Chile le quiere sacar la Roja a Brasil

Chile, el último equipo que le marcó gol a Brasil en los octavos de final, espera dar el gran golpe en el Mundial y, de paso, vengar las tres derrotas que su rival le propinó. A los de Scolari les llegó la hora de la verdad.

LibroEl 13 de junio de 1962, de la mano de Garrincha, Didí, Vavá y Amarildo, el cuarteto que le permitió al técnico Aymore Moreira suplir la ausencia del lesionado Pelé, Brasil venció 4-2 a Chile, en la primera de las semifinales de la séptima edición de la Copa Mundo. Ante más de 76.000 aficionados que colmaron el estadio Nacional de Santiago, el dueño de casa nada pudo hacer para contrarrestar la superioridad de un rival que le ganó la pulseada y se clasificó para la final, rumbo a su segunda corona orbital consecutiva.

Hoy, 52 años más tarde, es el estadio Mineirao de Belo Horizonte el escenario de un nuevo entre la Verdeamarelha y la Roja, el cuarto de la historia en los Mundiales. Y hasta ahora los de la tierra de la samba siempre salieron triunfantes, con goleadas a bordo en las dos últimas oportunidades. Pero la Selección que dirige el argentino Jorge Sampaoli, que quiere convertirse en la mejor de todos los tiempos, quiere marcar historia, quiere que su huella sea recordada a pesar del paso de los años. Y sabe que para conseguir ese objetivo debe vencer al anfitrión, a ese Brasil que tantas otras veces lo amargó.

Por supuesto que ninguno de los jugadores chilenos había nacido aquel miércoles en que Brasil acabó con el sueño de Chile. Con gran esfuerzo, luego de superar un terremoto, y sin Carlos Dittborn, el gestor de hazaña de que a este pequeño país le entregaran la sede del Mundial, fue protagonista. Venció a Suiza (3-1) y a Italia (2-0) para asegurase un lugar en los cuartos de final; avanzó como segundo de su grupo tras caer con Alemania (0-2). En los cuartos se deshizo de la Unión Soviética de Lev Yashin, la Araña Negra, la campeona europea, a la que venció 2-1 para avanzar a las semifinales y desatar la euforia colectiva en todo el país.

En la primera media hora de juego, sin embargo, Garrincha decidió el juego con un doblete. Jorge Toro logró el descuento antes de finalizar el primer tiempo, pero nada más arrancar el segundo Vavá volvió a extender la diferencia. Leonel Sánchez hizo creer en una remontada heroica, Pero Vavá repitió y selló el juego. Chile tuvo que conformarse con un muy buen tercer lugar (venció 1-0 a la Yugoslavia de Dragoslav Sekularac), la mejor figuración de su historia. Un relato que, sin duda, estos jóvenes que hoy escriben un nuevo capítulo escucharon de boca de sus padres, de sus abuelos, pero que ellos quieren dejar en el pasado con un triunfo que les lleve a la inmortalidad.

Hoy más que nunca, los ojos y las ilusiones de la torcida están enfocados en lo que pueda hacer Neymar (FIFA.com).
Hoy más que nunca, los ojos y las ilusiones de la torcida están enfocados en lo que pueda hacer Neymar (FIFA.com).

También le puede interesar: El partido más importante de la historia


Brasil y Chile volvieron a encontrarse en los octavos de final de Francia-1998, el torneo que marcó el regreso de los australes a la fiesta ecuménica tras una ausencia de 16 años. Fue en el Parque de los Príncipes de París, el 27 de junio: la Canarinha goleó 4-1 y siguió su paso hacia la final. Dobletes de Cesar Sampaio y Ronaldo enterraron las ilusiones del elenco del Pelado Nelson Acosta, que descontó por intermedio del Matador Marcelo Salas. En Suráfrica-2010, en la misma instancia, el 28 de junio en Johannesburgo, Brasil volvió a expedirles tiquete de regreso a los australes, que cayeron 0-3, sin atenuantes. Juan, Luis Fabiano y Robinho fueron los verdugos de esa ocasión.

Ahora, sin embargo, Chile quiere cobrarse una revancha. El pasado no lo puede borrar y esas derrotas, dolorosas todas, perdurarán en su palmarés. Pero lo que sí puede hacer es escribir una nueva historia, esta feliz, si consigue sacar del camino al dueño de casa, al favorito para el hexacampeonato, al rival que nadie quiere enfrentar, pero al que todos quieren vencer. Esta vez, no obstante, el rival incómodo es Chile: “Era el último equipo que hubiera deseado enfrentar”, dijo Luiz Felipe Scolari DT de Brasil, tan pronto conoció el nombre de su siguiente contendor. ¿Temor? ¿Cautela? ¿Estrategia? Cualquiera que sea la respuesta correcta, lo cierto es que, a diferencia de 1998 y 2010, ahora no son pocos los que creen que Chile puede propinar la gran sorpresa de la Copa Mundo.

Los jugadores de Jorge Sampaoli saben que el pasaporte a la inmortalizad es vencer a Brasil (FIFA.com).
Los jugadores de Jorge Sampaoli saben que el pasaporte a la inmortalizad es vencer a Brasil (FIFA.com).

Los chilenos están orgullosos de sus notorios y constantes avances, primero con Marcelo Bielsa y ahora con Sampaoli. Pero saben que todo eso quedará pronto en el olvido si no consiguen algo verdaderamente grande, algo que ninguna otra generación haya alcanzado. Y vencer a Brasil, a la sazón el local, es la oportunidad perfecta. Como perfecto debe ser el juego de la Roja para derrotar a los discípulos de Scolari, que no dejaron conformes a todos en la primera fase. La Neymardependencia, el poco fútbol ofensivo que genera su mediocampo y los constantes sustos en su defensa conforman un cuadro clínico que a muchos preocupa.

Este no es el mismo Brasil de otras veces, del pasado. La defensa es como las de los años 60 y 70, es decir, permeable. El mediocampo carece del talento de, por ejemplo, los equipos de 1982 y 1986. Y su delantera depende casi exclusivamente del estado de ánimo de Neymar (que hasta ahora respondió, pero frente a rivales de menor categoría), porque los grandotes Fred y Hulk son clásicos ‘rateros’: aparecen y ratico y se esfuman. Pero es Brasil, el pentacampeón orbital, del anfitrión, el preferido de la FIFA, al que la gran mayoría de los árbitros le hacen reverencia, el que no puede darse el lujo de revivir los fantasmas de 1950.

Clásico suramericano con muchos ingredientes interesantes. Brasil, que la pasó muy mal contra un defensivo México que lo hizo ver rayos y centellas cada vez que lo atacó (que no fue mucho, valga decirlo), no es eliminado en octavos de final desde Italia-1990, cuando el tándem Maradona-Caniggia le hizo el daño en Turín. Chile, por su parte, sabe que un triunfo en Belo Horizonte más que el tiquete a los cuartos de final le garantiza un pasaporte a la inmortalidad. Y ese, por supuesto, es un reto por el cual el travieso Alexis Sánchez y sus compañeros están dispuestos a dejar el alma en el campo…

El DT Luiz Felipe Scolari condujo a Brasil al pentacampeonato en 2002. ¿Podrá conseguir el 'hexa'? (FIFA.com)
El DT Luiz Felipe Scolari condujo a Brasil al pentacampeonato en 2002. ¿Podrá conseguir el ‘hexa’? (FIFA.com)

Publicado por

Admin

Comunicador social y periodista. Apasionado por los deportes. Escritor de libros. Docente. Emprendedor y soñador, terco y persistente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *