Brasil hurgó en la llaga de Argentina

Le ganó 3-0 en Belo Horizonte, sin despeinarse. Ni siquiera el regreso de Lio Messi sirvió para que mostrara una mejor cara. Brasil es líder y Argentina, sexta y espera por Colombia.

Colombia Mundial En Contravía rumbo a Rusia-2018No hubo clásico: en un partido que terminó convertido en un entrenamiento para el local, Brasil hizo sonreír a sus hinchas en el mismo escenario donde poco más de dos años antes los había hecho sufrir y, de paso, bailó a Argentina, Lio Messi incluido, que sigue sin tocar fondo. La Auriverde continuó en lo más alto de la tabla de posiciones de la eliminatoria suramericana a Rusia-2018, mientras la Albiceleste complicó aún más su ilusión.

En una versión bastante más decorosa que las recientes (aquellas que con creces se ganaron el rótulo de ‘la peor Brasil de la historia’), el equipo de Tité le pasó por encima a Argentina, le pisoteó el orgullo y le perdonó, caritativamente, una goleada de proporciones. El 3-0 fue excesivamente tacaño, porque la diferencia entre uno y otro en el terreno de juego fue abismal y solo la compasión del local evitó un ridículo mayor.

Colombia Mundial En Contravía rumbo a Rusia-2018
Neymar y Philippe Coutinho (de espaldas) desnudaron las falencias defensivas de Argentina. Ambos se reportaron en el marcador (FIFA.com).

Y no es que Brasil haya jugado un partidazo, ni mucho menos. Solo que se encontró con la peor Argentina de las últimas décadas (¿del último medio siglo?), en la que ya ni siquiera Lionel Messi es capaz de marcar diferencias. Y eso, por supuesto, es mucho decir. Tan solo 25 minutos duró el espejismo de la Albiceleste, que se desdibujó por completo después del primer gol, anotado de un violinazo a un ángulo por Philippe Coutinho.


Eliminatorias: jornada de clásicos rumbo a Rusia-2018


A nadie debe extrañarle la victoria brasileña, mucho menos la derrota argentina. Dentro de la lógica, como producto de lo que es hoy cada uno de esos equipos, el triunfo del dueño de casa era algo normal. Sin embargo, por la historia, por la tradición, por la categoría y la jerarquía del pasado, uno podría esperar que Argentina fuera algo más, un poquito más. O, de otra manera, que no fuera tan, pero tan poquito como lo fue.

En el pasado reciente, los hinchas argentino, enceguecidos por la soberbia de un pasado de gloria cada vez más lejano, cada vez más ajeno a ellos, culparon a Lio Messi de lo humano y de lo divino. Sin Messi, en la anterior doble jornada eliminatoria, Argentina fue un zombi que necesitó esforzarse al máximo para arrancarle un punto a Perú, que fue superior en el campo, y cayó en casa frente a una Paraguay muy, muy limitada.

Colombia Mundial En Contravía rumbo a Rusia-2018
Toda la impotencia de Lio Messi, que es la misma de Argentina: no encuentra el rumbo y la ilusión está cada vez más enredada (FIFA.com).

Por eso, el regreso del mejor jugador del siglo XXI, después de superar una lesión y potenciado por unas actuaciones superlativas con el Barcelona en la liga española y la Champions League, despertó la ilusión del hincha. Pero, claro, está visto que el Messi del Barcelona es bien distinto al Messi de la Selección Argentina, y no propiamente por Messi, sino por todo aquello que lo rodea en cada ambiente.

En el elenco de Luis Enrique, todos juegan para Messi, y lo hacen bien, y Messi juega para todos, y lo muy hace bien. ¿Resultado? Más allá de que a veces la sinfónica desafina algunos acordes, el elenco catalán sigue siendo uno de los mejores equipos del planeta fútbol y el espectáculo está garantizado. Además, al astro rosarino de lo ve natural, liberado, con esa frescura silvestre que siempre lo caracterizó y que lo hace temible.

En el conjunto dirigido por Edgardo Bauza, en cambio, nadie juega para Messi y cuando Messi juega para los demás, casi nunca trasciende porque la respuesta es inadecuada. Como decía el gran Pibe Valderrama, “tira una pared y le devuelven un ladrillo”. Ángel Di María, Gonzalo Higuaín, Sergio Agüero, Javier Mascherano y otros que no actuaron como Ezequiel Lavezzi o Éver Banega, que en sus clubes son figurones, protagonistas positivos fecha a fecha, con la casaca albiceleste se transforman en verdaderas pesadillas, en paupérrimas versiones futbolísticas. Y ellos, en teoría, son los socios de Messi.

Colombia Mundial En Contravía rumbo a Rusia-2018
Una de las pocas acciones en las que el arquero Alisson se vio exigido por los atacantes de Argentina. Brasil ganó 3-0 y sigue al comando de la eliminatoria (FIFA.com).

Comparado con el Brasil de Felipao o el de Dunga, este de Tité es un equipazo, pero la verdad no es así. El técnico prescindió de los cavernícolas que deleitaban a sus antecesores repartiendo patadas a diestra y siniestra y los reemplazó con jugadores como Coutinho (que comparado con Fred o Hulk es un astro galáctico), un jugador común y corriente, y por un Gabriel Jesús que llegó para darle la mano a Neymar.

Así de simple. Unos retoques menores, puro maquillaje, y una decisión acertada: brindarle acompañamiento a Neymar. ¡Problema solucionado! Y, claro, brindarles confianza a los jugadores, darles libertad para exponer en el campo ese potrero que llevan dentro, sacarles de la cabeza la camisa de fuerza de la disciplina táctica y ¡eureka! Eso, sumado a la característica contundencia ofensiva, le cambió la cara a ese pobre Brasil de meses atrás.

El cambio ha sido tan rotundo, sin embargo, que los hinchas comienzan a ilusionarse con la sexta corona orbital, pues comparan este equipo al que bajo la tutela de Carlos Alberto Parreira, el papá de los cavernícolas, ganó el Mundial de Estados Unidos-1994. Y, sí, era bastante parecido, con Romario y Bebeto, Claudio Taffarel y muy poco más. Pero hacía la tarea y tenía al Chapulín enchufado, siempre listo para anotar el gol clave.

Colombia Mundial En Contravía rumbo a Rusia-2018
En fiesta con los hinchas terminaron los jugadores de Brasil, que se compadecieron de un rival muy inferior y le evitaron una vergüenza mayor (FIFA.com).

Por lo pronto, Brasil cabalga la eliminatoria (igual que Uruguay) y observa a la distancia el sufrimiento de sus rivales. Y goza el terrible momento de Argentina, al que ni Messi le basta para salir el hoyo. Ahora se viene Perú en Lima, para terminar el año con una carcajada y con una cifra de puntos muy cercana a la que asegura la clasificación. Van cinco triunfos seguidos y, para deleite de su fanaticada, volvió el carnaval verdeamarelho.

Argentina, en cambio, sufre y llora. Con Messi o sin Messi, cada vez juega peor. Con Alejandro Sabella, Gerardo Martino o Edgardo Bauza, cada vez juega peor. No hay una reacción, ni futbolística ni anímica. Lo increíble es que está a solo un punto del cuarto lugar (Ecuador), el último de clasificación directa, o al quinto (Chile), el de la repesca. Pero, claro, las oportunidades se agotan y la suerte tarde o temprano pasa factura.

Ahora se viene Colombia, el próximo martes en San Juan, donde los hinchas no suelen ser muy tolerantes cuando la Albiceleste desentona como lo viene haciendo. Una nueva derrota sí pondría al elenco de Bauza en una situación crítica, límite, pero sus jugadores prefieren pensar en una victoria, como en la primera ronda en Barranquilla, que les dé un poco de oxígeno. ¿Ya tocó fondo Argentina o seguirá en esa horrorosa caída libre?

Colombia Mundial En Contravía rumbo a Rusia-2018
Se viene Colombia, en San Juan, y el técnico Edgardo Bauza no encuentra la varita mágica para cambiar ese desastroso presente de Argentina en la eliminatoria (FIFA.com).

 

Publicado por

Admin

Comunicador social y periodista. Apasionado por los deportes. Escritor de libros. Docente. Emprendedor y soñador, terco y persistente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *