Copa América: balance de la primera fase

Pocas certezas, como que Neymar es el gran fiasco del torneo, nos dejó el torneo al cabo de 18 partidos. Los grandes equipos continúan en deuda, así como las máximas estrellas. Bolivia, por ahora, es el más beneficiado y todavía puede hacer historia. ¿Lo mejor se viene desde los cuartos de final?

Copa América 2015A poco más de mitad del camino recorrido, la Copa América Chile-2015 está en deuda con los aficionados: la inmensa expectativa generada en la antesala del torneo no fue satisfecha al cabo de los primeros 18 partidos. Aún no se jugó el gran partido, las figuras más importantes continúan en segundo plano, los máximos aspirantes no dan la talla y, en fin, los aficionados continúan a la espera de motivos suficientes para hacer de este el certamen inolvidable que todos anhelábamos.

Eso no significa, sin embargo, que el certamen continental más antiguo del planeta fútbol haya sido aburrido hasta ahora. No, hay que aclarar que ha resultado entretenido a ratos, pero es que se nos dijo que iba a ser algo parecido a un Mundial en miniatura, que por la cantidad y calidad de las estrellas presentes iba a ser un espectáculo sin tregua, que como dice la publicidad de una conocida marca de comida “no iba a tener presa mala”. Pero nos ha tocado engullirnos uno que otro hueso, eso está claro. La ilusión, en todo caso, se mantiene intacta: que los cuartos de final, las semifinales y la final nos brinden lo que esperamos, es decir, un fútbol que demuestre por qué Suramérica es la cuna de los mejores jugadores del orbe.

Copa América 2015
Colombia brilló en la primera fase con una victoria contra Brasil, pero dejó un mar de dudas tras la derrota con Venezuela y el empate con Perú. La anemia ofensiva, el gran problema (Conmebol.com)

Algunas verdades han quedado reafirmadas en lo que va corrido del torneo: por ejemplo, que para los equipos grandes, en especial, cada día es más difícil demostrar su categoría. El hecho de contar con los jugadores apenas unos pocos días antes de la competencia, y después de que fueron exprimidos al máximo por sus clubes de origen en extenuantes y estresantes temporadas, redunda en lo que hemos visto: figuras convertidas en fantasmas, rindiendo a media marcha, sin brillo alguno y limitadas a ocasionales chispazos. Es una situación incorregible, valga la pena decirlo, porque al fin de cuentas los futbolistas se deben a los clubes que les pagan fortunas y estas palomitas en las selecciones nacionales se antojan como un recreo.

Copa América 2015
Cabezones están los hinchas de Brasil tras las demostraciones del equipo de Dunga. La Auriverde volvió a ser el mismo elenco plano y limitado del Mundial. Para colmo, se quedó sin su máxima estrella, Neymar (Conmebol.com).

Mientras, esas verdades a medias que se cocinan en las cloacas sociales o en los espacios de los medios de comunicación en los que los análisis tienen la profundidad de una piscina para bebés se derrumban como un frágil castillo de naipes. Por ejemplo, aquello de que las distancias entre grandes y chicos es cada día menor. Dos casos para confirmar que no es así: Venezuela arrancó infumable, dando una de las grandes sorpresas de la primera fase al derrotar a Colombia, pero luego quedó eliminada. Estaba dicho que estos equipos pueden ganarle a cualquiera un partido, pero que en la campaña tarde o temprano iban a mostrar el cobre. Y los patriotas lo hicieron, a pesar de que su balance futbolístico no fue malo, de que dejaron mejor imagen que en ocasiones anteriores.


Copa América: la clasificación costó un Perú


También está el caso de Ecuador, que volvió por sus andadas. Con buenos antecedentes en las eliminatorias recientes, el cuadro que dirige Gustavo Quinteros mostró una cara triste. Es cierto que llegó disminuido por las lesiones de algunas de sus más representativas figuras, pero no cabe duda de que quedó en deuda futbolística. Perdió con Bolivia, una derrota que nadie tenía en sus cuentas, y le ganó a un México que una vez más vino de paseo al torneo. El crecimiento futbolístico de Ecuador es innegable, pero estos baches son síntoma inequívoco de que todavía le falta pelo pal moño de codearse con los que son grandes de verdad. Haberse despedido en primera fase es un fracaso inocultable que lo obliga a pensar seriamente en cómo va a encarar la próxima eliminatoria.

Copa América 2015
El temible poder ofensivo de Argentina todavía no aparece. El más destacado del ataque ha sido Sergio ‘Kun’ Agüero, que siempre se las arregla para sobresalir (Conmebol.com).

México fue la gran decepción, pero eso a nadie debe extrañar. Los manitos viven del cuento de que se creen la superpotencia de la Concacaf, un ámbito en el que Estados Unidos ya los superó y en el que Costa Rica les pisa los talones. Para rematar, privilegiando la Copa de Oro, acudieron con un elenco lleno de suplentes que no dieron la talla. Se regresan a casa con apenas dos empates y una derrota, balance paupérrimo para un elenco que en el pasado supo ser protagonista de la Copa América. Lo que habría que replantear para próximas ediciones del torneo es si de verdad vale la pena que equipos como el azteca sean invitados por pura cordial hipocresía (o verborragia diplomática, como se le quiera llamar), porque en lo deportivo es muy poco lo que aportan.

Copa América 2015
México y Ecuador fueron los equipos que decepcionaron en la primera fase. Muy por debajo del nivel esperado estuvieron unos y otros. Los manitos estuvieron de recreo (Conmebol.com).

A Venezuela, en cambio, hay que darle un compás de espera. El elenco de Noel Sanvicente dejó una muy buena impresión frente a Colombia, se vio perjudicado por una expulsión contra Perú y se dio el lujo de desnudar las carencias de Brasil, a pesar de la derrota. En el terreno de las polémicas y las especulaciones, seguramente hubiera sido distinto el cantar de los patriotas en caso de haber jugado con los 11 todo el encuentro contra los incas, pero eso es como llorar sobre la leche derramada. Lo cierto es que ya están de regreso a casa, aunque sería atrevido descalificarlos por la eliminación prematura y olvidar los incuestionables adelantes exhibidos en la última década. En la eliminatoria, sin duda, serán rivales complicados porque ya se olvidaron del complejo que los hacía sentirse inferiores.


Colombia se levantó y sonrió frente a Brasil


Los grandes beneficiados de la primera fase fueron Perú y Bolivia, a los que la mayoría daba por eliminados en esta instancia. Los incas, terceros en Argentina-2011, se dieron mañas para avanzar en el denominado ‘grupo de la muerte’ y ahora, justamente frente a los del altiplano, de nuevo pueden buscar un lugar entre los cuatro mejores del torneo. Si bien no es el mismo Perú de los años 70 y 80, sus jugadores conservan ese ADN de calidad que en el pasado les permitió codearse con las potencias y en poco tiempo el técnico Ricardo Gareca consiguió darle seguridad defensiva, precisamente su mayor dolor de cabeza en las últimas décadas. Además, hasta ahora sus jugadores no protagonizaron actos de indisciplina, un hecho que no puede pasar inadvertido. Los de la banda cruzada son un gigante dormido que en cualquier momento se despierta y vuelve a brindarles alegrías a sus hinchas.

Copa América 2015
Por ahora, los hinchas de Bolivia sonríen como hace mucho tiempo no lo hacían. En caso de avanzar a semifinales, marcarán un hito en el torneo (Conmebol.com).

Bolivia, por su parte, superó esta instancia inicial después de veinte años: la última vez que lo habían conseguido fue en 1995, cuando cayeron en los cuartos de final con Uruguay (1-2), a la postre el campeón. Como en el caso de Perú, el técnico Vladimir Soria se las arregló para conformar una interesante mixtura de experiencia y juventud que abre la puerta de las ilusiones de la afición del altiplano. Un dato que realza lo realizado hasta ahora por este conjunto: las dos últimas veces que Bolivia estuvo entre los cuatro mejores de la Copa América fue en 1997 y 1993, pero como anfitrión. Fuera de su país, hay que remontarse al muy lejano 1949, año en que fue cuarto y el certamen se cumplió en Brasil, así que en caso de vencer a Perú haría historia, y de la buena.

Copa América 2015
Sin sobresalir, Uruguay y Paraguay se instalaron entre los ocho mejores. Sin embargo, quedarse ahí sería un botín exiguo para charrúas y guaraníes. Ninguno la tiene fácil en los cuartos de final (Conmebol.com).

Del resto, es decir, de los otros clasificados, es mejor no decir nada aún, pues cualquier juicio puede resultar prematuro, apresurado y, por ende, injusto. Lo que sí es innegable es que Uruguay (campeón defensor), Argentina, Brasil y Colombia, los máximos aspirantes a la corona junto con Chile, el anfitrión, todavía no ofrecieron el buen fútbol anunciado. Todos acusaron altibajos y, salvo los australes, no brindaron el espectáculo que están en capacidad de dar sus buenos futbolistas. No llegar como mínimo a los cuatro mejores del torneo significará un fracaso deportivo para cualquiera de ellos, igual que verse por fuera de la final en los casos de Argentina y Brasil, especialmente. Queda mucha tela por cortar, en suma, en esta Copa América Chile-2015, que durante dos semanas más concentrará la atención de los aficionados a la pelota a lo largo y ancho del planeta fútbol.


Copa América: Colombia se juega la permanencia


Chile exhibió poder ofensivo, pero en un grupo sin rivales que le hicieran verdadero contrapeso. En los cuartos de final, Uruguay será un termómetro más adecuado para medir el verdadero potencial del dueño de casa. Los charrúas, por su parte, confirmaron que saben jugar esta clase de torneos, en los que avanzan sin necesidad de llegar a jugar bien. La ausencia de Luis Suárez les minó poder ofensivo y ese factor puede costarles caro en adelante. Argentina ni siquiera fue Messi y diez más, y la intermitencia de su fútbol provoca lógicas preocupaciones. En todo caso, si sus figuras se logran complementar, es un rival temible. Brasil continuó por la misma senda del Mundial, es decir, defraudando por su fútbol en el que ya ni siquiera brillan las individualidades. Sin Neymar, la premisa es demostrar que puede ser un colectivo respetable, algo que no fue posible comprobar frente a Venezuela, a pesar de la victoria.

Copa América 2015
Chile, el dueño de casa, parece tener expedito el camino hacia la final. Marcó muchos goles, pero todavía no despejó todas las dudas (Conmebol.com).

Colombia, entre tanto, tiene desconcertados a sus hinchas. Un solo buen partido (victoria sobre Brasil) y un mar de dudas en los restantes (derrota con Venezuela y empate con Perú). La defensa, la línea que más dudas generaba por el recambio generacional, curiosamente ha sido la de mejor comportamiento, aunque los laterales continúan en deuda. En el  medio, el DT Pékerman enfrenta serios problemas por la suspensión de Carlos Sánchez (uno de los mejores del torneo) y la lamentable lesión de Edwin Valencia, además de que a James Rodríguez no se le prende la lamparita y de que Juan Fernando Cuadrado está irreconocible. Y adelante, en el que ha sido el orgullo tricolor en los últimos tiempos, los delanteros andas de espaldas a la red: todavía no celebraron un gol. Algunos dirán que se salva Teófilo Gutiérrez por su aporte colectivo (¿el mismo verso de Víctor Aristizábal en los 90?), pero a los delanteros se los mide por sus goles, y en eso todos están en déficit. ¿Conseguirán despertarse de su letargo?

Copa América 2015
Como tantas otras veces, Venezuela arrancó bien y se vino a menos, hasta quedar eliminada. Pudo haber merecido mejor suerte, pero le faltó poder ofensivo (Conmebol.com).

En el plano individual, por otro lado, el gran fracaso del certamen tiene nombre propio: Neymar. A pesar de los colosales esfuerzos de la prensa de España y Brasil, una vez más quedó demostrado que el exjugador de Santos está a años luz de la categoría de Lionel Messi y otros más en la galaxia futbolística. Es más un niñito malcriado y maleducado del estilo de Cristiano Ronaldo que un jugador maduro y consciente de su responsabilidad como Lio Messi. Volvió a defraudar y, para colmo, terminó expulsado del torneo, a raíz de su reprochable comportamiento al cabo del partido contra Colombia. Por ahora, las únicas certezas que nos deja Neymar son que, por un lado, el cuento de su estrellato es producto de los medios de comunicación fletados y, por otro, que es un muy mal perdedor. Muy al estilo del Brasil de los últimos tiempos, Neymar resultó ‘O fiasco mais grande do mundo’.


Lecciones de una dura derrota


Y seguimos a la espera de que Messi, Édinson Cavani, Arturo Vidal, Alexis Sánchez, Falcao García, James Rodríguez, Sergio ‘Kun’ Agüero y Carlitos Tévez, entre otros, exploten y nos brinden el caudal de emociones que nos anunciaron. Aún no se destapó una nueva figura, un joven de proyección, y los consagrados andan durmiendo la siesta. Pero falta mucho por recorrer en esta Copa América Chile-2015 y no se pierde la esperanza. Los cuartos de final son otro cantar y la mejor historia está por escribirse. ¿O no?

Copa América 2015
Perú demuestra una vez más que sabe jugar la Copa América. El comienzo de u nuevo proceso despierta las ilusiones de sus hinchas, que no tienen motivos para celebrar desde hace décadas (Conmebol.com).

Publicado por

Admin

Comunicador social y periodista. Apasionado por los deportes. Escritor de libros. Docente. Emprendedor y soñador, terco y persistente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *