Colombia: por un resultado que blinde la ilusión

Contra Ecuador, se juegan más que tres puntos. También, la tranquilidad interna del grupo, asediado por francotiradores y depredadores. Es hora de que aparezcan  los verdaderos líderes.

Colombia Mundial En Contravía rumbo a Rusia-2018No porque sea un rival directo en pos de la clasificación, no porque la plaza de Quito tradicionalmente resultó difícil para Colombia, no porque la victoria de la semana anterior sobre Bolivia dejó más dudas que certezas, no porque la llama de la ilusión del Mundial de Rusia-2018 se extinga con una eventual derrota. Contra Ecuador, la Selección se juega el partido de la vida para saber si es capaz de ganar ese partido interno que amenaza con echar por tierra el sueño de un país.

Sucedió camino de Francia-1998 y se repitió, sin que los colombianos aprendieran la lección, rumbo a Corea del Sur y Japón-2002, Alemania-2006 y Suráfrica-2010. La triste tendencia se detuvo, a pesar de que se dieron condimentos parecidos, en la ruta a Brasil-2014, cuando de la mano de un técnico experimentado como José Pekerman una generación que parecía destinada a quedar con el sello de las anteriores, el de la derrota, cambió el rumbo de la historia.

Colombia Mundial En Contravía rumbo a Rusia-2018
Colombia necesita, hoy más que nunca, que James Rodríguez sea líder no solo en lo futbolístico, sin también en lo espiritual (FIFA.com).

A las previas, incluidas aquella fantástica de Carlos ‘el Pibe’ Valderrama, Freddy Rincón, Adolfo ‘Tren’ Valencia, René Higuita y Faustino Asprilla y compañía, entre otros, se las devoró ese insaciable caníbal que habita en el corazón de cada colombiano. En 1993, con el 5-0 sobre Argentina como frutilla del postre, la Selección tocó su techo y hasta se postuló como candidata al título del Mundial de Estados Unidos-1994.

Sin embargo, lo sabemos, el único protagonismo de aquel equipo de ensueño fue haberse convertido en el primer eliminado en las tierras del Tío Sam, tras caer con Rumania y Estados Unidos. Un duro golpe que el país futbolístico nunca digirió y que, peor aún, le costó la vida a Andrés Escobar, uno de los estandartes del equipo. Y el picadillo continuó en las siguientes eliminatorias, en las que las matemáticas alimentaron una ilusión que futbolísticamente nunca tuvo sustento.


Lea también: ¡Ufff!, la mano de Dios salvó a Colombia


Hasta que apareció ese equipo de Radamel Falcao García, Mario Yepes, David Ospina, James Rodríguez y compañía que, guiado magistralmente por Pekerman, nos enseñó que el cielo no tiene techo, que no hay límites: espectacular fase de clasificación y un inédito quinto puesto en la Copa Mundo, mejor que lo que el más optimista podía pensar. Una alegría increíble que, además, consiguió lo inimaginable: unir a un país divido porque sí, porque no, porque quien también, porque tampoco.

Colombia Mundial En Contravía rumbo a Rusia-2018
El escurridizo Énner Valencia es una de las armas ofensivas de Ecuador para recibir a Colombia en Quito (FIFA.com).

Pero, el colombiano común, con ADN de perdedor, no disfruta los triunfos, no goza los momentos felices de la vida y, más bien, se empeña en destruir aquello que le produjo alegría. Al Pibe Valderrama se lo idolatró como a nadie antes, y luego se lo destrozó; Tino Asprilla hinchó de orgullo los corazones, pero luego fue el blanco de ataques demenciales, racistas, discriminatorios. Y así, sucesivamente, con todos y cada uno de los ‘héroes’ de aquella generación, sin excepción.

Hoy, esa historia se repite. La fantástica Selección Colombia del Mundial-2014 es un vago recuerdo en la memoria, los dos últimos años nos brindó más preocupaciones que alegrías y, entonces, la máquina trituradora comenzó a funcionar. Conducida desde las cloacas sociales y los medios de propaganda y distorsión, la horda ataca inmisericordemente a esos ídolos a los que hoy les ven pies de barro. Y, claro, no queda títere con cabeza.


Lea también: Brasil aseguró el tiquete a Rusia-2018


Por haber nacido pobres y ser exitosos, algunos con salarios de esos que cualquier ser humano añora (pero que solo el colombiano envidia con tanta saña), se los castiga. Y se les irrespeta, se les meten al rancho de la familia, se los convierte en protagonistas de los memes, se los juzga con irracionalidad. Y ellos, por supuesto, también hacen su parte, como también lo hizo la corte del Pibe Valderrama: son humanos y se equivocan, a veces feo, a veces injustificadamente.

Colombia Mundial En Contravía rumbo a Rusia-2018
El técnico José Pekerman sigue moviendo fichas, en busca de un buen funcionamiento que sustente la ilusión de llegar al Mundial de Rusia-2018 (FIFA.com).

Por eso, aquel halo que arropó a la Selección hace cuatro años ya no existe; es, simplemente, un recuerdo. Hoy, de nuevo, el ambiente es turbio, enrarecido, negativo. Y eso, por supuesto, se refleja en el equipo: en los miedos de los jugadores (algunos, además de insultos, reciben amenazas), en la inseguridad de su juego, en la torpeza de sus declaraciones, en la estupidez de algunas de sus actuaciones fuera de la cancha. Es que, no puede olvidarse, ellos también son colombianos, también tienen ese ADN negativo.

Y así nos llega el partido contra Ecuador, al que se le arrebató la casilla de clasificación directa en la fecha anterior. Un rival que está golpeado por una irregular serie de presentaciones, con el orgullo herido después de haber comandado la clasificación en el arranque, con bajas importantes por lesiones. Pero, a la postre, son factores que no importan porque para Ecuador el partido contra Colombia es especial, es un clásico, y los clásicos no se juegan, se ganan.

Colombia, por su parte, está en el peor escenario posible: carga a cuestas la incapacidad de jugar bien, gustar y convencer (no es necesario golear a todos los rivales) y sufre porque ya sabe qué le corre pierna arriba si no consigue la clasificación a Rusia-2018. Por eso, hasta jugadores tranquilos y eventualmente idolatrados como James Rodríguez desafinan con reacciones impropias de un profesional, por eso el técnico Pekerman elude las respuestas comprometedoras y se va por las ramas.

Colombia Mundial En Contravía rumbo a Rusia-2018
Ecuador, que se encuentra en la zona de repesca, está urgido de una victoria en casa. Su calendario es muy complicado (FIFA.com).

Si Colombia pierde con Ecuador, lo más grave que ocurrirá, en el plano deportivo, es que saldrá otra vez del grupo de clasificación directa. La lucha continuará y habrá cinco meses para preparar los juegos contra Venezuela y Brasil. Pero, claro, será un período tortuoso para la Selección, para sus integrantes, porque los caníbales solo se saciarán cuando vean a su presa destrozada, vean su sangre derramada, vean su sueño derrumbado (así sea un sueño compartido).

A comienzos de octubre de 2011, cuando comenzó la eliminatoria a Brasil-2014 (Colombia no jugó), también había desconfianza, incertidumbre, cizaña, mala fe en los análisis y en comentarios cargados de envidia y odio visceral, como ahora. Solo que aquel equipo logró aislarse de la realidad, pudo blindarse contra el fuego cruzado, que dicho sea de paso nunca cesó. Con Pekerman y algunos líderes internos, el grupo hizo caso omiso de la realidad del país y construyó una historia feliz.

La gran diferencia, ahora, es que en el plantel no hay líderes capaces de arropar a los jóvenes (que son mayoría), dispuestos a ponerle el pecho a la brisa (o habría que decir ¿a la munición gruesa?), habilitados para lidiar con una prensa perversa. Por eso, sin aquella trinchera, el grupo está a merced de los francotiradores, que pululan. Ni siquiera una clasificación directa a Rusia-2018 significará una tregua, y eso lo saben Pekerman y los jugadores.Colombia Mundial En Contravía rumbo a Rusia-2018

Por eso, cada vez que la cuesta se insinúa, cada vez que en el camino aparece un obstáculo, cada vez que el partido se comienza a jugar fuera del campo y se traslada al terreno personal, aflora lo peor de cada uno. Por eso, más que por los 3 puntos que tienen un valor incalculable, es importante que Colombia haga un buen partido contra Ecuador, que al menos sume. De lo contrario, la feroz cacería arreciará.

Es una película que los colombianos hemos visto una y mil veces, de la que conocemos perfectamente el desarrollo de cada escena, de la que sabemos el desenlace, pero creemos ingenuamente que el final va a ser distinto. Lucho Herrera, Kid Pambelé, Nairo Quintana y el Pibe Valderrama, entre muchos otros, la protagonizaron y la sufrieron. Ojalá a partir del duelo contra Ecuador la Selección se blinde contra el país y pueda ponernos a sonreír otra vez.

Publicado por

Admin

Comunicador social y periodista. Apasionado por los deportes. Escritor de libros. Docente. Emprendedor y soñador, terco y persistente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *