CA-100: con la cabeza en otra parte

Aunque nadie le hace el feo a la corona, los equipos aprovecharán estos días para ajustar el funcionamiento de cara a las eliminatorias, el objetivo que todos persiguen.

Colombia Mundial En Contravía rumbo a la Copa América CentenarioLa Copa América Centenario encandila a hinchas, medios de comunicación y, por supuesto, seleccionados de los 16 países que desde este viernes 3 de junio participarán en la séptima edición extraordinaria de la historia del torneo. Ganarla es una obsesión para todos, aunque en la mente y en los corazones de los protagonistas rondan los fantasmas del objetivo más importante de la temporada: las eliminatorias al Mundial de Rusia-2018. Apuntarle al trofeo es una ilusión, pero ese no es, en últimas, el rédito que varios de los entrenadores pretenden sacar de este certamen.

Colombia Mundial En Contravía rumbo a la Copa América Centenario
Argentina es, sin duda, el equipo con mayores urgencias: no gana un título oficial desde 1993 y acumula tres finales de Copa América perdidas de manera consecutiva.

Nadie va a una Copa América, y mucho menos a esa en la que se celebran los 100 años, simplemente a competir, a darse un paseíto por algunas ciudades de los Estados Unidos, a conformarse con participar, sin importar cuál sea el resultado. En el mundo moderno, en el que se ha enquistado una incómoda cultura de la competencia en todos los aspectos de la vida, solo hay una premisa válida: ganar o ganar. No ganar es visto siempre como un fracaso; blanco o negro, sin tonos grises, sin considerar lo que se pudo haber hecho bien, sin tener en cuenta atenuantes, descartando de un tajo el curso natural de los procesos. Una presión que, sin duda, pesa como una lápida sobre la espalda de algunos equipos que, además, por tradición e historia están llamados a ser siempre protagonistas.


La Copa América está de fiesta


Es que, así mismo, cada uno tiene su urgencia: Argentina no gana un título oficial desde 1993 (hace 23 años), Brasil necesita una consagración para olvidar las tristezas de ‘su’ Mundial-2014, a Colombia una celebración le caería como anillo al dedo para darle un impulso a esta nueva generación y ponerle el moño al buen trabajo realizado por José Pékerman y su cuerpo técnico desde 2012. Chile, el campeón defensor, espera recuperar la memoria futbolística de hace un año y enriquecer la leyenda de la generación dorada. México fue dos veces finalista y sigue en su empeño de ser el primer equipo no suramericano que alza el trofeo, mientras que Estados Unidos, el dueño de casa, ansía ser el que disfrute la fiesta que dispuso. Y, de la misma manera, Uruguay, Paraguay, Perú, Ecuador, Venezuela, Bolivia, Costa Rica, Panamá y Haití tienen razones de peso para luchar por una actuación destacada.

Colombia Mundial En Contravía rumbo a la Copa América Centenario
Después de ganar la corona en Venezuela-2007, las dos últimas salidas de Brasil en Copa América fueron muy discretas. Está obligado a ser protagonista hasta el final.

Ganar la Copa América, particularmente en el caso de los suramericanos, garantiza un tiquete para la Copa Confederaciones, que se cumplirá en Rusia en 2017 con la participación de los campeones regionales, un plus atractivo en lo deportivo y en lo económico. Sin embargo, y así lo han expresado varios entrenadores y futbolistas como el propio Pékerman, ninguno pierde de vista la eliminatoria, que es el máximo objetivo por estos días. Los hechos del pasado demuestran que el hincha, lo mismo el jugador, no están dispuestos a cambiar una buena Copa América por un Mundial visto desde la barrera. El caso de Perú es ilustrativo: fue tercero en las dos últimas ediciones del torneo continental, pero no acude a la Copa Mundo desde 1982. Entonces, sus aficionados continúan disconformes, desanimados, porque viven de los recuerdos que les cuentan sus padres y abuelos, sin poder constatar en carne propia qué se siente jugar un Mundial.

Aunque resta mucho camino por recorrer y nadie puede sentirse aún en la lista de invitados a Rusia-2018, Argentina es uno de los equipos que necesita pelear el título de la Copa América. A comienzos de los años 90, cuando comenzaba la triste decadencia deportiva de Diego Armando Maradona, su estandarte durante la década de los 80, la Albiceleste logró un doblete inesperado en Chile-1991 y Ecuador-1993. Bajo la égida de Alfio ‘Coco’ Basile, con un equipo conformado en su mayoría por jugadores del ámbito local y con un Gabriel Omar Batistuta en plan de estrella rutilante, dio esas vueltas olímpicas. Desde entonces, y sin que pueda ofrecerse una explicación razonable, el trofeo se le negó repetidamente, a pesar de que disputó tres finales. De la misma manera que ocurrió entre 1959 y 1991, Argentina entró en un hoyo negro del que todavía no puede salir y que, para colmo, le generan un incómodo exceso de equipaje y una ansiedad que crispa los nervios.

Colombia Mundial En Contravía rumbo a la Copa América Centenario
Tras la fantástica actuación en el Mundial-2014, a Colombia se le perdió el rumbo futbolístico. Están en plan de recambio, pero no puede permitirse otra actuación opaca.

Con un equipazo dirigido por Marcelo Bielsa, en 2004 perdió con Brasil en una dolorosa definición con tiros desde el punto penalti. Luego, en 2007, de nuevo contra la Auriverde, otra vez con Basile en el banquillo, acumuló cinco éxitos incontestables antes de caer goleado en el juego decisivo. Y el año pasado, para no ir muy lejos, nadó en medio de aguas turbulentas y llegó hasta la orilla, pero allí se ahogó: revivió su karma de los tiros desde el punto blanco y le cedió los honores a Chile tras una final sin anotaciones. Y la paciencia del hincha y del periodismo ya se agotó, más después de que la corona del Mundial de Brasil-2014 también se escapó frente a Alemania. Por todo esto, no cabe duda de que Argentina, más que cualquiera otro de los participantes, tiene la urgencia de ganar la Copa América: su corazón necesita un reposo.

Tras un ayuno de cuatro décadas, entre 1949 y 1989, Brasil ganó cuatro de las cinco ediciones disputadas entre 1997 y 2007. La única en la que no alzó el trofeo fue la de 2001, a la que acudió con un equipo de segundo nivel y los honores fueron para Colombia, el anfitrión. Sin embargo, las dos últimas salidas fueron en falso: en Argentina-2011, fue eliminado por Paraguay en una insólita e histórica definición con tiros desde el punto penalti en que sus jugadores ¡fueron incapaces de convertir! Luego, en Chile-2015, de nuevo la Albirroja la sacó del camino en la misma instancia y con la misma fórmula. Lo peor es que en medio de esos sinsabores sufrió el peor golpe de su historia, al caer 1-7 con Alemania en semifinales y 0-3 con Holanda en la disputa del tercer puesto en el Mundial en el que fue dueño de casa.

Colombia Mundial En Contravía rumbo a la Copa América Centenario
Tercer en las dos últimas ediciones de la Copa América, a Perú lo que lo trasnocha es regresar a la Copa Mundo. Su última vez fue en España-1982.

Se ha dicho en repetidas ocasiones, y los hechos cada vez dan más solidez a ese concepto, que estamos ante el peor Brasil de la historia, uno que no solo sigue tozudamente empeñado en traicionar su ADN futbolístico (el de la calidad, el de la alegría, el de la buena técnica), sino que además se encariñó con las derrotas y los fracasos. Tras la Copa Mundo, muchos pensaron que la llegada del técnico Dunga era el paliativo para sus males, pero el remedio resultó peor que la enfermedad. Sigue jugando mal, anda enredado en la eliminatoria, escoge mal los jugadores y, para colmo, ya no infunde temor en sus rivales como antaño. A Brasil, como recientemente al Real Madrid, lo único que lo salva del escarnio público es un título grande que sirva para tapar la suciedad de su presente. Un nuevo fracaso puede acabar de hundir este frágil barco que navega en medio de aguas embravecidas.

Colombia tocó su techo futbolístico al ocupar el quinto puesto en Brasil-2014, pero como si no hubiera aprendido las lecciones del pasado la historia se repitió y, desde entonces, ha acumulado más sinsabores que alegrías. Como sucedió después de aquel 5 de septiembre de 1993, ese inolvidable domingo en el que la Selección de Francisco Maturana bailó cumbia en la tierra del tango y apabulló 5-0 a Argentina para adjudicarse la plaza directa al Mundial de Estados Unidos-1994 que, lo sabemos, fue una terrible pesadilla, una tortura, la puerta de entrada a 16 años de amarguras futbolísticas. Una especie de caída libre que se detuvo en 2001 cuando Iván Ramiro Córdoba fue héroe con un gol frente a México e inmortal al levantar el trofeo continental por primera vez. Desde entonces, sin embargo, la para Colombia la Copa América tuvo un sabor amargo.

Colombia Mundial En Contravía rumbo a la Copa América Centenario
Uruguay es el más ganador de la historia de la Copa América y líder de la eliminatoria, argumentos para considerarlo candidato obligado.

En Perú-2004, avanzó a semifinales, instancia en la que fue apeada por Argentina con un doloroso 3-0 y luego Uruguay la sacó del podio (1-2). En Venezuela-2007, cumplió la más penosa actuación de las últimas décadas, al verse eliminada en primera ronda. En Argentina-2011, mientras, perdió en los cuartos de final con Perú, en un juego que se decidió en tiempos suplementarios. Y, finalmente, en Chile-2015 volvió a ser despedida en cuartos de final, esta vez tras caer 4-5 con Argentina en la serie con tiros desde el punto penalti. Son ya, entonces, 15 los años que Colombia acumula sin poder meterse entre los tres mejores, una deuda que esta brillante generación no puede permitir que se extienda. Y como el tránsito en la eliminatoria no es satisfactorio (ocupa el quinto puesto), una buena figuración en la CA-100 podría ser el empujón necesario para llegar a Rusia.

El más grave problema que enfrentan los seleccionadores nacionales en una competencia como la eliminatoria es que el tiempo para trabajar literalmente no existe. A lo sumo, antes de cada doble jornada hay dos o tres días en los que se puede contar con el grupo y que son empleados para refrescar conceptos tácticos, para realizar trabajos regenerativos y de recuperación física y, cada vez más, para conocer a los jugadores. Por eso, a pesar de contar con figuras reconocidas de talla internacional, que son figurones en sus respectivos clubes, los combinados nacionales suelen verse como esos viejos buses que todavía recorren nuestras calles: con gruesas grietas, desajustados, desbalanceados, desequilibrados, desaliñados. Por eso, así mismo, se aumenta a niveles de alerta roja la dependencia de las individualidades, que no siempre están iluminadas o no siempre cuentan con el respaldo adecuado del conjunto.

Colombia Mundial En Contravía rumbo a la Copa América Centenario
México ya coqueteó dos veces con el título de la Copa América y ahora casi como local quiere hacer historia. Un rival de mucho cuidado.

La Copa América Centenario, en cambio, ofrece un escenario distinto. Los equipos se reunieron desde el pasado fin de semana y tendrá la oportunidad de entrenar (¡ahora sí entrenar!) durante al menos cuatro días antes de que comience la competencia. Y dado que cada uno disputará al menos tres partidos, aquellos que resulten eliminados en primera fase habrán estado reunidos durante casi tres semanas. Está claro que ese no es el presupuesto de nadie, que ninguno vino a despedirse el 14 de junio, pero si ello llega a ocurrir quizás no habrá sido un mal negocio de cara a la eliminatoria. Es un tiempo de trabajo, de convivencia, de conocimiento mutuo que puede redundar en grandes beneficios cuando, a finales de agosto próximo, vuelva a rodar el balón rumbo a Rusia-2018.

Suena feo, y así le sabe también al aficionado, pero para muchos, prácticamente todos, la Copa América Centenario es un laboratorio para probar la fórmula del éxito que los técnicos esperan poner en práctica durante las eliminatorias. Si en ese proceso se atraviesa el título, o una actuación decorosa que calle las críticas, bienvenido. Una frase que el imaginario popular ha convertido en verdad de a puño es aquella que dice que ‘Coca-Cola mata tinto’. Trasladada al mundo del fútbol, y más allá de las urgencias particulares de cada uno, eliminatoria al Mundial mata Copa América. Que quede claro, en todo caso, que no es un menosprecio al campeonato continental, sino una realidad que no se puede desconocer y que, obviamente, condicionará el accionar de los 16 participantes.

Colombia Mundial En Contravía rumbo a la Copa América Centenario
Estados Unidos ya no es la cenicienta de otras épocas y como local espera cumplir la mejor actuación de su historia en la Copa América. Es rival de Colombia.

Publicado por

Admin

Comunicador social y periodista. Apasionado por los deportes. Escritor de libros. Docente. Emprendedor y soñador, terco y persistente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *