Klose entró de emergencia e hizo historia

El delantero de origen polaco salvó a Alemania de la derrota contra Ghana y, de paso, igualó al brasileño Ronaldo como máximos anotadores en la historia de la Copa Mundo, con 15 goles. Una fábula que, sin duda, todavía no puso su punto final.

LibroLos récords están para batirse, o al menos para igualarse. No importa quién sea el poseedor, no importa que tanto tiempo llevan vigentes, no importa que las cifras parezcan increíbles o inalcanzables. Así como casi 32 años más tarde el brasileño Ronaldo superó al Torpedo alemán Gerd Mueller como máximo anotador de los Mundiales, este 21 de junio el polaco Miroslav Klose, que compite por Alemania, igualó al Fenómeno con 15 anotaciones. Lo mejor es que, a pesar de contar 36 años, el legendario numero 11 teutón puede pasar de largo, y justamente en Brasil-2014, en la tierra del hombre-récord.

El 7 de julio de 2006, el día en que igualó a Mueller como el máximo goleador de Alemania en los Mundiales (exactamente 32 años después del logro del Torpedo), muchos creyeron que era el final de la historia para Klose en la Copa Mundo. De hecho, el técnico Joakim Loew no lo utilizó en el último juego de Suráfrica-2010, el que su país le ganó 3-2 a Uruguay por el tercer lugar. Con 32 años, eran pocos los que creían que tuvieran una oportunidad real de llegar a Brasil-2014, mucho menos en una época en la que el conjunto germano está en pleno proceso de renovación. Klose, sin embargo, jamás renunció a la idea: “Voy a prepararme como si tuviera 10 años menos. Si estoy en buena forma, ¿por qué no me van a convocar?”, les dijo a los periodistas una y otra vez.

De hecho, cuando a mediados de 2011 abandonó las filas del poderoso Bayern Munich y se fue al SS Lazio italiano, no fueron pocos los que afirmaron que su carrera estaba en declive. Obviamente, no tuvo la continuidad de sus años mozos, pero en tres temporadas acumuló 86 partidos, en los que anotó 37 goles (promedio de 0,43 por juego). Es decir, se mantuvo vigente, una circunstancia que no fue ajena para el técnico Loew, que sorprendió a finales de mayo cuando lo incluyó en la prelista de 30 jugadores. Algunos pensaron, entonces, que era una especie de homenaje por su brillante trayectoria con la Selección (es el máximo anotador, con 70 tantos), pues afirmaban que no tenía opción de jugar en una nómina tan competitiva.

La voltereta, el sello característico de la celebración de Klose (FIFA.com).
La voltereta, el sello característico de la celebración de Klose (FIFA.com).

El fútbol, sin embargo, es una historia que se reescribe cada 90 minutos, sin importar la edad que tengan los protagonistas: Loew lo confirmó en la lista definitiva de 23 futbolistas. En el debut contra la Portugal de Cristiano Ronaldo, partido que Alemania ganó por goleada de 4-0, el DT no lo incluyó en la línea titular y tampoco lo empleó como sustituto. Andre Schurrle, Skhodran Mustafi (debutantes) y Lukas Podolski (otro nacido en Polonia) fueron los que saltaron desde el banco de suplentes durante el segundo tiempo. Había que esperar, entonces, una mejor oportunidad, un partido ya resuelto, alguna instancia en la que nada importante estuviera en juego, para que Klose pudiera aspirar a ingresar.

Pero fueron muy distintas las condiciones en las que el técnico Loew recurrió a su jugador más experimentado. Corría el minuto 69 del encuentro que Alemania perdía 1-2 con Ghana en el estadio Castelao, de Fortaleza, y el rancho estaba ardiendo. Las Águilas Negras le habían tomado la medida al tricampeón mundial y amenazaban con propinarle una inesperada derrota. Alemania requería una ayuda efectiva, aunque casi nadie pensó en Klose como solución. Casi nadie, excepto Loew y sus asesores, que lo mandaron al campo en sustitución de un Mario Goetze que naufragó en medio de la fuerte y pegajosa marca de los africanos.

Y el goleador de la camiseta 11 solo necesitó 120 segundos para hacer historia: en el primer balón que tocó igualó el marcador, conquistó el tanto número 15 de su cuenta personal en los Mundiales. En un cobro de costado, tras un cabezazo del zaguero Benedikte Howedes, Klose sacó a relucir su olfato goleador y apareció solitario, tras el racimo humano, y con los taches la incrustó en el fondo del arco defendido por Fatawu Dauda. Doce años y 19 días después de su primer gol, que se lo marcó a Mohammed Al Deayea en la goleada 8-0 en el certamen disputado en Corea del Sur y Japón-2002 (ese día anotó tripleta), celebró el 15, el que por ahora le garantiza un lugar en la historia.

Eso sí, fiel a su espíritu, Klose espera que no sea el último, pues siempre afirmó que su objetivo era convertirse en el máximo goleador de todos los tiempos en la Copa Mundo. A través de Twitter, Ronaldo celebró el logro de Klose: “¡Bienvenido al club, Klose! Imagino tu felicidad. ¡Qué bella Copa!”, escribió O Fenomeno. Ahora, entonces, comienza la cuenta regresiva para saber si Klose tendrá otra oportunidad de ingresar al campo y, más importante aún, de celebrar un nuevo gol que lo deje en solitario en lo más alto de la estadística de anotadores. Si los hinchas alemanes tenían reservas por su convocatoria, si los periodistas dudaban de su vigencia, si el técnico Joakim Loew solo quería rendirle un homenaje, Miroslav Klose les demostró que todavía está para grandes logros. Los récords están para batirse y si alguien sabe de marcas es el 11 alemán…

Este toque sutil le representa a Miroslav Klose un lugar en la historia de los Mundiales (FIFA.com).
Este toque sutil le representa a Miroslav Klose un lugar en la historia de los Mundiales (FIFA.com).

Publicado por

Admin

Comunicador social y periodista. Apasionado por los deportes. Escritor de libros. Docente. Emprendedor y soñador, terco y persistente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *