CA-100: por una mala noche, Colombia fue segunda

La apuesta del técnico Pékerman, de dar una oportunidad a otros integrantes del plantel, no salió como se esperaba. Fue derrota 2-3 con Costa Rica. EE. UU., que venció 1-0 a Paraguay, fue primero.

La Copa América Centenario se juega con Colombia Mundial En ContravíaEn una floja presentación, con prácticamente ningún punto alto y sí muchos bajos, Colombia cayó 2-3 con la eliminada Costa Rica y terminó en el segundo lugar del grupo A de la Copa América Centenario. Ahora, deberá esperar los partidos de este domingo 12 de junio para conocer al rival del próximo viernes en East Rutherford (Nueva Jersey): Brasil, Perú o Ecuador. Estados Unidos, al que la Tricolor había vencido en el primer partido del torneo, derrotó 1-0 a Paraguay, y se quedó con el primer puesto.

La Copa América Centenario se juega con Colombia Mundial En Contravía
Frank Fabra entró a la historia de la Copa América como el primer jugador que anota gol y autogol en el mismo partido. Insólito (FIFA.com).

Con la clasificación asegurada, el técnico José Pékerman tomó una decisión poco común: realizó diez cambios en relación con la nómina titular que había empezado los dos partidos anteriores. El único que se mantuvo fue el volante Sebastián Pérez, aunque cumpliendo una función diferente, así que podría decirse que fueron 11 las modificaciones. Una decisión atrevida, arriesgada, a sabiendas del triunfalismo que reina en la afición y del oportunismo de sus detractores de oficio que están parapetados en los medios de comunicación y distorsión. Si ganaba o aseguraba el primer lugar del grupo, Pékerman era el rey; si perdía, como ocurrió, es el villano, un burro.


CA-100: Colombia, por una prueba exitosa


Ningún entrenador plantea un partido para perderlo, y mucho menos uno como Pékerman, que está más allá del bien y del mal y que, lo ha demostrado hasta la saciedad, solo tiene una idea en la mente: darle alegrías al pueblo colombiano que lo acogió como si fuera uno de sus hijos. Y, por supuesto, no estaba en los planes del técnico argentino caer con Costa Rica cuando les dio el respaldo a esos once jugadores que saltaron al gramado del NRG Stadium de Houston (Texas). Se trataba de darles una oportunidad para lucirse, para demostrar que tienen argumentos futbolísticos como para ser considerados entre los titulares, para hacerle la vida difícil al DT en el momento de escoger la nómina titular para los próximos partidos, incluidos los de la eliminatoria a Rusia-2018.

La Copa América Centenario se juega con Colombia Mundial En Contravía
Celso Borges anotó el puntillazo en el segundo tiempo. Colombia reaccionó, pero no le alcanzó para el empate (FIFA.com).

Porque, no hay que perderlo de vista, el verdadero objetivo de Pékerman, de la Selección Colombia, es asegurar un cupo a la Copa Mundo. Esta Copa América Centenario no es más que un paso importante del proceso, una estación en el camino, no el punto final. Se ha dicho, pero es menester repetirlo, que nadie quedará conforme si Colombia alza el trofeo continental, pero tiene que ver por televisión el Mundial de Rusia-2018. Entonces, como una etapa intermedia, sirve no solo para recordar y reforzar conceptos, para profundizar el trabajo, sino también, y de manera muy especial, para realizar pruebas. Porque, que a nadie se le olvide, la principal dificultad que enfrenta un seleccionador nacional es la falta de tiempo para trabajar con su grupo, para probar.

Pékerman ha visto repetidamente a los jugadores que llamó a esta Copa América Centenario, pero con varios de ellos nunca había trabajado, o lo había hecho muy poco. Y llevan menos de dos semanas reunidos. Así, entonces, el de este sábado contra Costa Rica, con la clasificación a cuartos de final asegurada, era el partido ideal para ver en acción a esos otros jugadores. ¿Si no era ahora, cuándo, entonces? Pero, claro, como desde los medios de comunicación y distorsión y a través de las cloacas sociales nos bombardean con mensajes según los cuales lo único que sirve es ganar, así sea a cualquier costo, así sea traicionando los principios, así sea empleando tácticas desleales, pues por la derrota contra Costa Rica le van a caer encima al DT argentino. Y, como lo han hecho recientemente, van a tratar de cobrar su cabeza como trofeo.

La Copa América Centenario se juega con Colombia Mundial En Contravía
El resumen de partido: Costa Rica celebra y regresa a casa con la cabeza en alto; Colombia sufre y piensa en lo que viene (FIFA.com).

Mil y una interpretaciones diferentes puede dársele a lo que sucedió esta noche en Houston. Sin embargo, hay una que, aunque dolorosa, le hace honor a la verdad: varios, la mayoría de los jugadores a los que Pékerman les encomendó la responsabilidad de defender el primer lugar del grupo frente a los costarricenses, fueron inferiores al compromiso. Dicho en otras palabras, les quedó grande. Cada quien hará su propio análisis, pero esa es una realidad que no se puede esconder. Y tampoco es para hacer dramas, para rasgarse las vestiduras, para realizar juicios apresurados y condenar a los futbolistas que, simplemente, tuvieron una mala noche. Muchos de ellos están sumándose ahora al proceso y, por eso, merecen un compás de espera, un poco de paciencia, una voz de aliento en los momentos difíciles. Porque, claro, lo más fácil es caerles encima, culpar al técnico.

Más allá de que esos jugadores estuvieron en un nivel individual inferior al que les conocemos, el verdadero problema es que se les olvidó actuar como equipo, precisamente la gran fortaleza de Colombia, su identidad. Y no solo durante el ciclo Pékerman, sino desde que Francisco Maturana cambió la historia de la Selección, por allá en la segunda mitad de los lejanos años 80. Los pusieron de titulares para darles oportunidad de lucirse, pero malinterpretaron el mensaje: intentaron lucirse a título personal, ser el héroe exclusivo de partido, y se equivocaron feo. Por eso, Colombia lució tan distinto al de los dos primeros encuentros, tan distinto al que vemos cuando están los considerados titulares; por eso, el rendimiento colectivo fue paupérrimo, los pequeños errores de otras noches se vieron enormes.

La Copa América Centenario se juega con Colombia Mundial En Contravía
James Rodríguez ingresó para el segundo tiempo, pero no aportó la claridad esperada. Se lo vio apresurado, tan nervioso e impreciso como sus compañeros (FIFA.com).

El desarrollo del partido puede resumirse en las siguientes palabras: Costa Rica, que nos había ofrecido una pobre imagen en los anteriores 180 minutos que disputó, recuperó la memoria y fue otra vez el cuadro ordenado, táctico, disciplinado y contundente que nos encantó a todos bajo el mando de Jorge Luis Pinto en Brasil-2014. Colombia, en cambio, vivió una de las más feas pesadillas de los últimos tiempos, una que nos transportó de regreso al pasado, a esas épocas en las que Colombia era uno más del montón del fútbol suramericano y estábamos condenados a hacerle fuerza en el Mundial a un equipo prestado. Una muestra de la bipolaridad futbolística de la que no escapa prácticamente ninguno de los participantes de esta Copa América Centenario, porque hasta Argentina y México, de notable producción en el arranque, ya nos mostraron que también la pueden pasar mal.

Un gol de camerino de Johan Venegas, la figura del partido, cambió el decorado del juego y convirtió a los jugadores colombianos en un manojo de nervios. El rápido empate conseguido por Frank Fabra no tuvo los efectos esperados, porque en todo caso Colombia siguió intranquila, cometiendo demasiados errores, en un nivel desconocido. Para colmo, a los 33 el mismo Fabra, sin querer queriendo, encontró la manera de inscribir su nombre en la centenaria historia de la Copa América: es el primer jugador que anota gol y autogol en un mismo partido. Se une así al peruano José Guillermo ‘Chemo’ del Solar y a su compatriota José René Higuita, que anotaron en ambos arcos, aunque valga decirlo que en duelos distintos. El resumen del primer tiempo es claro: a Colombia todo le salió mal.

La Copa América Centenario se juega con Colombia Mundial En Contravía
Una alegría efímera fue el empate parcial 1-1, anotado por Frank Fabra. Colombia pagó caro los errores defensivos y perdió con Costa Rica (FIFA.com).

Para el segundo tiempo, consciente de las deficiencias, el técnico Pékerman ordenó el ingreso de James Rodríguez y Edwin Cardona en lugar de Pérez y Dayro Moreno, en busca de algún volumen de juego. Lamentablemente para sus intenciones, el cucuteño y el antioqueño se unieron a sus compañeros en acelere, en individualismo, en inseguridad y, por eso, contrario a lo previsto, Costa Rica aumentó: Celso Borges, a los 12 minutos, puso el partido cuesta arriba para Colombia. En los últimos 20 minutos, sin embargo, en una reacción con corazón y vergüenza deportiva, la Tricolor levantó su nivel y, lo más importante, por momentos volvió a ser un equipo. Descontó por intermedio del intrascendente Marlos Moreno y apretó a su rival. Lamentablemente para sus intereses, no alcanzó para igualar la pizarra y evitar la dolorosa derrota.

Pensando en la eliminatoria a Rusia-2018, el técnico José Pékerman les dio un espaldarazo a esos otros jugadores en los que confió para la Copa América Centenario, y ellos no supieron corresponderle. Al final, sin embargo, será el DT el que cargue con el agua sucia, al que quieran crucificar por este resultado que, en todo caso, no es una tragedia. El experimento no salió como se esperaba y la lección es que hay jugadores a los que todavía les cuesta ponerse la camiseta de la Selección, hay jugadores que no están listos para ser titulares, hay jugadores cuyo presente futbolístico solo les permite ser suplentes. Ahora, mientras se descansa y se prepara el próximo encuentro, hay que esperar el desenlace del grupo B para conocer el rival.

La Copa América Centenario se juega con Colombia Mundial En Contravía
Brasil, Perú o Ecuador, el que gane el grupo B, será el próximo rival de Colombia, en los cuartos de final el viernes en Nueva Jersey (FIFA.com).

Estados Unidos venció a Paraguay y fue primero
Con la ley del mínimo esfuerzo, gracias también a la pobreza futbolística de su rival, Estados Unidos venció 1-0 a Paraguay y, por los favores recibidos de Costa Rica, encabezó el grupo A y esperará al segundo del B, que se define este domingo 12 de junio. El que se vio en el Lincoln Financial Field, de Filadelfia, fue uno de los más discretos partidos de la primera fase de la Copa América Centenario y, de haber mediado la justicia, ambos equipos deberían haberse despedido del torneo para regresar a casa con el rabo entre las piernas.

La Copa América Centenario se juega con Colombia Mundial En Contravía
Un solitario gol de Clint Dempsey le bastó a EE. UU. para vencer y eliminar a Paraguay y encabezar el grupo A (FIFA.com).

Sin embargo, el dueño de casa sacó renta de un gol anotado por Clint Dempsey en el primer tiempo, a los 26 minutos, y en el período complementario aprovechó la necesidad de los guaraníes, que requerían la victoria para continuar en carrera. Una estrategia que se reafirmó luego de que a los 9 minutos del complemento DeAndre Yedlin vio la tarjeta roja por segunda amonestación. Entonces, Estados Unidos prácticamente se olvidó del arco de Justo Villar y se resguardó en la táctica para mantener un resultado que le favorecía. Y lo de Paraguay fue incapacidad pura, impotencia pura, exceso de ansiedad, abundancia de individualismo.

El Estados Unidos de esta tarde se pareció más al que perdió sin atenuantes el primer partido del certamen contra Colombia (0-2) que a aquel que goleó (4-0) a Costa Rica en la segunda salida. Si bien es cierto que esta versión del equipo gringo nos ofrece una mayor aplicación táctica y una intensidad en el juego propias del estilo europeo de su entrenador alemán Juergen Klinsmann, también lo es que se trata de un conjunto con escasas, con mínimas dosis de talento ofensivo. Y Paraguay volvió a ser muy distinto a aquel que es protagonista en las eliminatorias al Mundial de Rusia-2018, con una carencia llamativa: en esta Copa América Centenario no tuvo gol; apenas anotó uno, a Colombia, y las opciones claras que creó se pueden contar con los dedos de una mano con riesgo de que sobren dedos.

La Copa América Centenario se juega con Colombia Mundial En Contravía
El buen Paraguay del segundo tiempo contra Colombia nunca apareció frente a Estados Unidos. Los guaraníes se despidieron del torneo (FIFA.com).

Inesperadamente, quizás hasta inmerecidamente, Estados Unidos hizo lo suyo y se favoreció del traspié de Colombia para quedarse con el primer puesto del grupo. La Tricolor, en cambio, sufrió un cambio de planes que nadie tenía previsto y debe alistar maletas para jugar, el próximo viernes 17, en East Rutherford (Nueva Jersey) contra el ganador del grupo B, que se define este domingo. Brasil, Perú y Ecuador optan por ese honor. Paraguay, en cambio, se regresa a casa con el ceño fruncido, con demasiadas incertidumbres y prácticamente ninguna certeza, más allá de saber que jugó una de las peores Copa América de su historia reciente.

Publicado por

Admin

Comunicador social y periodista. Apasionado por los deportes. Escritor de libros. Docente. Emprendedor y soñador, terco y persistente.

Un comentario sobre “CA-100: por una mala noche, Colombia fue segunda”

  1. En el futbol tenes que respetar al rival. Que penso Pequerman , que metes a James y Cardona. CostaRica se iva a asustar. Iluso. Irrespetuoso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *