Tres décadas más tarde, Argelia casi repite la hazaña

El conjunto africano fue sensación en España-1982, cuando debutó con triunfo sobre Alemania. Esta vez, frente a Bélgica, dejó escapar el triunfo, pero revivió en la memoria sus mejores momentos.

LibroSofiane Feghouli no había nacido el día que Argelia cumplió su gran hazaña en los Mundiales. Treinta y dos años después, sin embargo, él mismo estuvo a punto de ser protagonista de una nueva versión, con las características propias del siglo XXI, de un hecho similar. Anotó el gol contra Bélgica (que de paso acabó una sequía de 28 años sin celebrar un gol en la Copa Mundo) y amenazó con ser el héroe de una Argelia que deseaba repetir el gran batacazo de España-1982.

El nombre de ese pequeño país africano quedó inscrito en la historia de los Mundiales del 16 de junio de 1982, cuando venció por 2-1 a Alemania, bicampeón mundial y que días más tarde llegaría a la final de ese certamen, disputado en España. Más de tres décadas después, este martes 17 de junio de 2014, los dirigidos por Vahid Halilhodzic superaban a Bélgica, uno de los llamados a ser revelación en Brasil-2014, pero se quedaron cortos. El único que pudo mostrarse satisfecho fue Feghouli, cuyo gol sin duda será recordado mucho tiempo por sus compatriotas.

Este hábil jugador, al que los aficionados al fútbol reconocen por sus actuaciones con el Valencia en la liga española, nació Levallois-Perret (Francia), el 26 de diciembre de 1989, es decir, seis años y medio más tarde de la gran jornada de gloria del elenco de Rachid Mekhloufi. Curiosamente, la primera sorpresa del torneo la había propinado Bélgica, que venció a Argentina, campeona reinante, en el partido inaugural dos días antes. Pero la victoria de los argelinos tuvo otros ribetes, porque era la primera vez que un equipo africano vencía a uno europeo y, para rematar, a un excampeón orbital. Una hazaña que quedó grabada con letras doradas en la memoria de los 42.000 aficionados que acudieron esa vez al estadio El Molinón, de Gijón.

Argelia había logrado clasificar por primera vez a una Copa Mundo luego de vencer a Nigeria en la última fase de la eliminatoria africana y quedó anclada en el grupo B, junto con los alemanes, Austria y Chile. Se daba por descontado que regresaría pronto a casa, algo que se cumplió, pero lo hizo por la puerta grande, y ahí radicó la diferencia. Tras un primer tiempo sin anotaciones, en el que Alemania lució dormida, lejos de ser la protagonista que sus hinchas esperaban, el segundo período fue un torrente de emociones. Rabah Madjer, el mejor jugador argelino de la historia (al menos, de los que representaron a su país), se inscribió en los libros de récords como el autor del primero gol de Argelia en los Mundiales: fue a los 9 minutos.

Menos de un cuarto de hora después, el entonces joven Karl-Heinz Rummenigge puso el empate y conjuró, por un rato, el susto. Sin embargo, luego de mover el balón en el centro del campo, Salah Assad habilitó a Lakhdar Belloumi y este venció por segunda vez al famoso Tony Schumacher. Lo mejor del partido se vio en el resto del tiempo, pues el conjunto africano le propinó un baile solemne a su rival, que ya no pudo reaccionar. Toque va, toque viene y a medida que el reloj consumía los segundos la hazaña se consumaba. Y se consumó finalmente, luego de que el árbitro peruano Enrique Labó, que estuvo secundado por el colombiano Gilberto ‘Mecato’ Aristizábal, pitó el final del encuentro.

El mundo del fútbol sufrió una conmoción, una rara mezcla de sorpresa y felicidad, porque al hincha, que siempre está a favor del grande, es muy hábil para subirse al bus de la victoria en casos en que un David se atreve a retar a un Goliat. Y Argelia fue un David muy querendón, porque en los siguientes partidos demostró que la victoria sobre Alemania no había sido fruto de la casualidad. En el siguiente juego cayó 0-2 con Austria y luego derrotó 3-2 a Chile, resultado que lo dejó con pie y medio en la segunda fase. Sin embargo, en uno de los hechos más bochornosos de la historia de la Copa Mundo, los austríacos se le regalaron a Alemania, que ganó 1-0 y evitó ser eliminada en primera fase.

En México-1986 y Suráfrica-2010, sus otras participaciones, Argelia fue eliminada en primera ronda. La diferencia fue que en esas oportunidades no consiguió protagonismo alguno y regresó a casa con pena y sin gloria. Hasta este martes 17 de junio, 32 años y un día después de la gesta inolvidable, cuando estuvo a punto de repetir el golpe. Bélgica no es la Alemania de 1982, pero hoy por hoy es uno de los mejores equipos europeos, realizó una muy buena eliminatoria y, por primera vez, obtuvo el rótulo de cabeza de serie. Los expertos, de hecho, lo dan como eventual revelación de Brasil-2014, lo señalan como uno de los equipos que pueden trastocar los pronósticos. Calidad posee, lo mismo que tradición mundialista.

Para los dirigidos por Marc Wilmots, uno de los buenos jugadores de la gran Bélgica de los años 80, la victoria tuvo un doble valor: por un lado, les permitió empezar con pie derecho y alimentar la confianza de cara a lo que viene y, por otro, cobrarse revancha de lo que Bélgica había sufrido hace 12 años, cuando fue eliminada en Corea del Sur y Japón-2002. Fue justamente un 17 de junio, en los cuartos de final, que el elenco de Robert Waseige perdió 0-2 con Brasil y se regresó a casa. Ese había sido el último partido de Bélgica en la Copa Mundo y ahora pudo celebrar un regreso feliz, con una victoria. Uno de los jugadores de aquel encuentro celebrado en Kobe (Japón) era Marc Wilmots, que con 33 años ponía punto final a su trayectoria en los Mundiales.

Otro era Daniel van Buyten, el único jugador belga de esta Selección de Brasil-2014 con experiencia mundialista. Entonces con 24 años, era el más joven e inexperto del plantel; hoy, en cambio, es la cuota de experiencia, con 36 calendarios encima. Bélgica pasó un susto, se repuso, le dio vuelta al marcador y alimentó su sueño de realizar un buen Mundial, como ya lo hizo en 1982, 1986, 1990 y 1994. Argelia amenazó con repetir la hazaña de 1982 y no pudo, pero todavía tiene cómo resarcirse y, esta vez sí, avanzar a la segunda fase. Son capítulo de una historia que conoceremos en los próximos días…

Sofiane Feghouli marcó el primero gol de Argelia en los Mundiales en 28 años (FIFA.com)
Sofiane Feghouli marcó el primero gol de Argelia en los Mundiales en 28 años (FIFA.com)

Publicado por

Admin

Comunicador social y periodista. Apasionado por los deportes. Escritor de libros. Docente. Emprendedor y soñador, terco y persistente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *