriana, que fue interrumpida por el entretiempo, se reanudó con vigor tan pronto se puso en marcha el segundo tiempo. Y solo pasaron 180 segundos antes de que Míller Bolaños, otra de las culebras ofensivas de Ecuador, conquistó el empate. Ahí, entonces, el que se vio mal fue Perú, que por supuesto acusó el golpe y tardó en reacomodarse. Los de Quintero apuraron la marcha, pero se quedaron cortos en su intento por pasar de largo. Después, los cambios realizados por los técnicos contribuyeron a aplacar los ímpetus y el juego se tornó confuso, con demasiadas fricciones en la mitad del campo y pocas emociones en las áreas. Solo al final, cuando se dieron cuenta de valor de una eventual victoria y echaron los restos, un esfuerzo que resultó estéril, volvieron las emociones.

Perú, que completó el podio en Argentina-2011 y en Chile-2015, ahora tiene una tarea que, sobre el papel, luce harto complicada: cerrará con Brasil, en el estadio Gillette de Foxborough (Massachusetts), en el complemento de una jornada dominical que se abrirá en East Rutherford con el duelo entre Ecuador y Haití. Lo lógico sería que el conjunto suramericano obtuviera la victoria, un resultado que obligaría a los incas a buscar el triunfo frente a la Auriverde para seguir en marcha. Esa combinación, por supuesto, significaría la prematura eliminación del equipo de Dunga, algo que no se da desde aquel lejano 1987, cuando Chile ganó 4-0.

La Copa América Centenario se juega con Colombia Mundial En Contravía
El escurridizo Míller Bolaños (23) marcó el tanto del empate en el arranque del segundo tiempo. Parecía que Ecuador iba a seguir de largo, pero no se dio (Conmebol.com).

Dos encuentros que tanto los integrantes de la Selección Colombia, como su afición, seguirán con atención porque de ahí saldrá su rival en los cuartos de final. Si es Brasil, estará en el recuerdo el partido que, por la misma fase, representó la despedida del equipo de José Pékerman en el Mundial-2014, con polémica arbitral incluida. Si es Perú, la memoria se trasladará al enfrentamiento vivido en el estadio Mario Alberto Kempes, de Córdoba (Argentina), en 2011, cuando los dirigidos por Sergio Markarián ganaron 2-0 en tiempos suplementarios. Frente a Ecuador, en cambio, no hay antecedentes en esta instancia, que se disputa desde 1993.

Brasil entrenó contra Haití: lo goleó 7-1
No resiste un análisis serio la segunda salida de Brasil, uno de los máximos aspirantes a la corona de la Copa América Centenario. El elenco dirigido por Dunga, que en el debut había igualado sin goles contra Ecuador, venció por 7-1 a una selección de Haití que ofreció una imagen deprimente. Los centroamericanos venían de caer 0-1 con Perú y se pensaba que podían ofrecer alguna resistencia frente a los ocho veces campeones continentales, pero no fue así. El juego se puede resumir, sin peligro de equivocación, en pocas palabras: Brasil entrenó, pero le dieron los 3 puntos.

La Copa América Centenario se juega con Colombia Mundial En Contravía
El hábil Philippe Coutinho, con doblete, lideró la goleada de Brasil sobre la débil Haití. La Auriverde, sin embargo, todavía puede quedar eliminada (FIFA.com).

Un partido de otra década fue el que se observó en Orlando (Florida), de esas épocas del pasado en las que Brasil infundía pánico en sus rivales que, además de sentirse inferiores, al saltar al terreno de juego se acomplejaban y se apocaban. Les ocurría Venezuela y Bolivia, pero también a Ecuador y Chile, como a Colombia y Perú, y hasta equipos europeos como Escocia, España, la antigua Checoslovaquia, la extinta Unión Soviética o Rumania sufrían ese síndrome. Hace rato que no se veía y, por eso, fue como revivir viejos fantasmas que se creían extintos en el fútbol moderno. Nadie esperaba que Haití le ganara a Brasil, está claro, solo que su resistencia fue mínima y en algunos pasajes del partido parecía haberse mentalizado para perder por goleada.

Solo 13 minutos necesitó Brasil para ponerse en ventaja, por intermedio de Philippe Coutinho, el más destacado del partido, y de ahí en adelante fue carnaval. La primera etapa concluyó 3-0, con otro tanto del creativo del Liverpool inglés y uno más de Renato Augusto. Para el complemento, de manera increíble, los dirigidos por Patrice Neveu ni siquiera tomaron recaudos defensivos para evitar un marcador de escándalo: continuaron jugando de la misma manera, como si la pizarra estuviera igualada, como si estuvieran resignados a soportar una goleada por un marcador que en la Copa América no se presentaba desde que en 1957 la misma Auriverde derrotó a Ecuador (21 de marzo, en Lima), con la base del equipo que un año más tarde ganó la Copa Mundo de Suecia-1958 (faltaba Pelé). Y, como antaño, Haití celebró su gol, que no bastó para salvar el honor, como si hubiera ganado el oro olímpico.

La Copa América Centenario se vive en Colombia Mundial En Contravía
James Marcelin anotó el único tanto de los haitianos y lo celebró como si fuera el oro olímpico. No alcanzó para salvar el honor (FIFA.com).

Seguimos con la incertidumbre de observar el verdadero nivel, el real potencial de esta nueva versión de Brasil: ¿el frenético, irresoluto y sin definición que igualó con Ecuador?, o ¿el que se dio un banquete servido en bandeja frente a este inocente y entregado Haití? La medida, probablemente, la podamos ver en el tercer partido de la fase de grupos, justamente el que decidirá la suerte del Ecuador, Perú y, por supuesto, de Brasil: el que se jugará contra los incas el próximo domingo en Foxborough. Dando por descontada una victoria de Ecuador frente a los débiles centroamericanos, el ganador del duelo de Perú-Brasil será el otro clasificado como primero de la zona. A los de Dunga, hay que resaltarlo, les vale el empate en virtud del gol diferencia.

Publicado por

Admin

Comunicador social y periodista. Apasionado por los deportes. Escritor de libros. Docente. Emprendedor y soñador, terco y persistente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *