Miscelánea de datos – 8 de julio

Una riquísima colección de cifras estadísticas nos dejó la goleada de Alemania sobre Brasil. Irónicamente, el elenco de Luiz Felipe Scolari estableció varios antirrécords que contrastan con marcas que el Scratch había impuesto en épocas en las que el jogo bonito era ley.

Logo Miscelánea– Por primera vez, un equipo le anota seis o más goles a Brasil. El único que había conseguido hacerlo era Polonia, el 5 de junio de 1938 en Estrasburgo (Francia). Aquella vez, en un partido de la primera fase, que por aquel entonces se jugaba por el sistema de eliminación directa, Brasil venció 6-5 a Polonia en tiempos suplementarios, luego de que los 90 minutos reglamentarios concluyeron con empate 4-4. Ese día, Ernst Willimowski se inscribió en la historia como el primer jugador anotó cuatro goles en partido de la Copa Mundo y el único que se le convirtió tal cantidad a Brasil.

– Nunca antes, Brasil había recibido más de 3 goles en un mismo período. La marca se había establecido en ese mismo encuentro contra Polonia, disputado en el Stade de la Meinau ante 13.452 aficionados. El primer tiempo terminó con victoria parcial 3-1 de los suramericanos, pero los europeos se repusieron en el complemento y lograr emparejar la cuenta (4-4) para forzar la prórroga. Pasaron, entonces, 76 años para que los peores fantasmas del arco reaparecieran, aunque con una gran diferencia: aquella vez Brasil ganó y continuó en carrera.

– Hacía 22 partidos que Brasil no encajaba tres goles en su arco. La última ocasión que eso había ocurrido había sido en la final de Francia-1998, cuando cayó 0-3 con el dueño de casa. Ese 12 de julio, en el Stade de France, en los suburbios de París, Zinedine Zidane, con un doblete de cabeza, y Emmanuel Petit le dieron una triste despedida a Claudio Taffarel, el mejor arquero brasileño de los últimos 20 años. En ese recorrido, en diez oportunidades el Scratch consiguió mantener el cero en su arco y solo encajó dos derrotas (0-1 con Francia, en 2006, y 1-2 con Holanda, en 2010).

– Por tercera ocasión, Brasil encajó más de tres goles en su arco, y la última vez que eso había ocurrido fue hace sesenta años. Contra Polonia, en el mencionado juego de la primera fase de Francia-1938, por primera vez Brasil vio que la malla de su arco se inflara repetidamente. Luego, en Suiza-1954, fue la poderosa Hungría de Ferenc Puskas, Sandor Kocsis y compañía la que le amargó el rato, con un 4-2 que lo sacó de carrera en los cuartos de final. Después de ese partido, disputado el 27 de junio en Berna, solo la misma Hungría y Portugal, en Inglaterra-1966 (ambos 3-1); Italia, en España-1982 (3-2) y Francia, en 1998 (3-0) le había anotado tres goles.

Por primera vez, dos jugadores le anotan sendos dobletes en el mismo partidos: fueron Toni Kroos y Andre Schuerrle (FIFA.com):
Por primera vez, dos jugadores le anotan sendos dobletes a Brasil en el mismo partidos: fueron Toni Kroos y Andre Schuerrle. Curiosamente, cada uno lo hizo en un período del juego diferente.  (FIFA.com).

– Toni Kroos y Andree Schuerrle se unieron al selecto club de jugadores que consiguieron marcarle doblete en un partido a Brasil, aunque este fue el primer juego en el que el pentacampeón orbital encajó dobletes de dos futbolistas distintos. El español José Lealo Iraragorri, el francés Zinedine Zidane, el holandés Wesley Sneijder, el húngaro Sandor Kocsis, el polaco Grzegorz Lato, el portugués Eusebio y el suizo Jackie Fatton lo antecedieron. Por arriba de ellos permanecen el italiano Paolo Rossi, con su tripleta en España-1982, y el polaco Ernst Willimowski, con su cuarteta en Francia-1938.

– El 7-1 era un marcador que no se presentaba en la Copa Mundo desde 1950, curiosamente cuando el certamen fue acogido por Brasil y, para rematar, el dueño de casa fue protagonista. Fue el 9 de julio en el estadio Maracaná de Río de Janeiro, en apertura de la fase final, el cuadrangular que definió al campeón. Esa vez, Brasil venció por esa pizarra a Suecia y parecía encaminarse a un título que, sabemos, se le escapó a manos de Uruguay. La otra vez que un partido terminó con ese tanteador fue el 27 de mayo de 1934, cuando Italia (otra coincidencia, el local) superó a un débil Estados Unidos.

– Una vez, nada más, había perdido Brasilen semifinales, instancia que disputó por octava ocasión. La derrota se dio en la primera que disputó, en Francia-1938; fue contra Italia, el día que el técnico Ademar Pimenta decidió reservar al gran Leónidas para una hipotética final, y perdió. Ganó en Suecia-1958, cuando Pelé le ganó el duelo de estrellas goleadoras a Just Fontaine y Brasil superó 5-2 a Francia. Luego, en Chile-1962, dio buena cuenta del local, al que venció por 4-2. Y en México-1970, camino del tricampeonato, la víctima fue Uruguay, por pizarra de 3-1. Por los cambios de sistema del torneo, solo regresó a esta fase en Estados Unidos-1994, para vencer 1-0 a Suecia. En Francia-1998 igualó 1-1 con Holanda y avanzó tras la serie desde el punto penalti (4-2). Por último, en Corea del Sur y Japón-2002 le ganó 1-0 a Turquía.

Por octava ocasión en la historia, Alemania jugará la final: ganó tres y perdió cuatro (FIFA.com).
Por octava ocasión en la historia, Alemania jugará la final: ganó tres y perdió cuatro (FIFA.com).

– Por octava ocasión, Alemania estará en la final. Antes, en todo caso, era el país con más presencias en el partido decisivo, en el que acredita un récord negativo: ganó tres veces (1954, a Hungría; 1974, a Holanda, y 1990, a Argentina) y perdió en las cuatro restantes (1966, con Inglaterra; 1982, con Italia; 1986, con Argentina, y 2002, con Brasil). Es el primero, así mismo, que repite como finalista en lo que va corrido del siglo XXI, un rubro en el Holanda la puede igualar si vence a Argentina.

– Nunca antes se habían anotado ocho goles en un partido de semifinal. Tres veces se había presentado el 6-1; otra, el 5-2 y una más el 4-3, pero esas eran otras épocas. En Uruguay-1930, el dueño de casa goleó 6-1 a Yugoslavia, marcador que se repitió en el duelo entre Argentina y Estados Unidos. Luego, en Suiza-1954, Alemania humilló a Austria con una goleada idéntica y Brasil le ganó 5-2 a Francia en Suecia-1958. Por último, en el único de estos encuentros que no significó una goleada, Italia venció 4-3 a Alemania en México-1970, en un juego que se definió en tiempos suplementarios (1-1 en los 90 minutos reglamentarios).

– Para sonrojarse: Zaire (hoy República Democrática del Congo) y Haití, dos enanos de la historia de la Copa Mundo, eran los únicos elencos que habían encajado cinco goles durante el primer tiempo de un partido. Los africanos los sufrieron el 18 de junio de 1974, cuando Yugoslavia les propinó una goleada de 9-0; los centroamericanos, un día después, el 19 de junio, en la caída 7-0 con Polonia. El récord de más goles recibidos en un tiempo, en todo caso, sigue siendo propiedad de El Salvador, que en 1982 sacó el balón de su arco en siete oportunidades en el período complementario: perdió 10-1 con Hungría.

– Nunca antes, el anfitrión de una Copa Mundo sufrió humillación similar a la que Alemania le propinó este 8 de julio a Brasil. Solo dos veces el dueño de casa había caído por goleada: en Suecia-1958, cuando el propio Brasil venció 5-2 en la final, y en México-1970, cuando Alemania despachó a los aztecas en cuartos de final (4-1). Otro antirrécord de Brasil: es el primer anfitrión que pierde al menos un partido en cada una de las ediciones que organizó (1-2 con Uruguay en 1950). Italia se mantiene invicta en casa, mientras que México y Alemania solo cayeron en una oportunidad.

– Nunca antes, un excampeón mundial había encajado tal cantidad de goles en un partido. Alemania encajó 8 en la derrota en primera ronda contra Hungría en Suiza-1954, pero aún no había alzado el trofeo. Cuatro años más tarde, como campeón defensor, en las semifinales de Suecia-1958, perdió 3-6 con la Francia del infumable Just Fontaine, justamente el registro que se quebró en Belo Horizonte. Por su parte, Argentina perdió 1-6 con Checoslovaquia en Suecia-1958 y ganó el título veinte años más tarde en su casa.

– La fecha del 8 de julio reúne grandes satisfacciones para Alemania en historia de los Mundiales. En España-1982, también en semifinales, igualó 3-3 con Francia en un épico duelo que incluyó tiempos suplementarios y ganó la definición con tiros desde el punto penalti (5-4). En Italia-1990, ese día le ganó a Argentina con gol anotado desde el punto penalti por Andreas Brehme y alcanzó el tricampeonato. En 2006, como local, venció 3-1 a Portugal en el duelo de consolación por el tercer lugar. Y ahora, bueno, todos sabemos lo que pasó ahora, en 2014…

El polaco Ernst Williamoski, el jugador más goles le anotó a Brasil en un partido: 4.
El polaco Ernst Williamoski, el jugador más goles le anotó a Brasil en un partido: 4.

Publicado por

Admin

Comunicador social y periodista. Apasionado por los deportes. Escritor de libros. Docente. Emprendedor y soñador, terco y persistente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *