CA-100: el último lugar para las semifinales

Chile, actual rey continental, y México, el preferido de la prensa colombiana y los hinchas en EE. UU., luchan por completar el cuadro de semifinalistas y, de paso, el rival del equipo de Pékerman.

La Copa América Centenario se juega con Colombia Mundial En ContravíaEl campeón defensor y uno de los candidatos favoritos de la prensa especializada se verán las caras en el último duelo de los cuartos de final de la Copa América Centenario para completar el póker de semifinalistas. Chile, que acabó con una sequía de 99 años en 2015 cuando alzó el trofeo como local, y México, que se encuentra invicto desde que el técnico colombiano Juan Carlos Osorio tomó las riendas de la selección, se medirán en el Levi’s Stadium, de Santa Clara (California), en un juego que sobre el papel ofrece atractivos interesantes.

La Copa América Centenario se juega con Colombia Mundial En Contravía
Chile no es el mismo que ganó la Copa América-2015 frente a su público, pero poco a poco ha teromado un nivel competitivo que lo hace peligroso (FIFA.com).

Estados Unidos, el dueño de casa, dejó en el camino a la aguerrida Ecuador, mientras que Colombia debió emplearse al máximo y afinar la puntería en la tanda con disparos desde el punto penalti para superar el difícil escollo que supuso Perú, ya se encuentran en semifinales. Pocas horas antes del duelo entre chilenos y mexicano, en las afueras de Boston (Massachusetts), Argentina y Venezuela se disputan el otro tiquete. Ya están de regreso a casa otros que llegaron con el rótulo de candidatos como Brasil, sorprendentemente eliminado en primera fase; Uruguay, el más ganador del siglo de historia de la Copa América; Paraguay, que aparecía cargado de ilusiones renovadas, y Costa Rica, que no pudo repetir lo conseguido en el Mundial.


CA-100: le llegó la hora a Lio Messi


Si bien se trata de elencos que inician procesos bajo la égida de entrenadores distintos a los que los llevaron a la Copa Mundo de Brasil-2014, las circunstancias son diferentes. México contrató a Osorio luego de que Miguel Herrera se vio obligado a renunciar por un incidente que terminó en la agresión a un periodista, pero lo cierto es que los resultados y, sobre todo, el juego del equipo no respaldaban su gestión. Juan Antonio Pizzi, mientras, reemplazó a su compatriota Jorge Sampaoli, que de manera intempestiva dio un paso al costado, aduciendo motivos personales, en momentos en que su relación con los directivos de la Federación Chilena mostraba claros síntomas de desgaste. El avance a las semifinales, por tanto, significaría un espaldarazo al proyecto de uno y otro.

Tras un buen comienzo en las eliminatorias al Mundial de Rusia-2018, Chile se vio involucrado en un torbellino de emociones que puso en duda la trayectoria de la llamada generación dorada y derivó en la renuncia de Sampaoli. Pizzi, que se encontraba en el fútbol mexicano al mando del León de Guanajuato, asumió a finales de enero. Lo primero que tuvo que hacer el estratega hispano-argentino fue apagar los incendios internos, aplacar los egos que se había salido de horma y, ahí sí, empezar a recomponer el aspecto futbolístico. De a pocos, la Roja, que tocó el cielo futbolístico en julio del año pasado cuando superó a Argentina en la tanda con tiros penaltis para alzar el trofeo continental, ha recuperado su identidad y, sobre todo, su poderío futbolístico, el mismo que lo hizo temible en la región en épocas recientes.

La Copa América Centenario se juega con Colombia Mundial En Contravía
A pesar de que los resultados deportivos respaldan su gestión, en México Juan Carlos Osorio no termina de convencer. Necesita un golpe de autoridad (Conmebol.com).

La Copa América Centenario la comenzó con una justa derrota frente a Argentina, que la superó sin atenuantes (2-1), pero recompuso el camino con un triunfo 2-1 sobre Bolivia, antes de sellar la clasificación con un 4-2 que acabó con las ilusiones de la debutante Panamá. Su nivel futbolístico mostró progresión a medida que se cumplieron los partidos, pero no tanto como para devolverles la tranquilidad a los corazones de los hinchas. Para eso se requiere un golpe de autoridad, un triunfo que no deje dudas, un paso que entierre los aciagos recuerdos de los últimos meses. Esa es la oportunidad que se le presenta a la Roja este sábado en Santa Clara frente a un México que tampoco termina de convencer a sus parciales.

Bajo la conducción de Pizzi, Chile juega menos vertical de lo que lo hacía con Marcelo Bielsa y Sampaoli, los padres de la exitosa criatura. Hay menos vértigo y se procura un tránsito más pausado y certero entre defensa y ataque, aunque esos no son realmente los problemas que le provocan dolores de cabeza al DT. Uno es la preocupante debilidad defensiva, a la que se suma una inesperada racha negativa del portero Claudio Bravo, uno de los pilares de la consagración del año pasado. Eso lo supo aprovechar Argentina y le dio vida a una Panamá que no tenía argumentos futbolísticos para rivalizar de tú a tú. El otro es la falta de eficiencia ofensiva, porque a diferencia de lo ocurrido entre 2013 y 2015 ahora a Chile le cuesta definir ante el arco contrario, se ve obligado a generar muchas ocasiones claras de gol antes de concretar al menos una.

La Copa América Centenario se juega con Colombia Mundial En Contravía
Chile pasó trabajos en la primera fase, pero al final logró su cupo en cuartos para continuar la defensa de su cetro (FIFA.com).

México, por su lado, intenta ajustarse a la novedad que supuso la llegada de Osorio, un técnico con brillante palmarés a nivel de clubes, pero sin experiencia a nivel de selección nacional. Eso, más el hecho de ser suramericano y sumado a sus siempre controversiales rotaciones de jugadores le han granjeado la antipatía de medios de comunicación y una buena porción de los hinchas manitos. Eso y, por supuesto, su habitual soberbia para responder, su estricta disciplina que suele rebasar las fronteras de lo normal y de lo necesario y, fundamentalmente, ese recio carácter que ya lo enfrentó con históricos jugadores aztecas que dieron un paso al costado, marginados porque no aceptaron someterse a las reglas impuestas por el DT.

El tránsito perfecto en la eliminatoria al Mundial de Rusia-2018 a pocos ha convencido, pues las cuatro victorias se conquistaron frente a rivales que, sin duda, son de categoría menor: Canadá, El Salvador y una Honduras que con la conducción de Jorge Luis Pinto no carbura. En la Copa América Centenario debutó con un triunfo estridente sobre Uruguay (3-1), pero con el paso de los días, en virtud de la prematura eliminación de la Celeste y de las dificultades que comenzó a enfrentar México, las voces festivas fueron bajando el volumen. Después apareció Jamaica, que vendió cara su derrota (0-2) y dejó claro que los dirigidos por Osorio no rozaban el nivel de perfección que algunos nos quieren vender, mientras que Venezuela puso fin a su racha de éxitos, al incomodarlo al máximo y desnudar sus errores: fue empate a uno, con remontada de los manitos.

La Copa América Centenario se juega con Colombia Mundial En Contravía
México comenzó fuerte, pero poco a poco fue perdiendo el fuelle y ahora despierta las dudas de siempre entre sus hinchas (FIFA.com).

Aunque los jugadores no sueltan palabra, o convenientemente dicen estar de acuerdo, el secreto a voces es que las famosas rotaciones de Osorio, que tanta polémica desataron en Millonarios y Atlético Nacional, y también en el Puebla mexicano, no gustan. Mientras los resultados favorables lo acompañen, en todo caso, el DT colombiano se mantendrá incólume. Una eventual eliminación en cuartos de final o, inclusive, no llegar a la final de la Copa América Centenario, sin embargo, pueden hacer que su proceso sea revisado. Esa es la importancia del partido de este sábado contra Chile en Santa Clara: producto de esa insaciable trituradora que es el fútbol moderno, Osorio se juega la permanencia en el cargo. México sufre porque en los mundiales no es capaz de avanzar más allá de los octavos de final, por lo que despedirse en los cuartos de final en la Copa América no tendría interpretación distinta a la de un fracaso deportivo.

El partido, además, tiene un ingrediente especial para Colombia y su afición: el que salga firme de Santa Clara, Chile y México, será el próximo rival de la selección de José Néstor Pékerman, el próximo miércoles en el Soldier Field de Chicago (Illinois). Si el que avanza es Chile, será un duelo que tiene antecedentes emocionantes en las recientes eliminatorias; si es México, será el platillo perfecto para el morbo de los medios de comunicación y distorsión, que se regodean con esos ingredientes. Los australes, en todo caso, aparecen más asequible, por aquello de su permeable sistema defensivo, mientras que los aztecas se antojan como un rival incómodo por su oficio, porque en estas instancias pegan más de lo que juegan, porque tendrán el favor y el fervor del público.

La Copa América Centenario se juega con Colombia Mundial En Contravía
Los aficionados chilenos quieren repetir la fiesta del añ pasado, cuando acabaron con un ayuno de 99 años. Estar entre los cuatro mejores esl premisa (FIFA.com).

 

Publicado por

Admin

Comunicador social y periodista. Apasionado por los deportes. Escritor de libros. Docente. Emprendedor y soñador, terco y persistente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *