Eliminatorias: goza Perú, sufre Argentina, adiós Ecuador

La decimosexta jornada nos dejó una lección: el fútbol es presente, el hoy, el cómo cada jugador es capaz de asumir los retos que se le presentan. Lo demás es especulación, es verso, es mentira. Nos esperan dos fechas de infarto, en octubre.

Colombia Mundial En Contravía rumbo a Rusia-2018Por primera vez desde que el técnico Tite asumió la conducción técnica, Brasil no ganó. Por primera vez en lo que va corrido de la eliminatoria suramericana al Mundial de Rusia-2018 (16 fechas), Perú entró en el grupo de clasificados directos. Ecuador, primer líder de la competencia, no pudo levantar cabeza y es el tercer eliminado. Y, lo mejor, las emociones se extenderán hasta que el próximo 10 de octubre suene el pitazo final.

Se mantuvo la tendencia de las últimas jornadas y no se aportó la claridad porque los resultados no se ajustaron a la lógica de los pronosticadores: seis equipos, separados apenas por 6 puntos (justamente, lo que falta por jugar), luchan por los 3,5 cupos disponibles. Se mantiene latente la posibilidad de que Argentina (vigente campeón mundial y regional) y Chile (bicampeón suramericano) se queden por fuera.

La gran noticia de la jornada fue la victoria de Perú en Quito: se metió en zona de clasificación y eliminó a Ecuador (FIFA.com).

Varios partidos de alto nivel, de elevadísima intensidad, de emociones alternas y resultados inesperados se vivieron en esta decimosexta jornada. Una vez más, quedó plasmado que un tema es la tabla de posiciones y otro muy distinto lo que ocurre en el campo de juego. Es, principalmente, porque la eliminatoria es una competencia (no un torneo) atípica por las características de juego y, especialmente, por su duración.


Colombia frenó a Brasil en la eliminatoria: 1-1


Al cabo de cuatro jornadas, en noviembre de 2015, Ecuador era la sensación. Había derrotado a Argentina en Buenos Aires y venció en casa a Uruguay, dos de los grandes de la región. Además, había dado cuenta de Bolivia y Venezuela, dos chicos. En las siguientes 14 jornadas, sin embargo, solo acreditó dos triunfos y encajó ocho derrotas, un camino que lo condujo a la eliminación, consumada con la caída frente a Perú en Quito.

Y que conste que era el mismo técnico, el mismo grupo de jugadores, el mismo país. El mismo Ecuador que fue sensación en el arranque hoy es el tercer eliminado. Y Paraguay, que sorprendió hace unos días al golear a Chile en Santiago, ahora cayó en casa (1-2) con Uruguay en un duelo sensacional y mantiene una mínima opción de clasificación. Y Chile, con sus pergaminos de bicampeón de la Copa América hoy está por fuera del Mundial.

La lección es que en esta eliminatoria es muy difícil sacar diferencias. Si uno mira la tabla y excluye a Brasil (el primero) y a Venezuela (el último), se encuentra con un panorama muy distinto al que nos quieren vender: no hay grandes potencias, cualquiera le gana a cualquiera, hay un marcado equilibrio de fuerzas (¿o de debilidades?). Y, por eso, la tabla es un ascensor permanente, un sufrimiento sin fin.

Argentina no pudo vencer a Venezuela y continuó en zona de repesca. La Albiceleste sigue amenazada (FIFA.com).

Dicho en otras palabras: la lección es que no se gana con la camiseta, ni con los títulos del palmarés, ni con la tradición, ni con el costo de los jugadores, ni con la buena energía en las redes sociales. El fútbol es presente, el hoy, el cómo se levantó cada jugador y cómo fue capaz de asumir los retos que se le presentan en el campo de juego. Lo demás es especulación, es verso, es mentira: lo demás, incluida la tabla de posiciones, no existe.

El siguiente es el balance de lo que ocurrió en la decimosexta fecha de las eliminatorias suramericanas al Mundial de Rusia-2018:

Bolivia 1 – 0 Chile
El gol de penalti anotado por Juan Arce, tras una mano de Marcelo Díaz dentro del área, se cantó como si fuera el que le hubiera dado a Bolivia la clasificación a la Copa Mundo. Y no era para menos. El equipo de Marcelo Soria se jugaba un partido especial contra la Roja, a pesar de estar eliminado: quería revancha después de que los chilenos los denunciaron en la FIFA por la irregular inscripción de Nelson Cabrera, hace un año.

El partido, entonces, se jugó en un ambiente hostil, con pancartas en la tribuna y con el cuchillo entre los dientes en el campo de juego. Y Bolivia, ya eliminada, se jugó la vida frente a Chile, que sigue sin reaccionar: encajó la segunda derrota consecutiva, la tercera en los cuatro últimos partidos, y quedó por fuera de zona de clasificación, en la sexta casilla. Ese tanto de Arce fue suficiente, Bolivia festejó y Chile no se despierta.

La de Bolivia sobre Chile no fue una victoria más, una cualquiera: en La Paz se celebró por todo lo alto (FIFA.com).

Ahora, la Roja se medirá en casa a Ecuador, ya eliminado, en procura de una victoria que le permita mantenerse en la pelea. Los puntos que había ganado en el escritorio les habían dado a los pupilos de Juan Antonio Pizzi un plus, pero la realidad de su juego los puso en un lugar muy incómodo. Sería una sorpresa que el vigente bicampeón continental, segundo de la Copa Confederaciones, no acudiera a la cita de Rusia-2018.

Ecuador 1 – 2 Perú
Aquella vieja premisa de los técnicos de fútbol según la cual hay esperanza mientras haya minutos por jugar cobra vida con este Perú de Ricardo ‘el Tigre’ Gareca. Aunque muchos lo daban por eliminado, el elenco inca superó sus propias limitaciones y haciendo de tripas corazón prendió la llama de la ilusión: por primera vez, entró a zona de clasificación directa y tiene en sus manos el regreso a la Copa Mundo, a la que no acudes desde 1982.

Una ráfaga de efectividad, esa misma que tanta falta le hizo en jornadas anteriores, le bastó para sellar la victoria en Quito y, de paso, firmar la eliminación de Ecuador. Édison Flores (72) y Paolo Hurtado (76) marcaron los tantos del triunfo; descontó Énner Valencia (79, penalti), pero no fue suficiente. Aunque se quedó con un menos por la expulsión de Christian Ramos, Perú aguantó y se aupó a la cuarta casilla, superando a Argentina y Chile.

A Ecuador, finalmente, se le acabaron el aire y el buen fútbol: quedó eliminada del Mundial de Rusia-2018 (FIFA.com).

Ahora, los incas dependen de sí mismos para regresar al Mundial: visitan a Argentina y reciben a Colombia a sabiendas de que solo les sirve ganar. Lo cierto es que el buen juego que había acreditado en partidos anteriores sin obtener los réditos esperados, en esta recta final le permite ilusionarse con el Mundial. Para Ecuador, en cambio, fue una triste despedida y ahora solo será juez de Chile y Argentina, sus próximos rivales.

Argentina 1 – 1 Venezuela
Resulta que Venezuela no era el conjunto de gordos rodillones, de cojos y de jugadores de palo que nos dijeron después de que el elenco de Rafael Dudamel empató sin goles con Colombia hace unos días. Porque esa misma Venezuela le amargó la vida a Argentina en un partido que le permitió mostrar todas sus virtudes: buena técnica, disciplina táctica, generoso despliegue físico, personalidad, atrevimiento, hambre de gloria.

A punto estuvo la Vinotinto de dar el gran zarpazo de la eliminatoria: un tanto de Jhon Murillo, a los 51 minutos, hizo temblar a Argentina, que igualó 180 segundos después por un autogol de Rolf Fletscher. Pero, más allá del marcador, lo cierto es que el visitante nunca fue inferior y, por el contrario, incomodó al máximo al dueño de casa, que nunca encontró los caminos al gol, que se excedió en el vértigo, que careció de paciencia y tino.

La Venezuela que empató con Colombia no era tan poco como decían: en gran juego, le amargó el rato a Argentina (FIFA.com).

Tras la derrota de Chile en La Paz, la posibilidad de regresar a la zona de clasificación directa le quedaba servida en bandeja de plata a Argentina. Sin embargo, la Albiceleste no pudo, no tuvo los argumentos necesarios. Lo intentó, sí, pero sin claridad; luchó, sí, pero sin profundidad. Y se retiró amargada, preocupada, porque lo que viene no es fácil: recibe a Perú y cierra en la altura de Quito. No es halagüeño el panorama.

Paraguay 1 – 2 Uruguay
El mejor partido de la fecha lo disputaron guaraníes y charrúas en Asunción. Juego abierto, honesto, sin escatimar esfuerzos, sin estrategias especulativas, a sabiendas de lo que estaba en juego: el cupo al Mundial-2018. Fue como una de esas peleas de boxeo en la que los dos púgiles se paran en la mitad del cuadrilátero a intercambiar golpes, hasta que no de ellos cae a la lona y no se levanta más. Y Paraguay cayó y no se levantó.

Tras la victoria en Santiago, el elenco de Francisco Arce no pudo confirmarse en casa y prácticamente le dio adiós a Rusia-2018. Tiene posibilidades matemáticas, pero ni siquiera las victorias sobre Colombia y Venezuela le garantizan un lugar. Lo dio todo la Albirroja, pero los costosos errores defensivos, que tantas tristezas le provocaron a lo largo de la eliminatoria, la volvieron a condenar. Y Uruguay, que tenía el arco cerrado, no falló.

El grito charrúa retumbó por toda Suramérica: Uruguay venció a Paraguay y encarriló la clasificación otra vez (FIFA.com).

La Celeste alejó los fantasmas de la repesca y se trepó a la segunda colocación. Con un plus, al menos teórico: en las dos últimas fechas se medirá a Venezuela (visitante) y Bolivia (local), los dos últimos de la tabla. Con una victoria, los del Maestro Tabárez firmarán su clasificación. Lo importante es que recuperaron la memoria de sus mejores momentos en la eliminatoria y vencieron a un rival directo para tomarse un respiro.

La decimoséptima y penúltima fecha de la eliminatoria suramericana al Mundial de Rusia-2018 se disputará el jueves 5 de octubre, con la siguiente programación:

Argentina vs. Perú, en Buenos Aires
Bolivia vs. Brasil, en La Paz
Venezuela vs. Uruguay, en San Cristóbal
Colombia vs. Paraguay, en Barranquilla
Chile vs. Ecuador, en Santiago

 

Publicado por

Admin

Comunicador social y periodista. Apasionado por los deportes. Escritor de libros. Docente. Emprendedor y soñador, terco y persistente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *