¡Que sea un día de fiesta, uno inolvidable, Colombia!

Una victoria sobre Paraguay pondrá a Colombia entre los invitados a Rusia-2018. Es el partido más importante de la eliminatoria. Se requiere paciencia, pero también mucha inteligencia, carácter, pasión, personalidad y garra. Y efectividad, y seguridad defensiva.

Colombia Mundial En Contravía rumbo a Rusia-2018Que sea uno de esos días inolvidables, uno en el que dejamos atrás los odios y las absurdas diferencias, uno en el que cambiamos la tradicional amargura y el pesimismo por la alegría y la felicidad. Que sea uno de esos días en los que la garganta se estremece con el grito de gol y los abrazos son sinceros, cálidos, profundos. Que sea uno de esos días en los que la Selección Colombia nos recuerda que la vida es un carnaval.

Tras la fantástica eliminatoria camino de Brasil-2014, en la que el equipo de José Pekerman nos regaló momentos que aún se recrean en la memoria y nos arrancan lágrimas, los colombianos nos acostumbramos a celebrar triunfos y se nos olvidó lo que era sufrir. Y la vida, sabia como es, se encargó de darnos una lección que todavía no se aprobó: falta el examen final, y quizás también el remedial.

Colombia Mundial En Contravía.com
El partido más importante de la eliminatoria es el que se disputa contra Paraguay: está juego el cupo directo a Rusia-2018 (FIFA.com).

Paraguay, que ya venció en la casa de Chile y de Argentina, será la más dura de las pruebas. El pasaporte al Mundial de Rusia-2018 o el tiquete al sufrimiento. No hay tonos grises: es blanco o negro. Se ría o se llora; se sufre o se goza. Bien lo dijo el técnico Pekerman en la antesala, durante la rueda de prensa: “Este es el partido más importante”. Falta ver si el mensaje transmitido por el cuerpo técnico cala en el grupo de jugadores.

Quedar al margen de la Copa Mundo, como ocurrió en Corea del Sur y Japón-2002, Alemania-2006 y Suráfrica-2010, es algo que aterra al país futbolístico. Sin embargo, esa es una de las probabilidades. La buena noticia es que, a diferencia de esas ocasiones, esta vez Colombia no rema contra la corriente y, más bien, tiene un plus que necesita hacer valer: depende de sí misma. Si vence a la Albirroja, inscribirá su nombre en Rusia-2018.


Día D-1 en la eliminatoria, con varias ‘finales mundiales’


Contrario a lo que se presentó en las jornadas anteriores, el ambiente que rodea a la Selección es menos dañino, menos pesimista. Curiosamente, los detractores de oficio del DT Pekerman, los viudos del poder de procesos anteriores y los que critican con mala leche solo para sentirse célebres se apuraron a subirse al bus de la victoria y ahora hablan de que sí se puede, de que unidos somos fuertes, de que todos somos Colombia.

Sin la brillantez de hace cuatro años, con unos altibajos que ni el mismo técnico puede explicar a satisfacción, a veces con más dudas que certezas, Colombia está hoy en zona de clasificación directa y un triunfo frente a Paraguay le garantizará su sexta participación en la Copa Mundo. La tarea está casi hecha, pero en el fútbol el ‘casi’ no vale, así que hay que terminarla. Contra Paraguay o, el próximo martes, en Lima frente a Perú. Da igual.

Colombia Mundial En Contravía.com
En Buenos Aires y Santiago, Paraguay demostró de lo que es capaz cuando su rival le concede ventajas. Es un rival de sumo cuidado (FIFA.com).

Desarticulada la añeja columna vertebral que soportó el talento de los más jóvenes en el proceso que nos condujo a Brasil-2014, el técnico Pekerman sufre lo indecible para rearmar la estructura del equipo, y aún no lo consigue. Las frecuentes lesiones de jugadores clave, los altibajos de rendimiento, la falta de ritmo de varios de los ases internacionales y el exiguo aporte de los nuevos nos tienen en vilo todavía.

Hace un año, tras igualar sin goles con Chile como local y caer 0-3 con Argentina en el sur del continente, el panorama era desolador. Los buitres de los medios de distorsión y manipulación se dieron un banquete, pero no consiguieron el objetivo de desequilibrar al grupo y sacar al técnico Pekerman. Y como en el fútbol y en la vida cada partido es una nueva oportunidad, otra historia, este 2017 nos devolvió las sonrisas y la alegría.


Colombia frenó a Brasil en la eliminatoria: 1-1


Como los alumnos desaplicados de la vieja época, la Selección dejó todo para el examen final. Aprueba y celebra o reprueba y tiene que resignarse a ver Rusia-2018 a través de la televisión mientras espera que comience la carrera hacia Catar-2022. Lo que alienta la esperanza es que cada vez que el equipo estuvo en entredicho, respondió. Sin lujos, sin que le sobrara nada, pero respondió. Y la ilusión es que la tendencia se repita.

Tras superar el duro escollo de Brasil, al que se le cortó una racha de nueve victorias consecutivas en la eliminatoria, Colombia no podía encontrar un peor rival que Paraguay en su aspiración de asegurar un cupo a la Copa Mundo. Hoy por hoy, el equipo de Francisco Arce es el que mejor juega por fuera de su casa, y quien tenga alguna duda que les pregunte a los chilenos, que sufrieron a los guaraníes hace solo cinco semanas.

Colombia Mundial En Contravía.com
El apoyo del público en Barranquilla, y especialmente su paciencia, serán factores vitales para conseguir la victoria que garantice la clasificación (FIFA.com).

“Necesitamos ser pacientes”, dijo Radamel Falcao García hace unos días, y es cierto. El peor enemigo para Colombia es la ansiedad, y más considerando que un empate, si bien no es el resultado que todos queremos, puede no ser un mal negocio (dependerá de otros resultados). Es un partido en el que se requiere paciencia, pero también mucha inteligencia, carácter, pasión, personalidad y garra. Y efectividad, y seguridad defensiva.

Colombia debe cuidarse de que no se le descubra la cabeza por taparse los pies, y viceversa. Debe atacar con inteligencia y convicción, sin desprotegerse atrás, porque el gran poderío ofensivo de Paraguay está en el contragolpe, en los espacios que su rival le brinda. Y dado que solo le sirve ganar para llegar con alguna posibilidad a la última jornada (recibe a Venezuela), se descarta que proponga el juego de la especulación.

Varias veces estuvo Colombia en entredicho durante la eliminatoria y siempre superó los escollos. Tras caer con Argentina en Barranquilla, fue a La Paz y superó a Bolivia; luego de perder con Brasil, viajó a Asunción y derrotó a Paraguay; y después del empate con Venezuela que muchos lloraron como una derrota, paró en seco a Brasil, que llegaba con una racha victoriosa que se antojaba imparable.

Colombia Mundial En Contravía.com
El talento, el carácter y el liderazgo de James Rodríguez, y sus goles, son pilares sobre los que se levanta la ilusión de la hinchada tricolor (FIFA.com).

Irónicamente, y eso es lo más bonito que tiene el fútbol, nada de lo ocurrido tiene valor. Los triunfos conquistados quedarán solo para enriquecer las estadísticas si Colombia no clasifica a Rusia-2018, de ahí que, como lo dijo Pekerman, este contra Paraguay es el partido más importante de la eliminatoria. Es el de reivindicarse con su historia reciente, el de reconquistar el corazón del hincha ingrato, el de callarles la boca a los detractores.

En el fútbol, cada partido es una nueva historia, es toda la historia. Así como el frenético empate 3-3 contra Chile el 11 de octubre de 2013 aseguró el cupo a Brasil-2014 y borró lo hecho en los 14 partidos previos, la afición nacional sueña con que la de este 5 de octubre de 2017 sea una noche de fiesta, un interminable carnaval de alegría, una fecha de esas que se graban con fuego en el corazón, de las que la memoria no olvida.

No se trata de jugar bonito y brindar espectáculo, ni siquiera se trata de jugar bien. Lo que importa, hoy más que nunca, es ganar, solo ganar (aunque el camino más corto hacia la victoria es jugar bien). Después habrá tiempo para analizar, para rasgarse las vestiduras, para desacreditar a Pekerman. Ojalá los dioses del fútbol iluminen a la Selección para que este sea uno de esos días inolvidables y felices, que tanta falta nos hacen.Colombia Mundial En Contravía rumbo a Rusia-2018

Publicado por

Admin

Comunicador social y periodista. Apasionado por los deportes. Escritor de libros. Docente. Emprendedor y soñador, terco y persistente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *