A mitad del camino, Colombia hace la tarea

Por quinta eliminatoria consecutiva, la Tricolor sonrió en el estadio Defensores del Chaco. El 1-0 sobre Paraguay, poco expresivo en lo futbolístico, nos ofrece lecturas interesantes.

Colombia Mundial En Contravía rumbo a Rusia-2018Cuando ya se comenzaba a saborear el empate sin goles como un buen negocio en el estadio Defensores del Chaco, una de las pocas aproximaciones profundas que tuvo Colombia a lo largo del partido significó la victoria 1-0 sobre Paraguay, en la novena fecha de las eliminatorias suramericanas al Mundial de Rusia-2018. Podrá decirse que el empate era el justo premio para los dos equipos, que el triunfo fue demasiado para los dirigidos por José Néstor Pekerman, que el nivel de juego fue apenas aceptable, pero todo eso queda solo para aquellos que suelen perder en tiempo en discusiones que nada aportan, que se emplean para rellenar los espacios de los medios de comunicación.

Colombia Mundial En Contravía rumbo a Rusia-2018
La celebración de Edwin Cardona, que poco o nada había aportado, pero que apareció oportuno para aprovechar una de las escaramuzas ofensivas de Colombia (FIFA.com).

No se puede perder de vista que en la eliminatoria se juega para ganar y para sumar, no para agradar (y menos a quienes jamás están conformes). Y Colombia ganó con lo justo, cuando ya no se esperaba, y sumó tres puntos cruciales que le permiten marcar diferencias sobre Paraguay, su víctima, y Chile, que previamente había caído por 0-3 en Quito frente a Ecuador. Negocio redondo, pues, es esta competencia particular que involucra a estos cuatro equipos que parecen destinados a luchar por el cuarto cupo directo a la Copa Mundo y el de la repesca. Esa victoria bastó para conservar la cuarta colocación, con 16 puntos, los mismos que Ecuador (tercero) y Argentina (quinto). ¿Cuál es la ganancia, entonces?, podría preguntarse el hincha común.


Colombia vs. Paraguay, un clásico de clase media


Primero, se ganó en una plaza que siempre es difícil, al punto que allí Argentina (0-0) y Brasil (2-2) solo rescataron un punto. Segundo, no se perdió el tren con los de arriba, dado que Uruguay y Brasil ganaron, pero no pudieron aumentar las diferencias. Tercero, fue el único visitante que consiguió un resultado positivo, amén del empate de Argentina en Lima. Cuarto, se le restaron tres puntos a un rival directo, que ahora está a cuatro unidades, con mayor obligación. Quinto, se conservó un lugar de clasificación directa y se le pasó la presión del quinto puesto a Argentina. Demasiados réditos positivos para un partido que no fue brillante, en el que Colombia acusó demasiado la falta de James Rodríguez, en el que su presencia ofensiva fue prácticamente nula, pero un chispazo en tiempo de reposición le permitió regresar a casa con las alforjas llenas.

Colombia Mundial En Contravía rumbo a Rusia-2018
Colombia logró una vez más un resultado muy positivo en una plaza complicada en la que Brasil y Argentina no pudieron ganar (FIFA.com).

Sin que Paraguay haya sido un dechado de virtudes ofensivas, la defensa colombiana respondió adecuadamente cada vez que fue exigida. Inclusive, fue muy poco lo que se sufrió en el juego aéreo, una de las debilidades del elenco de Pekerman y una de las fortalezas tradicionales de los guaraníes. David Ospina, que en partidos anteriores había sido figura con sus atajadas, esta vez fue prácticamente un actor de reparto, con escaso protagonismo. Fue muy poco lo que Paraguay pudo generar en ataque, en parte por sus propias limitaciones, en parte por las virtudes defensivas de la Tricolor, que le cerró todas las vías, que lo enredó en el medio, que lo obligó a jugar con un pelotazo frontal que no provocó riesgo y fue fácilmente controlado por los centrales. A lo largo de los 90 y pico minutos de partido, el comportamiento defensivo de Colombia fue positivo.

Las dudas comienzan cuando se analiza lo que hizo el equipo cuando tuvo el balón en su poder, cuando tuvo espacio y tiempo para causar daño y no supo cómo hacerlo. Los laterales prácticamente nunca se proyectaron, o lo hicieron sin profundidad; los volantes no se desdoblaron y Juan Guillermo Cuadrado, que intentó ponerse el traje de James Rodríguez, volvió a estar confundido, acelerado, sin claridad. Poco se asoció y mucho se enredó, porque abusó de la gambeta en zonas donde había superpoblación de paraguayos. Por eso, Carlos Bacca, que volvió a lucir muy errático en el área, navegó solitario, sin que le dieran un pase claro, peleado con el balón y peleando contra los corpulentos zagueros locales. Uno, Paraguay, intentaba y no podía; otro, Colombia, quizás podía, pero ni siquiera lo intentaba.

Colombia Mundial En Contravía rumbo a Rusia-2018
Carlos Bacca de nuevo estuvo errático, pero tampoco encontró quién le surtiera balones. Le hizo el pase gol a Edwin Cardona (FIFA.com).

Por eso, el empate era un buen negocio, un resultado justo. Por eso, los ingresos de Edwin Cardona y Orlando Berrío se antojaban más para refrescar las líneas que para buscar una victoria, pues poco o nada aportaron durante los minutos que estuvieron en el terreno de juego. Hasta que apareció esa última jugada, que fue de otro partido, en la que Colombia cogió mal parada a la zaga guaraní, que no supo recular, y Bacca localizó a Cardona que llegaba solitario por el sector izquierdo: encaró al arquero Diego Barreto y lo superó con una vaselina perfecta. Lo que era un buen resultado se transformó, entonces, en un excelente negocio y como había ocurrido en las más recientes eliminatorias Colombia salió del estadio Defensores del Chaco con la sonrisa dibujada en el rostro. Duro castigo para Paraguay, que quizás no mereció perder y que encajó la primera derrota bajo el mando de Francisco ‘Chiqui’ Arce.

Concluida la primera mitad de la programación de la eliminatoria suramericana a Rusia-2018, el panorama de Colombia es alentador. Poco a poco, el técnico Pekerman encuentra el equipo, suple las bajas que se produjeron luego de la fantástica participación en el Mundial de Brasil-2014. Por ejemplo, Yerri Mina se complementó muy bien con Óscar Murillo en la zaga central, uno de los habituales dolores de cabeza de los últimos tiempos. En el mediocampo, Carlos Alberto Sánchez y Abel Aguilar se van reencontrando para brindar la solidez que exhibieron en la Copa Mundo. Adelante, Luis Fernando Muriel responde adecuadamente a la confianza y, aunque no pudo marcar, muestra que es un jugador útil que no solo sabe moverse arriba. Y, a pesar de que siguen siendo el punto más débil de la estructura, en los laterales Santiago Arias y Farid Díaz brindan seguridad. La sumatoria de estos factores, teniendo en cuenta la ausencia del jugador diferente del equipo que es James Rodríguez, arroja un balance más que satisfactorio.

Colombia Mundial En Contravía rumbo a Rusia-2018
Juan Guillermo Cuadrado, eventual sustituto de James Rodríguez, abusó del regateo y poca claridad aportó. Se le abona el sacrificio (FIFA.com).

Es mucho el camino que queda por recorrer, sin embargo, y mal haría uno en pensar que ya está asegurado el tiquete a la próxima Copa Mundo. Es previsible que Colombia pierda algún partido, que eventualmente salga del grupo de clasificación directa, que haya nuevos momentos difíciles. Lo importante es que se va abriendo una brecha con rivales directos como Paraguay, sexto con 12 puntos, y sobre todo con Chile, séptimo con 11. No significa que estos dos elencos ya estén eliminados, solo que están comprometidos y tendrán que reaccionar con vigor para recuperar el camino perdido. Ya no solo dependen de sus propios resultados, sino que su suerte también será marcada por lo que hagan los que están arriba, que hoy se ven sólidos. Ahora, hay que concentrarse en la próxima salida, un duelo de esos que motivan a cualquiera: como local frente al líder de la clasificación (Uruguay).

Es mucho lo que hay que corregir, tanto en seguridad defensiva como en volumen de juego ofensivo (la gran deuda actual), pero como dicen los futbolistas y los entrenadores es mejor corregir en la victoria que en la derrota. Lo importante es que se cierran las bocas oportunistas que siempre están prestas a sacar provecho del menor tropiezo, que se les corta el vuelo a los que quieren hacer leña del árbol caído y destrozar a los jugadores que no son de su agrado, que se fortalece a un grupo que poco a poco se va transformando en un equipo, el paso previo a ser un equipo ganador como el que disfrutamos hasta la saciedad en la pasada eliminatoria y en el Mundial-2014. Y se da por descontado que los retornos de James Rodríguez (podría estar listo para enfrentar a Uruguay) y de Radamel Falcao García (podría aparecer en una próxima convocatoria) contribuirán a darle solidez al conjunto, le aportarán experiencia y jerarquía.

Colombia Mundial En Contravía rumbo a Rusia-2018
James Rodríguez, lesionado, lo vio desde afuera. Su ausencia pesó demasiado en el juego ofensivo, que fue soso y anunciado (FIFA.com).

Visto con rapidez, el 1-0 sobre Paraguay, logrado en tiempo de reposición al cabo de un partido discreto, poco o nada nos dice más allá de los importantes tres puntos. Hurgando un poquito en las entrañas, sin embargo, el juego nos ofrece varias lecturas positivas. Lo crucial es entender que este duro camino hacia Rusia-2018 es un viaje sin tregua, en el que nadie puede distraerse celebrando un éxito porque rápidamente surge otro reto. Ya habrá tiempo para volver a jugar mejor, para volver a jugar bonito y divertir a los hinchas como en el pasado. No se puede perder de vista que en la eliminatoria se juega para ganar y para sumar, no para agradar, y Colombia ganó y sumó. Se viene Uruguay, el mejor de la competencia, el del temible poder ofensivo, el de la disciplina táctica y la variedad de alternativas defensivas, también el que nos propinó la más dura derrota del camino recorrido. Es el comienzo de la segunda ronda y ya no hay marcha atrás…

Publicado por

Admin

Comunicador social y periodista. Apasionado por los deportes. Escritor de libros. Docente. Emprendedor y soñador, terco y persistente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *