CA-100: Colombia, por una prueba exitosa

El juego contra Costa Rica, en Houston (Texas), es una prueba interesante para el grupo, más allá de los que el técnico escoja porque, este es un asunto de hombres, no de nombres.

La Copa América Centenario se juega con Colombia Mundial En ContravíaMejorar el funcionamiento colectivo, especialmente en el aspecto defensivo, y seguir probando alternativas que puedan dar una mano en los retos que se vienen, es la misión de la Selección Colombia para el duelo de este sábado frente a Costa Rica. Primer clasificado a los cuartos de final de la Copa América Centenario, ahora el equipo de José Pékerman busca asegurar el primer puesto (le vale un empate), pero sobre todo mira a los partidos de la eliminatoria al Mundial de Rusia-2018 previstos para los meses de agosto y septiembre. El elenco centroamericano, por su parte, buscará un adiós decoroso antes de regresar a casa.

La Copa América Centenario se juega con Colombia Mundial En Contravía
La Selección Colombia son los 23 jugadores inscritos, no 11 que tienen la posibilidad de empezar algunos partidos. Contra Costa Rica, los demás podrán mostrarse (FIFA.com).

El que algunos señalaron como ‘el grupo de la muerte’ tras el sorteo, no ofreció mayores emociones. La categoría internacional de la Selección Colombia, quinta en el Mundial de Brasil-2014 y tercera del más reciente escalafón de la FIFA, acabó con las especulaciones y al cabo de 180 minutos definió su suerte. Lo único que resta por definir es el acompañante de la Tricolor, que sale del duelo que, previamente en Filadelfia, libran el local Estados Unidos y Paraguay. Los norteamericanos tienen ventaja, pues les vale un empate, mientras que los suramericanos están urgidos de una victoria para continuar en carrera. Desde que se instauró en 1993 el sistema de juego actual, con cuartos de final, el dueño de casa siempre estuvo entre los ocho mejores.


CA-100: Colombia espera rival para cuartos de final


Afuera de su búnker, la Selección Colombia estaba rodeada de un ambiente de incertidumbre, dudas y pesimismo antes del primer partido en suelo estadounidense. Sin embargo, de puertas para adentro, el técnico Pékerman y su cuerpo de asesores repitieron la misma tarea que tan buenos resultados les ha brindado, la base de los éxitos de los últimos años: blindaron al equipo. Eso quiere decir radios y televisores apagados, internet desconectado de los medios de comunicación y distorsión; eso quiere decir solo comunicación con los seres queridos del más íntimo círculo; eso quiere decir la ropa sucia se lava en casa; eso quiere decir todo lo que haya que hablar se habla dentro del grupo; eso quiere decir, en pocas palabras, que el destino del equipo depende exclusivamente de lo que pueda hacer el equipo, no de factores externos que, por lo general, buscan desestabilizar en beneficio de intereses ajenos.

La Copa América Centenario se juega con Colombia Mundial En Contravía
Asegurar el primer puesto del grupo es el segundo objetivo de Colombia en la Copa América Centenario tras vencer a Estados Unidos y Paraguay (FIFA.com).

La convocatoria, las pruebas durante los entrenamientos, la línea titular y hasta las sustituciones de Pékerman fueron criticadas por el un séquito de áulicos dedicada de oficio a alzar la voz por todo lo que haga el DT argentino. Sin embargo, los éxitos derrumban la más férrea resistencia y primero el incuestionable 2-0 sobre Estados Unidos en el partido inaugural y luego el 2-1 a Paraguay demostraron la fortaleza del grupo y renovaron la ilusión en el corazón de los hinchas. Las críticas no se callaron, nunca se callarán, porque esta Selección Colombia, como cualquier equipo del planeta fútbol, además de muchas virtudes también tiene algunos defectos. Y esos son los únicos que miran, los que quieren resaltar, a los que se les da un valor superlativo. Por eso, tras derrotar a la Albirroja, muchos prefirieron ver el vaso medio lleno y se quedaron en el irregular funcionamiento de la Tricolor en el segundo período, despreciando lo hecho en el primero y, por supuesto, el triunfo y la clasificación.

El primero objetivo, que era estar entre los ocho mejores, se cumplió sin afanes. El segundo depende de un empate: asegurar el primer puesto del grupo. El tercero, quizás el más importante para las metas trazadas a corto plazo, es meterse en las semifinales para garantizar la reunión y la convivencia hasta el próximo 26 de junio, día en que cae el telón de esta histórica Copa América Centenario. Pero, claro, fiel a su estilo, el técnico Pékerman va paso a paso, no mira más allá del obstáculo que tiene enfrente y se esmera en superarlo para ahí sí apuntarle al próximo. Por eso, más allá de que no pierde de vista el duelo contra Venezuela en Barranquilla, el 28 de agosto venidero, el técnico nacional sabe que el rival que importa es Costa Rica, con el que compartió honores como revelación de la más reciente Copa Mundo en Brasil.

La Copa América Centenario se juega con Colombia Mundial En Contravía
Seguir brindándoles alegrías a los hinchas es la premisa de la Selección Colombia, que en Houston (Texas) se mide a Costa Rica (FIFA.com).

Con modificaciones en relación con la nómina que arrancó los partidos anteriores, Colombia espera cerrar una primera fase positiva. Cambios que tienen varias interpretaciones: darles ritmo de competencia a jugadores que están en buen nivel y merecen una oportunidad; procurar mejorar el funcionamiento colectivo, especialmente en defensa, para darle más solidez al equipo; observar variantes individuales y colectivas que puedan servir para los retos venideros; darles un descanso a jugadores que, si bien son vitales en el engranaje, también necesitan un respiro para que, a la hora de las citas cruciales, estén enteros. Es claro que para Pékerman el equipo titular es el que estuvo de inicio frente a Estados Unidos y Paraguay, pero él sabe que necesita recambio, que hay piezas del rompecabezas que todavía no ajustan y, por eso, mira alternativas. No es que tenga dudas, solo que no se caza con ningún esquema, con ningún jugador.

Hace dos años, en la Copa Mundo de Brasil, cualquier colombiano del común sabía de memoria la alineación de la Selección. No solo por el excelente nivel de los titulares, sino porque a diferencia de lo que algunos pregonaban, los jugadores clase 1A eran unos pocos, los de la columna vertebral. Hoy, en cambio, ni siquiera esa estructura básica está clara, definida, por lo que el entrenador tiene que mover fichas, buscar opciones, mirar funcionamientos. Además, el peor mensaje que el técnico les podría enviar a los jugadores que no son titulares es aquel de que no confía en ellos, que son suplentes a los que solo se recurre en situaciones desesperadas. Mantener la motivación y brindarles la oportunidad de mostrarse, porque alguno se puede ganar el puesto en esos lugares que todavía no tienen dueño definido, también es tarea del estratega.

Costa Rica, por su lado, sabe que decepcionó en esta Copa América Centenario. Después del fantástico Mundial-2014, del que salió con la frente en alto tras caer en los cuartos de final con Holanda, por la vía de la definición con tiros desde el punto penalti, el elenco tico no solo perdió al colombiano Jorge Luis Pinto en el banquillo técnico, sino también sus mayores fortalezas: el orden táctico y la capacidad defensiva. Empezó el torneo con un empate sin goles con Paraguay y luego se convirtió en el primer eliminado tras caer por goleada 0-4 con Estados Unidos. Una pobre imagen que demuestra que, como Colombia, el elenco centroamericano está en fase de reconstrucción, buscando una recuperar la identidad, buscando a los jugadores que puedan interpretar esa partitura exitosa de épocas recientes. Y ya no tiene nada que perder, así que eso lo convierte en un rival de peligro.

La Copa América Centenario se juega con Colombia Mundial En Contravía
Costa Rica todavía no marcó goles en la Copa América Centenario y, sin duda, esa es una de las razones de su prematura eliminación (FIFA.com).

El de este sábado en Houston (Texas) es un partido distinto para Colombia: ya se cumplió el objetivo primario de avanzar a los cuartos de final y solo hay que ponerle la frutilla al postre asegurando el primer puesto del mal llamado ‘grupo de la muerte’. Es una prueba interesante para el grupo, más allá de los que el técnico escoja porque, como quedó claro en los partidos anteriores, este es un asunto de hombres, no de nombres. Es una oportunidad para mostrar que hay variantes, que no se depende de uno o dos jugadores, que hay un verdadero equipo. Ese sería un gran triunfo, más valioso que 3 puntos…

Publicado por

Admin

Comunicador social y periodista. Apasionado por los deportes. Escritor de libros. Docente. Emprendedor y soñador, terco y persistente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *