Irmatov, el que más veces dirigió en la Copa Mundo

El uzbeko, uno de los preferidos de la FIFA, se estrenó en el partido inaugural de Suráfrica-2010 (Suráfrica-México) y con el juego entre Holanda y Costa Rica, que cerró los cuartos de final de Brasil-2014, completó 9. La marca la compartían Joel Quiniou, Benito Archundia y Jorge Larrionda.

LibroLa noticia pasó de agache prácticamente en todos los medios del mundo, y ni siquiera la FIFA en la página web oficial del Mundial de Brasil-2014 le dedicó una notica. En todo caso, en la lejana y prácticamente desconocida Uzbekistán, que jamás asistió a la Copa Mundo, están de fiesta: Ravshan Irmatov, su representante, es el árbitro que más partidos dirigió en la historia de los Mundiales. Completó 9 con el duelo entre Holanda y Costa Rica, por los cuartos de final.

En Suráfrica-2010, este profesor de educación física escolar, nacido en Taskent, el 9 de agosto de 1977 (36 años), había impuesto una marca al arbitrar cinco partidos, algo inédito. Su trayectoria internacional se inició el 31 de marzo de 2004, cuando fue designado para comandar el equipo arbitral del partido entre Vietnam y Líbano, correspondiente a la segunda ronda de las eliminatorias asiáticas para el Mundial de Alemania-2006. Y pronto entró al panel de los favoritos de la FIFA, que en Brasil-2014 lo tuvo en cuenta por octava vez en sus torneos.

Finlandia-2003 (sub-17), Corea del Sur-2007 (sub-17), Canadá-2007 (sub-20), Mundial de Clubes-2008 y 2011 (Japón), Nigeria-2009 (sub-17) y Suráfrica-2010 (Copa Mundo) es el recorrido que este réferi ha recorrido gracias a su escarapela FIFA. Sus logros más destacados es haber pitado el juego inaugural y una de las semifinales de Suráfrica-2010 (Suráfrica vs. México y Holanda vs. Uruguay), la final de la Copa de Asia-2011, las finales de los Mundiales de Clubes 2008 (Manchester United vs. LDU de Quito) y 2001 (Barcelona vs. Santos) y la final de Copa de Campeones de Asia-2011. Queda claro, pues, que se trata de un árbitro del resorte de la FIFA.

Ravshan Irmatov, de Uzbekistán, el árbitro que más partidos dirigió hasta ahora en la  Copa Mundo (FIFA.com).
Ravshan Irmatov, de Uzbekistán, el árbitro que más partidos dirigió hasta ahora en la Copa Mundo (FIFA.com).

Y el hecho que lo hubieran seleccionado para dirigir el primer partido de Suráfrica-2010 es muestra de ello. Ese, se sabe, es uno de los encuentros que mayor audiencia reúne en cada torneo, porque es el que rompe el ayuno de cuatro años, el que está precedido por la ceremonia de inauguración, que tradicionalmente concita la atención de los aficionados alrededor del planeta fútbol. Aquel 11 de junio, en Johannesburgo, mostró cuatro tarjetas amarillas, dos por bando, en la que ha sido una norma de su estilo: es muy equitativo (o diplomático) a la hora de mostrar los cartones, que casi siempre repartió por igual.

La segunda salida se dio una semana más tarde, el 18 de junio, en Ciudad del Cabo, en el duelo que Inglaterra y Argelia igualaron sin goles. También correspondiente a la primera fase, dirigió Argentina-Grecia, que ganó el elenco suramericano 2-0, en Polokwane. Le dieron descanso en la ronda de octavos de final y regresó para los cuartos, instancia en la que, de nuevo, se encontró con los dirigidos por Diego Armando Maradona. Fue el 3 de julio, día en que Alemania triunfó 4-0 y sacó a la Albiceleste de la fiesta. El partido que le permitió imponer el récord de más partidos arbitrados en una edición de la Copa Mundo fue Uruguay-Holanda (2-3), que significó el paso de la Oranje a la final. Fue el 6 de julio, en Ciudad del Cabo.

Tras esa cita, también formó parte del panel arbitral de los Juegos Olímpicos de Londres-2012 (tres partidos) y la Copa Confederaciones del año pasado (un solo partido, Brasil-Italia). Designado Mejor Árbitro de Asia entre 2008 y 2011 (consecutivamente), no era raro que, de nuevo, su nombre figurara en la lista de aquellos llamados a impartir justicia en Brasil-2014. Su estreno fue en el juego entre Suiza y Ecuador, en Brasilia, que los europeos ganaron por 2-1 en tiempo de reposición. Ocho días después apareció en Recife, como central del juego entre Croacia y México (1-3) y salió en medio de la polémica, por dos controvertidas decisiones al anular dos jugadas en las que el azteca Giovanni dos Santos anotó. Las repeticiones de la televisión dejaron claro que el equipo arbitral se había equivocado en ambas ocasiones y, entonces, se creyó que era el fin de la actuación de Irmatov en el torneo.

El partido Holanda-Costa Rica, que cerró los cuartos de final, fue el noveno del palmarés de Irmatov (FIFA.com).
El partido Holanda-Costa Rica, por los cuartos de final, fue el noveno del palmarés de Irmatov (FIFA.com).

Sin embargo, si algo aprendimos en Brasil-2014, con dolor y sufrimiento, es que la FIFA es muy juiciosa para premiar a quien bien sirve a sus tórridos intereses. Y el uzbeko, obviamente, encaja en ese perfil. En clara muestra de que a quien no quiere caldo se le dan dos tazas, tan solo tres días después de ese recital de equivocaciones lo nombraron para el duelo entre Alemania y Estados Unidos, en Recife. Ese 26 de junio, en el estadio Arena Pernambuco, igualó al francés Joel Quiniou, al mexicano Benito Archundia y al uruguayo Jorge Larrionda, que compartían la marca de ocho designaciones en sus distintas participaciones en la Copa Mundo. Y este 5 de julio, en el juego de cierre de los cuartos de final, la FIFA premió a su árbitro permitiéndole entrar en la historia como el que más veces dirigió en el torneo.

Ese partido entre Holanda y la Costa Rica de Jorge Luis Pinto, además, significó el que más trabajo le demandó en el aspecto disciplinario: mostró seis de las 30 tarjetas amarillas que acumula en su palmarés. Solo una vez mostró la roja, y fue para el croata Ante Rebic, en el cuestionado duelo contra los mexicanos. Fue roja directa por una descalificadora falta sobre Carlos ‘Gullit’ Peña cuando ya el partido iba a terminar y la impotencia se había apoderado de los europeos, que no se resignaban a la prematura eliminación.

La participación de Irmatov en los Mundiales se puede resumir en las siguientes cifras estadísticas: dirigió 9 encuentros en los que estuvieron presentes Alemania, Argentina, México, Holanda (dos veces cada uno), Suráfrica, Inglaterra, Argelia, Grecia, Uruguay, Suiza, Ecuador, Croacia, Estados Unidos y Costa Rica (una vez cada uno). Seis de esos juegos correspondieron a primera ronda, dos más a cuartos de final y el restante, a semifinales. Holanda (5), Costa Rica (4), México (4) y Argentina (3) son los países a los que más jugadores les amonestó. El segundo cuarto de hora del primer tiempo (6) y el último del segundo (7) son los preferidos por Irmatov para mostrar las cartulinas amarillas.

Dado que solo cuenta 36 años, es decir, le quedan al menos nueve para lucir dirigir partidos internacionales, Irmatov puede enriquecer su palmarés en los Mundiales de 2018 y 2022, eso sí, siempre y cuando siga siendo parte del llavero de la FIFA y continúe defendiendo sus intereses. Inclusive, en Brasil-2014, merced a los favores recibidos, todavía podría gozar de una palomita más…

El árbitro uzbeko debutó en un juego Vietnam-Líbano, en las eliminatorias a Alemania-2006 (FIFA.com).
El árbitro uzbeko debutó en un juego Vietnam-Líbano, en las eliminatorias a Alemania-2006 (FIFA.com).

Publicado por

Admin

Comunicador social y periodista. Apasionado por los deportes. Escritor de libros. Docente. Emprendedor y soñador, terco y persistente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *